Archivo de la etiqueta: aplicaciones

El ascenso del Chromebook

Empecemos por lo básico, ¿qué es un Chromebook?

Se trata de un portátil con un sistema operativo basado en la web. Es decir, una vez encendido, la pantalla mostrará un navegador web y es éste el único espacio de trabajo donde el usuario puede desenvolverse.

Lo anterior, supone que el tiempo de arranque del portátil puede llegar a ser de tan sólo 8 segundos dado que no hay que cargar todo un complejo sistema operativo tipo Windows sino un navegador web, conexión a la red y unos pocos controladores.

Al mismo tiempo, sin conexión a Internet el portátil pierde gran parte de funcionalidad. Para evitarlo, hay modelos que incorporan conexión 3G/4G y aplicaciones que permiten trabajar offline y, una vez recuperan la conexión, sincronizar el trabajo en la nube.

Algunos Chromebook vienen con un disco duro bastante pequeño (16 GBs) que hace difícil que el usuario pueda guardar sus documentos o imágenes/vídeos en el equipo por lo que éstos tienen que acostumbrarse a trabajar en la nube, almacenando sus archivos en servicios como Google Drive, Dropbox ó SkyDrive.

¿Qué sucede con las aplicaciones?

Google, como impulsora de estos dispositivos, se encarga de aportar toda una serie de aplicaciones web que permitan al usuario llevar a cabo tareas de ofimática (Google Docs), gestión del correo electrónico (Gmail), compra de música/vídeos (Play Music), chat/videoconferencia (Hangouts), ocio (YouTube), etc.

En el campo de las redes sociales tampoco hay grandes problemas: Facebook, Twitter o Linkedin, por citar algunos ejemplos, cuentan con páginas web.

Sin embargo, dado que las únicas “aplicaciones” que se ejecutan lo hacen dentro del navegador, estos dispositivos dejan de lado otras, como Adobe Photoshop, que no pueden ejecutarse vía web.

Chromebook diseñado por Samsung

Chromebook diseñado por Samsung

Explicado todo lo anterior, el lector se preguntará… ¿el Chromebook no es una especie de netbook basado en la web?

Efectivamente, se trata de un portátil low cost que, a diferencia de los netbook, basan su funcionamiento en disfrutar de una (buena) conexión a Internet.

Tras un comienzo renqueante, y retomando el título de esta entrada, las pasadas Navidades han encumbrado al Chromebook, por lo menos en EEUU, donde la primera (Samsung) y tercera (Asus) posición de portátiles más vendidos por Amazon está ocupada por portátiles de este tipo.

Tal y como sucedió con los netbook, su apetecible precio (menos de 200€ aunque también hay modelos más caros dotados de mejor pantalla, más potencia y un disco duro tradicional) los convierten en un dispositivo muy goloso para el usuario que, muchas veces, desconocen que sin una conexión a Internet el portátil se vuelve prácticamente inservible.

¿Desaparecerán como los netbook?

Sólo el tiempo nos los dirá…

Olvida el móvil, lo importante son las apps

Velocidad de procesador, memoria RAM, capacidad de almacenamiento, tamaño y resolución de la pantalla…

Algunas de los elementos anteriores nos recuerdan bastante la guerra de especificaciones técnicas que, hace años, los fabricantes de ordenadores ofrecían al consumidor para intentar que éste se decantase por su producto.

Lo mismo está sucediendo en la actualidad con los teléfonos móviles: los fabricantes han comenzado una auténtica batalla de especificaciones para diferenciar sus productos (más grande, más ligero, más rápido, mejor pantalla…)  y, sin embargo, la capacidad de proceso está empezando a alcanzar niveles que, seguramente, colman de sobra las expectativas del consumidor, la memoria interna (normalmente 16, 32 ó 64 GBs) es más que suficiente para almacenar apps, documentos, vídeos, fotos, música, etc.

¿Qué sucederá cuando apenas quede margen de mejora y los móviles se igualen en prestaciones?

En ese momento serán las apps (aplicaciones) las que centren la atención del consumidor porque, son éstas, las que realmente nos permiten exprimir el teléfono.

Piénsalo bien: el teléfono móvil que llevas en el bolsillo se ha convertido en toda una “navaja multiusos” que ha dejado atrás linternas, cuadernos de notas, cámaras de fotos, agendas, libros del bolsillo, CDs/DVDs, consolas de videojuegos y un largo etcétera…

Miles de apps esperan ahí fuera

Miles de apps te esperan ahí fuera

¿De qué te serviría ese teléfono inteligente sin ellas?, ¿qué es lo que distingue un terminal de otro?

Está claro que puedes tomar fotografías con la cámara de tu teléfono pero…¿con que app las editarás? Y lo que es más, ¿con qué app las compartirás con tus amigos?. Vayamos más allá, ¿cuántos terminales se habrán vendido por el mero hecho de poder disfrutar del famoso juego Angry Birds o del programa de mensajería WhatsApp?

Parece una tontería pero pocas veces nos paramos a pensar que, a la hora de elegir un teléfono móvil, seguramente la posibilidad de usar ciertas aplicaciones y servicios tengan un peso determinante en nuestra compra.

No estoy hablando únicamente de juegos o edición de imágenes, sino de toda una serie de servicios que nos ofrecen la posibilidad de mantener sincronizados nuestros contactos, agenda, fotos, documentos, vídeos, etc. entre nuestros dispositivos o, simplemente, mantener una copia de seguridad de todo lo anterior.

Porque, sinceramente, ¿qué te causaría un mayor trastorno?, ¿perder tu teléfono móvil o las fotos de tus hijos, tu agenda de contactos o los documentos del trabajo?

(Pablo)