Un día cualquiera (2)

(null)

Abrí la nevera y saqué huevos, menos de los que me hacían falta para hablar con ella. Cerré la puerta y me dirigí a cascar los tres huevos, marrones, tamaño medio… Iba a destrozar lo que un día fueron tres vidas, cinco si contamos las nuestras, aunque esas ya venían destrozadas de serie. Me quedé fijamente mirando las claras y las yemas que ‘yacían’ en el bol, definitivamente me hacían falta más huevos, así que cerré los ojos, tomé aire y te llamé. Y todo esto un día cualquiera…

(Fer)

Un día cualquiera (1)

(null)

Suena el despertador, me levanto, una ducha de agua fría, me rasuro la barba, abro el armario y cojo lo primero que veo: unos vaqueros, una camisa de cuadros y zapatillas casual. Desayuno un café con leche y algo de fruta, me lavo los dientes, cazadora y a la calle. Empieza un nuevo día, un montón de horas, minutos y segundos nuevos que aprovechar. Y todo esto un día cualquiera…

(Fer)

Una de pelis

cine-ladl
Repaso rápido a las tres últimas películas que he visto (y algunos motivos para no perder vuestro tiempo con ellas)

Mi otro yo

Reconozco que tenía puestas algunas esperanzas en esta película por el sólo hecho de ser dirigida por Isabel Coixet.

El guión no tiene nada de original (joven acosada por una presencia misteriosa empieza a perder el control de su ya desgraciada vida) así que quedaba por ver que resultado era capaz de alcanzar su directora y un reparto encabezado por Sophie Turner (Juego de Tronos), Rhys Ifans (Elementary), Claire Forlani (¿Conoces a Joe Black?), Jonathan Rhys Meyers (Los Tudor) y Geraldine Chaplin (Hable con ella).

Si tenéis hora y media y ninguna otra opción...

Si tenéis hora y media y ninguna otra opción…

¿El resultado? Una película decepcionante y que, en mi acaso, apenas logró inquietarme.

Caminando entre las tumbas

En los últimos años, en la carrera de Liam Neeson (Michael Collins) han empezado a florecer películas de acción (Venganza, Sin escalas) en las que el actor irlandés es el absoluto protagonista.

No os dejéis engañar por el look "vengador" de Neeson

No os dejéis engañar por el look “vengador” de Neeson

En Caminando entre las tumbas nos encontramos ante el típico espectador que acude al cine a ver otra película de acción (seguramente “engañado” por su cartel) y se encuentra con algo que no es lo que esperaba: Neeson encarnando a un investigador que, muy probablemente, pegue cinco tiros y de tres puñetazos en una película que, porqué no decirlo, hace aguas por todos lados.

Corazones de acero

Abril de 1945, los aliados se dirigen hacia Berlín pero, tras declarar Hitler la guerra total, el avance por territorio enemigo es complicado y traicionero.

Brad Pitt (El club de la lucha), Shia LaBeouf (Transformers, Sin ley), Michael Peña (Sin tregua), Logan Lerman (Noé) y Jon Bernthal (The Walking Dead) conforman la tripulación de un tanque Sherman aliado avanzando por la Alemania nazi. Cada uno de los protagonistas tiene facetas distintas y, ciertamente, todos ellos cumplen de manera correcta (y poco más) con su papel (Pitt sin despeinarse, el joven Lerman se lleva el protagonismo y la interpretación).

Brad Pitt produce y protagoniza, el resultado no es todo lo bueno que cabía esperar

Brad Pitt produce y protagoniza, el resultado no es todo lo bueno que cabía esperar

Si hay algo que Corazones de acero ilustra bien es la crueldad de la guerra. No solamente la del bando perdedor sino también hasta donde puede llegar la bajeza del ser humano en las filas del bando aliado.

Sangre, explosiones, el importante papel de los tanques para despejar situaciones y facilitar el avance de la infantería, buena banda sonora…

Al final, la impresión es que la película podía haber ido más allá y, sin embargo, pasará a engrosar, sin pena ni gloria, la lista de cintas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial que no aportan nada nuevo al género.

¿Qué es el FOBO?

Es indudable que la aparición y posterior popularización de dispositivos móviles dotados de conexión a redes de datos (smartphones/tabletas/portátiles) ha revolucionado nuestras vidas tanto positiva como negativamente.

Aunque las virtudes de estos dispositivos son de sobra conocidas, sus aspectos negativos no suelen generar grandes titulares pero ahí están y puede que, más de uno, padezcáis uno de ellos, el denominado síndrome FOBO.

¿Qué significa?

FOBO, acrónimo de la expresión inglesa Fear of Being Offline, es el miedo a no estar conectado. Este síndrome se ha convertido en un auténtico problema en sociedades en las que la penetración de dispositivos móviles dotados de conexión a Internet es alta.

Las personas que lo padecen viven enganchadas a sus dispositivos hasta el punto de, por ejemplo, consultarlos repetidamente en busca de actualizaciones/mensajes de última hora, nuevos correos electrónicos, comentarios, etc.

Desde gente que duerme con su móvil a mano y reacciona, sea la hora que sea,  a cada notificación hasta personas que son incapaces de separarse de él o que consideran una verdadera tragedia no tener cobertura de datos, una red WiFi a la que conectarse o viven pendientes de que la batería de su dispositivo no se agote.

