Viajar (I)

Subirte a un avión y, horas más tarde, encontrarte en un lugar distinto (en muchos aspectos) al del punto de partida. ¿No es maravilloso viajar?

Cualquier persona que me conozca sabe que no hay nada como entrar en un aeropuerto para que una sonrisa se dibuje en mi cara.

Es infalible, da igual que sea yo el que viaje o que vaya a recoger a alguien: me gustan los aeropuertos y, si encima soy el que viaja, mejor que mejor.

Además, si te gusta la tecnología y tienes buen ojo, los aeropuertos (y los aviones) son un buen lugar para tomarle el pulso al mercado, ¿qué tableta y/o móvil está más de moda?, ¿hay algún portátil que capte mi atención?

20140719-184242-67362825.jpg
Facturar, pasar el control de seguridad, caminar hacia la puerta de embarque, fisgar las tiendas o hacerme con revistas extranjeras en algún Relay…

Es una rutina que no me importa afrontar porque tengo claro que, al cabo de un rato, estaré lejos de allí y, con independencia del idioma que se hable, la experiencia merecerá la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s