A mi tío…

Hay días que una mala noticia tiñe de tristeza tu interior, te descoloca, te ahoga, te mata…

Hoy, como me pasará el resto de mi vida, echo en falta a una persona que fue, y sigue siendo, importante desde mi niñez, allá cuando no levantaba un palmo del suelo, cuando pensaba que “Catos”, y no “Gatos” como yo entendía, era un pueblo lleno de estos felinos en lugar del nombre del bar que se encontraba a la vuelta de casa de mis abuelos. ¡Y con qué poco era feliz!

Mi tío Tomás, con el que tantas tardes de ‘mosto y patatas’ pasé, se ha ido, así, de un plumazo ha desaparecido, y sin la mínima oportunidad de una despedida, un beso, un abrazo…

Cada vez entiendo menos esta vida, lo injusta que es, lo dura, lo inhumana, aunque suene a contradicción.

Hoy es un día de recuerdos, flashes, momentos, lágrimas, sonrisas. Mi primer mosto, mi primer peinado con gomina ¡qué pinta!, las cosquillas que, sin tocarme, hacían que me “mease” literalmente de risa… Mi fisio particular, mi consejero, mi referente en muchísimas cosas, mi…

¡Puta vida! ¡Qué complicada la hacemos!Ahora, y una vez más, solo me queda eso, recuerdos, recuerdos irrepetibles que guardaré siempre dentro de mi. Olores, gestos, miradas, sensaciones… Nunca debiste irte así.

Un beso y buena suerte.

“Nandillo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s