Archivo de la etiqueta: consejos

Ahorra batería en tu iPhone

Scotty Loveless, un antiguo trabajador de una Apple Store, ha compartido en su blog una serie de consejos que, a raíz de su experiencia, pueden ayudarte a ahorrar batería en tu iPhone:

  1. Desactiva las funciones de localización y actualización en segundo plano de la aplicación oficial de Facebook.
    Por lo visto, los programadores de la app de Facebook no han optimizado el consumo de la batería.
  2. Desactiva la actualización en segundo plano de aplicaciones que no uses habitualmente.
    Para ello, ve a Ajustes – General – Actualización en segundo plano
  3. No cierres tus aplicaciones
    Algunos tenemos la costumbre/manía de cerrar las aplicaciones que no usamos habitualmente. Sin embargo, Loveless recomienda no hacerlo dado que, cuando pulsas el botón de inicio para salir de la app, el sistema operativo de tu iPhone (iOS) congela la aplicación (no consume batería) y, si por el contrario decides cerrarla, el teléfono gastará más batería cuando la abra de nuevo dado que tendrá que volver a cargarla en memoria.
  4. Desactiva las notificaciones push de tu correo electrónico.
    El denominado push email supone tener abierta una conexión con el servidor de correo electrónico de cada una de tus cuentas configuradas en tu iPhone lo que, lógicamente, supone un gasto de batería.
    Si, por el contrario, decides actualizar manualmente tu cuenta de email o configuras tu terminal para que lo haga automáticamente cada intervalo de tiempo, estarás ahorrando batería.

    ¿Problemas de batería? Prueba estos consejos

  5. Desactiva las notificaciones push de aplicaciones que no uses o de las que, directamente, te molesta recibir notificaciones
  6. Configura el iPhone para que no se muestre el porcentaje de batería restante (Ajustes – General – Uso – Carga de la batería)
    Según Loveless, hay mucha gente obsesionada con comprobar el porcentaje restante de batería y encienden y apagan la pantalla constantemente para ello (= gasto de batería).
  7. Activa el modo avión en áreas de poca cobertura (Ajustes – Modo avión)
    Cuando tu smartphone tiene poca cobertura, aumenta la potencia de la antena para mantener la conectividad a la red (= consumo de batería). Es por ello que, si no dependes del móvil, podrías activar el modo avión para ahorrar batería y, si es necesario, activar el WiFi (para no perder la señal de datos).
    Como curiosidad, Loveless comenta que el indicador de señal del iPhone únicamente muestra la potencia de la señal de voz (y no la de datos).
  8. Ve a una Apple Store
    Si, aún haciendo todo lo anterior, la batería de tu iPhone parece no funcionar bien, su recomendación es que lo lleves a una Apple Store para que hagan un test a su batería.

En tu escritorio

Es habitual encontrar escritorios llenos de iconos, ya no sólo de accesos directos a las aplicaciones instaladas sino iconos de archivos de instalación, canciones, fotos y toda una serie de archivos descargados de Internet.

Dejémoslo claro, para mí el escritorio cumple una doble función: mostrar un fondo de escritorio vistoso y permitir al usuario tener a mano las aplicaciones que más usa.

¿Qué problema tienes con un escritorio repleto de iconos?

¿Problema? Ninguno, allá tú que para eso es tu ordenador, pero…

  1. Todos esos iconos ocultan el fondo de escritorio.
  2. Los que programaron el sistema operativo que estás usando, crearon todo un sistema de carpetas (Documentos, Descargas, Imágenes…) para algo.
  3. Párate a pensar, ¿de verdad usas habitualmente todas esas aplicaciones?

Hace años, cuando la memoria RAM instalada en los ordenadores era escasa, tener muchos iconos en el escritorio podía suponer una merma en el rendimiento del equipo.  Hoy en día, los nuevos equipos ya cuentan con 4 GBs (o más) de memoria y esa colección de iconos en el escritorio ha dejado de suponer un problema (aunque, aún así, debes saber que tu ordenador los refresca cada vez que muestra el escritorio).

¿De verdad usas todas esas aplicaciones a diario?

Sin embargo, ese “batiburrillo iconil” denota cierto desorden y despreocupación por parte del usuario: ¿qué pinta el programa de instalación de Google Chrome al lado de las fotos de tu último ligue en Ibiza?, ¿no eres capaz de encontrar un documento que te pide tu jefe? Repito, por si no lo sabes o lo has olvidado, en tu ordenador existen una serie de carpetas (Documentos, Descargas, Videos…) para que mantengas todo tu contenido ordenado, ¿por qué te obcecas en tenerlo todo “a mano” en el escritorio? 

En el caso de Windows, los accesos directos a los programas que más usas puedes colocarlos en la barra inferior (en la denominada “barra de inicio rápido”). Si usas un Mac, puedes usar Launchpad ó Spotlight para ejecutar aplicaciones rápidamente.

