Archivo de la categoría: Educación

LA EDUCACIÓN COMO LA ERECCIÓN, SI SE TIENE SE NOTA

Acabo de leer en un periódico digital, video incluido, que un empresario catalán, un tal Àlex Fenoll, ha negado el saludo al príncipe Don Felipe por dignidad y por no permitir la consulta… El primer sentimiento ha sido de asombro, el segundo de pena, el tercero de rabia y el cuarto…, el cuarto ha sido una carcajada enorme pensando en el ridículo que supone negar el saludo a alguien, y digo ridículo porque sólo sería comprensible si tuviésemos cinco años; un niño o una niña de esa edad, inmadura, con una educación aún por formar, con reacciones primarias, pero en un ¿empresario?, si estos son los empresarios que tenemos, esta crisis está siendo demasiado leve.
Yo soy educador y viendo estas actitudes cada vez estoy más convencido que muy poco tiene que ver con una forma de protesta sino con una carencia grave de educación, saber estar, respeto y dignidad. Hay un dicho que decía mi abuela, y ahora mi madre, y que a más de uno le vendría muy bien aplicárselo que dice: “Lo cortés no quita lo valiente”, y es que cada uno puede protestar por lo que crea injusto o luchar por aquello que crea justo pero dentro de los parámetros de una educación que todo el mundo merece, hay que saber estar en todos los sitios, y si no se sabe, mejor no estar, y dejar claro que estas actitudes lo único que transmiten es que aquel que la hace pierde su dignidad y el respeto a sí mismo; pero allá cada uno con su actitud, se recoge lo que se siembra.
Por mi parte seguiré con mi labor de enseñar a los más pequeños lo que, mediante el respeto a los demás y la educación, pueden conseguir y, con el visionado de este lamentable episodio, lo que nunca deben llegar a ser.
Sr. Fenoll, la educación es como la erección, si se tiene se nota.

De los Goya, los modelitos y poco más…

Lamentable gala de los Goya la de ayer, aunque ya no suena a novedad…

No hay cosa que me dé más rabia que se utilicen acontecimientos de este calibre para hacer de ellos una fiesta-protesta. Denota que ni educación, ni valores ni saber estar tenemos.

Supongo que la gran mayoría de la gente que vio ayer la gala de los premios Goya la vio por su contenido cinematográfico y no para ver a ciertos ‘personajes’ quejándose por los recortes, dando su apoyo a toda la gente que lo está pasando mal, etc. que es totalmente respetable, pero ayer se equivocaron, ayer no tocaba.

Somos los más tontos del lugar, porque en lugar de mostrar a medio mundo una UNIDAD que dé confianza en el exterior, mostramos la DESUNIÓN más profunda e incisiva. Mostramos nuestras debilidades en lugar de nuestras fortalezas y, para colmo, tenemos a ese tumor enquistado, ese clan, del que no me apetece dar su nombre, por asco más que nada (no quisiera vomitar encima del teclado…) que siempre dan la nota en este tipo de eventos. Defienden a España cuando ni tan siquiera saben lo que es sentirse español…

En fin, que de ayer solo me quedo con alguno de los modelos de las féminas que se acercaron hasta la alfombra roja y poco más, porque de cine mejor ni hablemos. “Lo Imposible” salva nuestras taquillas pero es “Blancanieves” quien sale como máxima triunfadora, se cometen errores garrafales a la hora de la entrega de premios, falta preparación en muchos momentos de la gala… Vamos de ‘sobraditos’ y así nos va…

Es triste, pero me quedo con los Oscar ¿por qué? Por clase, señores, simplemente por clase; la que los americanos tienen y de la que nosotros nos jactamos de no tener.

Lamentable gala de los Goya la de ayer, aunque ya no suena a novedad…

(Fer)

Reflexiones desde el metro

Cuando visitas Madrid has de saber que existe todo un mundo bajo tus pies, abarca 293 kilómetros de red y consta de 300 estaciones. Ese mundo tiene nombre: Metro de Madrid.

El metro es el medio de transporte más recomendable para moverse por la capital. Salvo errores puntuales en su funcionamiento (cada vez más escasos) no encontrarás atascos, las estaciones están limpias y la calidad de los trenes es más que correcta.

Por lo demás, como usuario de metro he de reconocer que existe toda una “cultura no escrita del metro”: desde la más básica educación, ceder tu asiento a una mujer o a gente de avanzada edad, hasta la más pura “estrategia” del pasajero a la hora de determinar en que vagón se monta para, una vez llegado a su estación de destino, estar más cerca de la salida a la calle que le conviene y, así, arañar al reloj unos preciosos segundos que le permitan llegar antes a su trabajo/casa.

Úsalo, te sorprenderá

Además de la constante renovación de trenes y estaciones, Metro de Madrid se encuentra inmerso en introducir la tarjeta sin contacto. Igual que en Londres existe la Oyster card, se ha desarrollado una tarjeta que, al ser aproximada a un receptor situado en el torno, evita tener que introducir el abono en el mismo y, al mismo tiempo, el sistema verifica el saldo de la tarjeta (restando automáticamente el importe del trayecto a la salida) o si se trata de un abono mensual (no deduce saldo).

