Steve Jobs

Eran las 6.50 cuando, como cada mañana, encendía mi iPhone para echar una ojeada a Twitter, descargar entradas de otros blogs para leerlas en el metro, sincronizar ReadItLater, etc.

Durante el día, he seguido usando el móvil para ojear Twitter, Facebook, descargar más artículos, leer la prensa…

Desde hace horas, ya tenía claro que al llegar a casa os escribiría estas líneas usando mi MacBook y, más tarde, seguro que veré alguna serie en el Apple TV.

Sin embargo, fue a las 6.50 cuando me enteré de tu muerte, Steve. La sensación, al principio, fue extraña. Esperaba este desenlace desde que anunciaste tu retirada como CEO de Apple, me preocupé este mismo lunes cuando leía la versión impresa del XLSemanal y observaba, con angustia, las fotos que acompañaban el artículo (no disponibles en la versión online). Se te veía extremadamente delgado y en silla de ruedas, esto último era algo que nunca antes había visto.

Soy maquero, usuario de Mac, desde hace casi tres años; antes había tenido ciertos escarceos con “la manzana” en forma de un iPod de 3ª generación (¡en España no sabían lo que era!) y un iPod Shuffle de 1ª generación. Luego vendría un iPhone 3G (verano 2008) y, por tu culpa, meses más tarde (diciembre) llegó este preciado MacBook desde el que, curiosamente, tengo que escribir acerca de tu fallecimiento.

He vivido rodeado de tecnología desde los seis años y, si algo me ha enseñado todo este tiempo rodeado de ordenadores, móviles, televisores…es que sólo les pido una única cosa: que funcionen y no me hagan perder el tiempo y dinero en reparaciones o “parcheos”.

No vi cumplidos mis deseos hasta el verano de dos mil ocho y, más aún, hasta ese mes de diciembre cuando, emocionado, abría la caja de mi MacBook. Su diseño, el tacto que tenía, esa robustez de producto bien construido, encenderlo y ver como me daba la bienvenida, la fluidez en su funcionamiento…son sensaciones que no he olvidado y, lo que es más importante, salvo un error en la batería y un problema con el trackpad, no ha dado el más mínimo problema. No ha habido que formatearlo (bueno salvo para instalar un nuevo sistema operativo tal y como es recomendable), he sufrido escasos cuelgues… vamos “igualito” a lo que padecí desde Windows 3.1 a Windows Vista.

Todo esto no sería posible sin tu visión Steve, sin tu tozudez para ir contracorriente y llevar a cabo algo que sólo tu veías claramente; sin tu incesante búsqueda de la perfección (que, en una ocasión, supuso llamar a un directivo de Google en domingo para discutir la tonalidad del amarillo de una letra en una app para el iPhone).

Desarrollaste un ordenador que funciona (plataforma Mac, crecimiento actual del 23% frente al 4% del PC),  nos mostraste tu visión de como debía ser un reproductor musical (iPod, más de 300 millones de unidades vendidas, 78% de cuota de mercado), revolucionaste el mundo de la telefonía móvil (iPhone, 5% de cuota de mercado tras sólo cuatro años), transformaste el modo de comprar música (iTunes Store, canciones a 0,99€, posibilidad de comprar canciones y no albums), introdujiste un nuevo concepto de dispositivo (iPad, 74% de cuota de mercado)…

Durante todo el día he podido leer las dedicatorias que de ti han escrito Barack Obama, los CEOs de otras empresas (Steve Ballmer, Larry Page, Mark Zuckerberg…), antiguos rivales (Bill Gates, Eric Schmidt), periodistas especializados en tecnología (David Pogue, Steven Levy, Ángel Jiménez) y la increíble repercusión que ha tenido tu fallecimiento a nivel mundial.

Creo que, tras todo ello, he sido más consciente de lo que había pasado: el mundo ha perdido a un genio, un visionario, alguien que ha transformado nuestras vidas, alguien que ha puesto el mundo en nuestras manos gracias a toda una serie de fantásticos dispositivos.

Por todo ello y mucho más, gracias Steve.

(Pablo)

Anuncios

Una respuesta a “Steve Jobs

  1. Espléndido! Hoy escuché una frase que me gustó: Tres son las manzanas que han cambiado el mundo. Una la de Adán y Eva, otra la de Newton y otra…la de Steve Jobs (Apple). Yo gracias a Pablo, el otro 50% de LADL, y a Steve, estoy saboreando desde hace unas semanas, más vale tarde que nunca, el mundo Apple.

    Rest in peace, Steve Jobs.

    (Fer)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s