Si padeces FOBO, busca soluciones antes de que sea tarde

Si padeces FOBO busca soluciones antes de que sea tarde

Mi opinión es que las personas afectadas por FOBO (muchas ni siquiera lo reconocerán) han dejado a un lado su vida real adentrándose, de manera consciente o inconsciente, en un mundo virtual en el que buscan aquello que no encuentran fuera de él y  en el que, si no participan, pueden quedar apartados.

Esa búsqueda incesante de la aprobación por parte de los demás en forma de número de seguidores, likes, retuits, comentarios positivos, etc. hace que quienes padecen FOBO vivan esclavizados por sus dispositivos móviles, la cobertura o el nivel de batería.

Hazme caso, no des tanta importancia a ese sonido que anuncia un nuevo WhatsApp, comentario en Facebook o retuit en Twitter. Si no encuentras lo que buscas en la vida real quizá deberías sentarte a pensar que es lo que está fallando y, si aún así no das con ello, quizá deberías hablar con un profesional.

Sumergirte en un mundo virtual no va a solucionar tus problemas…

Un nuevo período que comienza

Otro año ha llegado a su fin y, como siempre, parece que pasó volando delante nuestro.

Tras la cena, celebraciones, fuegos artificiales y el ruido en las calles, ¿no sería ideal evadirse de todo ello y empezar el nuevo año intentando dilucidar en qué momento personal nos encontramos?

Y, si se trata de evadirse, ¿por qué no subirnos a la Estación Espacial Internacional y relajarnos mientras nos maravillamos con la belleza de nuestro planeta?

Feliz Año Nuevo y que todas vuestras preguntas encuentren respuesta.

Regalos para fotógrafos

A lo largo del año, leo todo tipo de artículos de temática fotográfica y, en estas fechas, es inevitable no tener un listado de objetos que a cualquier fotógrafo no le importaría que le regalasen.

  • Slide (Peak Design / 50€-$60): si eres aficionado (o profesional) de la fotografía conocerás las limitaciones de las correas que acompañan a las cámaras. Tras analizar las opciones existentes en el mercado, en Peak Design diseñaron una correa a la que se pudiese fijar cualquier cámara rápidamente y fácil de ajustar en cualquier situación.

    Slide (Peak Design)

    Slide (Peak Design)

  • Sony A7 II (Sony / desde 1.799€): sensor de fotograma completo, estabilización de imagen de 5 ejes, rápido enfoque automático híbrido, ergonomía mejorada…
    Seguramente la mejor cámara sin espejo de objetivos intercambiables y, para que vamos a negarlo, mi oscuro objeto de deseo.

    Sony A7 II

    Sony A7 II

  • Manfrotto 293A3 (Manfrotto / desde 126,65€ según modelo): perteneciente a la serie 290 de la marca, se trata de un trípode ligero, de buena calidad y capaz de soportar hasta 4 kilos de equipo.

    Manfrotto 293A3

    Manfrotto 293A3

  • NY Through the Lens (Vivienne Gucwa / 23,78€): publicado hace un mes, el libro de la conocida fotógrafa (y bloguera) se ha convertido en un super ventas en Amazon. Vivienne realiza un recorrido por Nueva York fotografiando las diversas zonas de la ciudad como nunca nadie lo ha hecho.

    NY Through the Lens

    NY Through the Lens

Hasta aquí mi pequeña recopilación de regalos orientados al mundo de la fotografía. Seguro que hay muchos más pero estos cuatro son los que más han llamado mi atención en este año que termina.

Tile

Entre las innumerables cualidades del ser humano figuran ser olvidadizo, despistado y, a veces, paranoico.

En alguna ocasión te habrás preguntado donde olvidaste la cartera o donde dejaste las llaves. Tampoco es raro echar una ojeada de vez en cuando al portaequipajes para cerciorarte de que tu equipaje sigue allí.

Tile se creó con la finalidad de poner remedio a esos pequeños quebraderos de cabeza. Se trata de un dispositivo capaz de comunicarse con tu teléfono móvil vía bluetooth y señalizar, hasta una distancia de 30 metros, la ubicación del objeto al que lo unas.

TileApp

El diseño del dispositivo hace que sea realmente fácil llevarlo junto a tus llaves o dentro de una cartera o equipaje

Tile se empareja con tu teléfono móvil a través de una app específica (iOS / Android) y, mediante un sencillo indicador de intensidad de señal, es capaz de guiarte hasta ese objeto que perdiste o señalizar la presencia cercana del objeto en el que viaja. El dispositivo, además, es capaz de emitir un sonido que te ayudará a encontrar ese objeto más rápidamente.

¿Qué sucede si te encuentras fuera de su alcance?

La app móvil es capaz de recordar la última ubicación que Tile le ha enviado lo que facilitará localizar el objeto en cuestión.

¿Puedo comprar más de un dispositivo?

Claro, aunque la app móvil sólo es capaz de manejar hasta ocho dispositivos simultáneamente.

Me interesa, ¿cuánto cuesta?

Cada dispositivo cuesta 20 euros (25 dólares) aunque hay packs de cuatro, ocho y hasta doce dispositivos rebajados.

Antes de lanzarte a la compra, te recomiendo que compruebes si tu teléfono es compatible dado que requiere Bluetooth 4.0 para funcionar.