Nunca se convence del todo a nadie de nada

Hoy es un día extraño… He salido por los bares de mi ciudad, he tomado unas cañas y al llegar a casa ¡sorpresa! la ropa no me olía a humo. Sexto día de obligado cumplimiento de la ley anti-tabaco y sigue habiendo un montón de rebeldías verbales, puesto que de otro tipo llevan implícita una jugosa multa, pero parece que esto funciona, a pesar de algún payaso de turno que se jacta de saltarse la norma…

Yo no soy fumador, al menos activo, pero la aplicación de esta ley venía siendo necesaria a pesar de predicciones catastróficas tales como: ¡Nadie va a ir ya a los bares! o ¡España ya no va a ser lo mismo! No, oiga, España va a seguir siendo el país que era hasta el día uno de enero de 2011. ¿Pasó algo después de abrir la puerta de un pub irlandés allá por 2004 y no sentir esa bocanada de humo típica de los pubs de la Isla Esmeralda? No, que la gente asimiló que para fumar tenía que ir a otra sala, si la hubiere, y si no a la calle, a pesar del tiempo que se gasta en esa parte de Europa. Así que nadie me diga que España tiene un carácter distinto, la filosofía de las tapitas, del cigarro después de comer o con el café…

Entiendo que los fumadores defiendan su parcela y apelen a la libertad como si de ello dependiera su vida. Se sienten ‘apestados’, marginados por la sociedad actual… pero vamos a darle la vuelta a la tortilla… Yo, sin ser fumador ¿por qué tengo que salir un fin de semana de fiesta y llegar a casa con un olor como si me hubiese fumado todas las cajetillas de tabaco de mi ciudad? Si entro a un bar a tomarme una cerveza, entro a beber y no a fumar ni a aguantar el humo de nadie. Si alguien bebe, los efectos para él, si alguien fuma, los efectos para él, si alguien se tatúa, los efectos para él…

Efectivamente, todos nos moriremos algún día, pero hay diferentes formas de morir. Y aquí podemos hablar del tabaquismo pasivo. Ser fumador pasivo hace que aspires un humo que se compone de unas 4000 sustancias químicas, de las cuales, gran cantidad causa enfermedades respiratorias y unas 40 son posibles cancerígenos. Visto así es para pensárselo ¿no? Pero sigamos… Los efectos inmediatos del humo son: irritación de los ojos, tos, dolor de garganta, dolor de cabeza, mareos, nauseas… y de los efectos a largo plazo, mejor ni hablar. ¿Realmente seguimos sin ver beneficiosa esta medida? En lo único que estoy de acuerdo con los fumadores activos es que es una medida que sirve como una cortina de humo, nunca mejor dicho, para evitar otros temas importantes, pero esto con este gobierno viene siendo habitual…

(Fer)

Una respuesta a “Nunca se convence del todo a nadie de nada

  1. Con 23 años soy exfumadora por salud y por ello siempre he sido respetuosa con los fumadores, cuando me he visto obligada a ir a lugares donde se podía fumar, que era siempre, ya que sino me tocaba desocializarme por completo y montarme los sábados la fiesta entre cafés en la zona de no fumadores de la cafetería, porque ¿cuántos establecimientos son de no fumadores?, aproximadamente 0.
    La ley me parece muy bien, y me parece fatal que muchos fumadores digan que quieren libertad para fumar,argumento que considero esgoista y poco acertado ya que hemos,y me incluyo, estado privando de libertad para elegir repirar aire limpio a los no fumadores.
    Finalmente se acabarán acostumbrando, aunque el Gobierno lo que tendría que hacer ahora sería no cobrar terraza excepto en verano, dar subvenciones para las estufas exteriores o reformas, ya que hay muchos hosteleros que se gastaron mucho dinero en reformas para adaptarse a la ley.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s