Visitando La Olmeda

Durante la pasada Semana Santa, en un día de mal tiempo, aproveché para acercarme a conocer La Olmeda, villa romana situada en Pedrosa de la Vega (Palencia), muy cerca de Saldaña.

La historia de su descubrimiento es bien sencilla: el 5 de julio de 1968, mientras se realizaban una serie de trabajos de terraplenación, D. Javier Cortés (dueño de la finca) descubría lo que, a la postre, se confirmaría como las ruinas de una mansión hispano romana del Bajo Imperio (siglo IV d.C.).

Donada en 1980 a la Diputación de Palencia, y tras contar con la ayuda de la Junta de Castilla y León y del Gobierno de España, se llevó a cabo un ambicioso proyecto arquitectónico culminado con su inauguración, por parte de S.M La Reina Doña Sofía, el cuatro de noviembre de 2009.

Algo de historia

Los orígenes de la villa romana se pueden fechar a fines del siglo I o principios del II, en época Flavia, a la que corresponde la estructura del edificio de una primera villa situada al norte de la actual. A mediados del s. IV se produjo un cambio radical en el emplazamiento de la villa: el primitivo edificio se abandona o cambia de uso y se levantó uno nuevo, en el que se han centrado la mayor parte de los trabajos realizados en el yacimiento arqueológico y que constituye el conjunto arquitectónico principal y el objeto de la visita.

Se trata de un espléndido edificio con dos partes independientes pero unidas por un ancho pasillo; la que servía de vivienda a los dueños y, al oeste de ésta, los baños, con una extensión total que supera los 4.400 metros cuadrados, con más de 1.400 metros cuadrados de pavimentos con mosaicos. Pero el conjunto de la villa estaba formado por otras dependencias para viviendas de colonos y siervos, almacenes, cuadras, y demás áreas de trabajo. También contaba con zona de enterramientos.

La vivienda principal, de cerca de 3.000 metros cuadrados es de forma cuadrada, con jardín central rodeado de galerías a las que abren las habitaciones; corresponde al tipo de vivienda llamada “casa de peristilo”, de origen mediterráneo, frecuente en el mundo romano.

¿Qué voy a encontrarme si visito La Olmeda?

Lo primero que llamó mi atención fue el edificio que da cobijo a los restos arqueológicos. Obra de los arquitectos Paredes-Pedrosa, se trata de un edificio moderno que permite la visita de la villa y su conservación en un marco actual.

El edificio que alberga La Romana (© La Almohada de Lucas)

Ya en su interior, a mano derecha el visitante encontrará el mostrador de venta de entradas (5€ general / menores 12 años gratis / pueden comprarse por Internet), taquillas y baños. A mano izquierda, una cafetería y tienda-librería. De frente, la villa romana.

Se puede optar por visita guiada (muy recomendable, no supone sobreprecio) en la que te entregarán un dispositivo receptor con un auricular para escuchar, sin problemas, las interesantes explicaciones del guía.

Está permitida la toma de imágenes sin flash ni trípode. Ello no supone mayor problema dado que las ruinas de la villa están bien iluminadas (aunque las disposición de las luces puede jugarte alguna mala pasada).

¿Qué se conserva de la villa?

Dado que mi intención es que visites la villa, me limitaré a comentar que te harás una idea clara de como era una mansión romana del Bajo Imperio.

Sabrás para que servía cada estancia de la villa gracias al gran estado de conservación de los restos encontrados y, si optas por la visita guiada, las explicaciones del guía se harán imprescindibles para entender la disposición de la villa, la función de cada estancia y, en muchas ocasiones, dar respuesta a las dudas que puedan surgirte durante el recorrido.

Mosaicos en una de las estancias (© La Almohada de Lucas)

Así mismo, hay estancias cuyo suelo está decorado por mosaicos, algunos de gran complejidad, con todo tipo de motivos (mitológicos, escenas de caza, etc.). Aportan una nota de color al conjunto de la villa.

¿A qué esperas? Reserva un fin de semana para visitar la Villa Romana La Olmeda. Como has podido ver, el precio es poca cosa para la cultura que te está esperando.

(Pablo)

BONUS: La entrada a la Villa permite también el acceso a su Museo Monográfico (situado en San Pedro de Saldaña, cercano al conjunto) donde encontrarás armas, utensilios, etc. procedentes de la Villa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s