Un día cualquiera (2)

(null)

Abrí la nevera y saqué huevos, menos de los que me hacían falta para hablar con ella. Cerré la puerta y me dirigí a cascar los tres huevos, marrones, tamaño medio… Iba a destrozar lo que un día fueron tres vidas, cinco si contamos las nuestras, aunque esas ya venían destrozadas de serie. Me quedé fijamente mirando las claras y las yemas que ‘yacían’ en el bol, definitivamente me hacían falta más huevos, así que cerré los ojos, tomé aire y te llamé. Y todo esto un día cualquiera…

(Fer)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s