Sin olvidarnos que se trata de un negocio que, sospecho, es bastante rentable, el metro facilita a miles de personas sus trayectos por la capital.

(Pablo)

¡Qué poco respeto hacia las personas!

Llevo ya días escuchando juicios de valor, críticas, hasta descalificativos hacia la monarquía española y realmente, me da asco. Me da asco ver como a algunos de los denominados “nuevos republicanos” se les llena la boca con críticas destructivas y abogando por un sentido de ejemplaridad que más de uno debiera llevar para sí, porque, no nos olvidemos, al Rey se le está juzgando por su vida privada y no por su labor profesional de dedicación a España.

Durante estos día he podido hablar con varias personas al respecto pero ninguna de ellas me ha sabído responder a la pregunta de ¿Qué es lo que ha hecho mal el Rey? NIN-GU-NA.

Ahora serán varios los lectores a los que se les ocurrirán cientos de ellos, pero, estoy seguro, que ninguna basada en su labor profesional y muchos menos sustentable sobre alguna base sólida.

Casimiro García-Abadillo, vicedirector del diario El Mundo, comentaba desde su twitter que era un tema de ‘ejemplaridad’, Kiko Matamoros también se basaba en el marketing, y así una larga lista de personas que, repito, no me convencieron ni un ápice.

Yo sigo defendiendo, y ahora más que nunca, a nuestra monarquía, porque sin ella, España, a buen seguro, no ocuparía el lugar que ocupa ahora en el mundo.

Me cansa escuchar a la gente decir que esos treintamil euros que, según los rumores, le costaba matar un elefante, han salido del bolsillo de los españoles, que vaya ejemplo nos da ante la crisis que está viviendo el país, que, que, que y más ‘ques’…

El Rey, con su dinero, al igual que el resto de españoles, puede hacer lo que quiera. El tema del marketing es muy bonito pero muy poco práctico. Entiendo que no va a hacer cosas realmente prohibidas, estilo Urdangarín, siempre supuestamente hablando, pero cosas lícitas, como es la caza de elefantes en Botswana, porque es algo muy común en esa zona de Africa…

Aquí podemos hablar de los escrúpulos de cada uno o de nuestra sensibilidad, porque, no nos olvidemos, en España también tenemos el tema de las corridas de toros, y ¿qué pasa? Si el Rey va a los toros y paga un abono de dosmil euros ¿También montamos este circo?

Lo de la ejemplariedad también me da un poco de tufillo… ¿Cuántos médicos te recomiendan no fumar y ellos son los primeros en encenderse un cigarrillo? Vamos a separar la vida profesional de la vida privada de las personas…

¡Venga ya! dejemos al Rey vivir tranquilo y respetemos sus gustos privados igual que el resto de mortales respetan los nuestros. Si te gusta llevar pieles, llévalas, si no te gusta, no las lleves, si te gustan las corridas de toros, vete a verlas, si no te gustan, no vayas…pero basta ya de protestar por todo. Los derechos están para respetarlos, no para pisar los de mi vecino para así yo tener más que él.

Aún no conozco a nadie que haya dejado de gastar su dinero en cenas, regalos, viajes, etc. sólo por imagen y ejemplaridad. Cada uno que gestione su dinero como quiera.

De todos modos, sigo diciendo lo que he dicho en más de una ocasión. Cada circo de éstos hacen que sienta vergüenza de este país cada vez más de pandereta.

(Fer)

La tribu de los chachos

Hacía tiempo que les había perdido la pista a los chicos de Cálico Electrónico, veo que no han perdido su vis cómica…


¡Que paséis un feliz domingo!

(Pablo)

Pedían calefacción y les dieron leña.

Leyendo el título de este post, puede parecer que la Policía Nacional reprimió duramente las protestas de unos pobres estudiantes que solo pedían que no hubiera tantos recortes en educación…¡Y cuánta razón tienen! Educación es una de las parcelas más castigadas, de siempre, en cuanto a materia económica y de recursos se refiere.

No nos damos cuenta de que la educación presente es básica para un mejor futuro, que cuanto más recortemos en materia educativa, más estaremos recortanto en las posibilidades y el desarrollo futuro del país. Pero nos seguimos sin caer de la burra…

Pero ¡QUIETOS!, no estoy ni mucho menos defendiento la actitud de estos estudiantes que, casi sin darnos cuenta, están santificando algunos medios.

Yo soy firme defensor de las fuerzas de seguridad de este país, las defiendo y las respeto, y con esta actitud NUNCA he tenido serios problemas con ellos.

Entiendo que cuando un grupo de personas, independientemente de su edad, sexo, religión, etc, se subleva; las fuerzas de seguridad del estado deben actuar, porque son las encargadas de mantener el orden. Hay muchas formas de protesta, pero no todas ellas son válidas en democracia, como hizo ver, equívocamente, el Movimiento 15M.

Me da pena ver como esta gente, marionetas de un entramado mucho mayor, son los únicos perjudicados de un vil engaño. Debemos acostumbrarnos a cumplir las normas si queremos ser respetados. De momento, el camino que en este sentido, estos grupos están tomando, no es el adecuado.

(Fer)