¿Te gusta la música? Entonces, tira esos auriculares.

Seguramente sea mi vena geek, pero tengo la manía de fijarme en los móviles, portátiles, tabletas, lectores de ebooks y hasta en los auriculares que lleva la gente con la que me cruzo en la calle, metro, etc.

Hoy voy a hablar un poco en los auriculares; está claro que nos gusta escuchar música y, aunque tengo claro que a todo el mundo le puede gustar más o menos, me sigue llamando la atención la cantidad de gente que usa auriculares de baja calidad a pesar de que, seguramente, les encante escuchar música en sus desplazamientos, horas de estudio, trabajo…

Dejando a un lado a la gente que usa los auriculares “del veinte duros” o los que regala RENFE, voy a centrar mi atención en los famosos auriculares blancos que acompañan a los productos de Apple.

Conocidos si, de baja calidad...también

La baja calidad de estos auriculares está más que comprobada y, sin embargo, son incontables las veces que veo usarlos a usuarios de los productos de la manzana. En su momento, allá por el 2006, fue todo un acierto elegir el blanco como color para los auriculares (estaba de moda el negro) e, inesperadamente, se convirtieron en un símbolo que distinguía a los usuarios del iPod de los que no.

Lo que es más, Apple se dio cuenta de su éxito y explotó, magistralmente, la notoriedad de los auriculares a través de la famosa campaña publicitaria que todos conocemos.

Con el iPod por la vida...

Reconozco que poseen el característico diseño de los “auriculares de botón” de toda la vida y, si me los dan “gratis”, ¿por qué voy a cambiar?

Sencillamente, y doy fe que haberlos usado durante bastante tiempo, la calidad del audio no es buena y tampoco gozan de aislamiento alguno frente al sonido exterior. Ello se traduce en que os estáis “perdiendo música” por el camino y, la poca que os llega, se ve entorpecida por el ruido exterior del lugar donde os encontréis (vehículos, conversaciones, altavoces, etc.). Este ruido exterior, al mismo tiempo, supondrá que, para seguir oyendo esa canción, tengáis que elevar el volumen con el consiguiente daño para vuestros oídos.

Basta que probéis unos auriculares de mejor calidad (me refiero a auriculares con un precio superior a los 50€) para que os deis cuenta que la música suena distinta: de repente, hay detalles en cada canción (voces, instrumentos, efectos de sonido) de los que no os habíais percatado (mejor dicho, que no habíais oído) con anterioridad. La experiencia de escuchar música se convierte en algo mucho más enriquecedor y, además, el aislamiento del ruido exterior que muchos de estos auriculares ofrecen hace que escuchar vuestra canciones favoritas no se vea entorpecido por injerencias externas (eso sí, ¡prestad atención al tráfico!).

Hacedme caso, si os gusta la música, invertid en unos buenos auriculares. Vuestros oídos os lo agradecerán…

(Pablo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s