Con un poco de reflexión y siendo práctico puedes encontrarte que, todo lo anterior, te conduce a tener un escritorio vacío. ¿Alguna vez lo has probado?

No hace falta ser un amante del minimalismo para tener un escritorio diáfano y, ya de paso, que te permita disfrutar de ese bonito fondo. No te quitará mucho tiempo encender el ordenador y echar una ojeada con calma revisando cada icono porque, casi seguro, habrá iconos que no sepas a donde conducen si haces doble clic sobre ellos o que ni siquiera recuerdes cuando o porqué los instalaste.

Si, aún así, necesitas que algunos iconos se muestren en tu escritorio, intenta que la disposición de los mismos sea coherente. Prueba a agrupar programas por categoría (fotografía, Internet, ofimática, etc.) y colocarlos en distintos puntos del escritorio (típicamente, en las esquinas de la pantalla).

Disfrutando de San Francisco o, lo que es lo mismo, vista de mi escritorio actual.

No es que el escritorio sea un espejo que nos muestre como es un usuario pero, una buena organización, puede suponer un aumento en su productividad y, al mismo tiempo, ofrecer una imagen seria y ordenada.

(Pablo)

Tengo un blog y…¿ahora qué?

Una vez que has tomado la decisión de crear un blog tienes ante ti un reto de lo más interesante. Como nos sucedió a nosotros, tendrás todo tipo de dudas y, como lo más seguro es que quieras hacer las cosas bien desde el principio, os dejamos unos consejos que, esperamos, os sean de utilidad:

  1. El nombre es importante: seguro que ya tienes pensado alguno pero no está de más tomarte unos minutos para intentar “pulirlo” y hacer que sobresalga, de alguna manera, del resto de la blogosfera.
  2. Elige bien su diseño: muchos servicios de alojamiento de blogs (ej. WordPress) permiten elegir diseños/temas (gratuitos o de pago) y hasta personalizarlos con tu propio banner, etc. Un blog poco atractivo o con “look artificial” no gustará a tus visitantes. Además, es importante que cada una de las secciones sean claras y estén bien delimitadas presentando la información de una manera sencilla y que atraiga el interés de tus lectores.
  3. Encuentra algo interesante de lo que hablar: está claro que si has creado un blog es porque quieres hablar de algo (sobre ti, sobre cultura, moda, viajes, etc.). A diario, leo una gran cantidad de blogs y tengo claro que a la gente le interesa, la mayoría de las veces, conocer tu opinión y no solamente una mera enumeración de características, fotos, etc.
  4. Se regular: si a una persona le gusta tu blog, lo visitará a menudo esperando encontrar nuevo contenido. Probablemente, mantener actualizado tu blog sea tarea más complicada de todo blogger.
    Al principio, siempre tienes muchos temas, ideas, etc. que desarrollar pero, al cabo de un tiempo, encontrar la inspiración para hablar de un tema (o simplemente encontrarlo) se convierte en un verdadero problema.
  5. Cuida lo que dices y como lo dices: algunas personas han encontrado, en su blog, un auténtico púlpito desde el que dar a conocer su opinión respecto a todo tipo de temas. Esto no es malo pero es importante mantener las formas e intentar, en la medida de lo posible, no sobrepasar ciertos límites.
  6. Elementos multimedia: por mucho que te guste escribir, hay entradas que quedan mucho mejor si incluyen fotos, videos, etc. El uso de elementos multimedia enriquece tu blog y, lo que es más, lo hace más atractivo y, seguramente, menos aburrido.
  7. Responde a tus lectores: ya sea mediante correo electrónico o comentarios, habrá lectores que se pongan en contacto contigo para preguntar, sugerir, criticar, etc. Intenta contestar en un período de tiempo razonable, de lo contrario notarán poco interés por tu parte.
  8. Ten paciencia: este es otro consejo importante sino el que más. Tu blog, salvo raras ocasiones, no te hará rico. No te comas el coco con las estadísticas (¿cuánta gente visita mi blog?, ¿por qué esta entrada, que es una obra de arte, es poco visitada?). En nuestro caso, tenemos claro que La Almohada de Lucas es un hobby para nosotros; no esperamos hacernos ricos (bueno, si Google nos quiere comprar…) e intentamos que el blog sea interesante a pesar del poco tiempo libre con el que contamos.

Seguramente me deje algo en el tintero pero, esta entrada, como todas es susceptible de actualizarse con el paso del tiempo 😉

Si os podemos ayudar con algún tipo de consejo, opinión, sugerencia… dejadnos un comentario (la opción está más abajo, ¡aunque pocos la uséis!) y, si ya tenéis algún blog, dejadnos enlace al mismo para poder visitarlo y dejar nuestros comentarios.

(Pablo)