Archivo de la etiqueta: correo electrónico

La tele ya no está sola

Ya son varios los estudios que afirman que, en nuestro salón, la televisión está perdiendo terreno frente a tabletas y teléfonos inteligentes.

Así, cada vez es más normal que nuestra atención no se centre, en exclusiva, en los contenidos que muestra la televisión sino que aprovechamos para consultar el correo electrónico, usar las redes sociales (entre otras cosas, para comentar lo que vemos en la televisión),  mandar mensajes a los amigos, leer la prensa… en nuestras tabletas y smartphones. Es decir, practicamos la “multitarea” más que nunca cuando nos sentamos frente al televisor.

Una de las causas de este fenómeno es el hecho de que, en nuestros hogares, se ha incrementado el número de dispositivos con conexión a  Internet de uno (el ordenador) a tres, gracias a la proliferación de smartphones y tabletas.

Salones 2013

En el Reino Unido, por ejemplo, hay una tableta en casi un  25% de los hogares mientras que el porcentaje de familias en las que existe un teléfono inteligente es del 51%.

Al mismo tiempo, el porcentaje de hogares con más de un televisor ha caído del 52% al 17%. En muchos casos, la tableta sustituye perfectamente al televisor como medio para que los hijos disfruten de contenidos (sobre todo, los más pequeños).

A consecuencia de lo anterior, tampoco es extraño ver en un mismo salón, a distintas personas consumiendo diferentes contenidos (padres un programa de televisión, hijos una serie en su tableta y los más pequeños contenidos infantiles).

En fin, el reinado de la televisión está lejos de acabarse pero nuestra atención ha dejado de centrarse, al cien por cien, en la caja tonta.

(Pablo) 

Google y Facebook amenazan el formato JPEG

A poco que hayas navegado por Internet, estoy seguro que conocerás el formato JPEG, cuya extensión de archivo más conocida es .JPG, dado que la mayoría de las imágenes que circulan por Internet lo hacen en dicho formato.

Esto es así dado que JPEG es  el formato más usado por las cámaras de fotos digitales. En su contra tiene que la imagen pierde calidad dado que se comprime (para ahorrar espacio) siendo su principal ventaja que se trata de archivos muy fáciles de enviar por correo electrónico, subir a un servicio de almacenamiento online, compartir…

Sin embargo, en los últimos tiempos Google viene desarrollando otro formato de imagen, denominado WebP (léase weppy), que viene a suponer una amenaza directa al JPEG dados los recursos con los que cuenta la compañía de Mountain View para popularizar el formato.

¿Por qué se crea WebP?

Pensemos en la cantidad de datos (incluidas imágenes) que maneja Google a diario. El manejo de esa información supone unos costes muy elevados entre los que destacan las asociados a infraestructuras (redes).

WebP propone archivos de menor tamaño a los generados en JPEG y con una calidad similar lo que, directamente, ayuda a rebajar dichos costes.

¿El formato gráfico del futuro?

¿El formato gráfico del futuro?

Entonces, ¿cual es el problema?

Desde el punto de vista del usuario parece, a primera vista, no haberlos. Similar calidad gráfica, menor tamaño vienen acompañados de mayor rapidez a la hora de cargar páginas web, enviar las imágenes, etc.

Sin embargo, este formato todavía no es soportado por los principales sistemas operativos (Windows / OS X) y sólo los navegadores Google Chrome y Opera lo soportan.

¿Qué pinta Facebook en todo esto?

Es en esta red social es donde se ejemplifica el problema anterior ya que Facebook ha comenzado a realizar pruebas con este formato convirtiendo las imágenes que suben sus usuarios a formato WebP para, al igual que Google, reducir los costes asociados a mover y almacenar todos esos datos.

Imaginaos el espacio en los servidores, su mantenimiento, coste eléctrico, etc. que Facebook puede ahorrarse si la ingente cantidad de imágenes que suben sus usuarios a diario pudiese comprimirse ocupando, por tanto, menos espacio y, por ende, necesitando menos servidores para su alojamiento.

Fantástico para Facebook pero, sin embargo, el usuario se encuentra con que, al intentar descargar una imagen de la red social, se encuentra con un archivo con extensión .webp que su sistema operativo o programas de edición gráfica como Photoshop no pueden manejar. Lo mismo ocurre, si intenta enviar las imágenes a un amigo, familiar, etc. éste no podrá ni siquiera abrirlas…

La solución, de momento, pasa por usar algunos de los navegadores web (Internet Explorer, Safari o Firefox) que no soportan el formato WebP. Facebook detectará ese hecho y servirá la imagen en formato JPEG.

Lógicamente, cuando Facebook se decida a generalizar el formato WebP, este problema afectará a un gran número de usuarios lo que, es de esperar, dará un impulso a su soporte por parte de navegadores y sistemas operativos que todavía no lo ofrecen.

(Pablo)

Mailbox: análisis

Sin duda, Mailbox es una de las aplicaciones para iPhone más esperadas del 2013. Se trata de un programa de correo electrónico (como Mail, el programa integrado en todos los dispositivos iOS) que incorpora, como gran novedad, funciones propias de gestores de tareas (como Things, Wunderlist, Any.DO)

Los gestores de correo electrónico para iPhone que conocemos (Mail, Gmail, Sparrow…) ofrecen un funcionamiento similar al que venimos experimentando con programas de correo electrónico tipo Outlook. Algunos, como Sparrow (antes de ser comprado por Google) implementaron gestos del tipo deslizar para realizar determinadas acciones pero pocas han sido las novedades desde entonces.

Mailbox, sin embargo, nos ofrece una serie de opciones que estos programas no integran y que, hasta ahora, eran habituales en gestores de tareas. Una vez que el usuario recibe uno o varios correos, tiene a su disposición cinco gestos rápidos:

  • Tocar el correo: lee el correo.
  • Deslizar el correo ligeramente hacia la derecha: archiva el correo.
  • Deslizar el correo a la derecha: borra el correo.
  • Deslizar el correo ligeramente hacia la izquierda: la aplicación archiva el correo momentáneamente (haciéndolo desaparecer de la bandeja de entrada) pero se “recibirá” de nuevo (reapareciendo en la bandeja de entrada) cuando el usuario especifique (más tarde, por la noche, mañana, el fin de semana, la próxima semana, dentro de un mes, cualquier día o, directamente, un día/hora determinados).
  • Deslizar el correo a la izquierda: permite archivar el correo  en tres carpetas predeterminadas (aunque el usuario puede crear más) que son “a tener en cuenta”, “para leer”, “para comprar”.

Además, estos gestos pueden extenderse a todos los correos de tu bandeja de entrada.  Ej. ¿Recibes tres correos electrónicos con la misma temática? Archívalos para leer más tarde o bórralos con un único gesto (y no uno por uno).

Si el lema de Mailbox es “pon tu email en su lugar”, está claro que la filosofía de la aplicación gira en torno al mismo siendo su objetivo final alcanzar una bandeja de entrada vacía (inbox zero) momento en el que el programa “premiará” al usuario mostrando una bonita foto de Instagram.

¿Qué pegas le has encontrado?

Para empezar, de momento sólo funciona con cuentas de correo electrónico de Gmail (el correo electrónico de Google) aunque, tras su reciente adquisición por parte de Dropbox, se espera que funcione con todo tipo de cuentas de correo y que, lógicamente, veamos novedades/correcciones rápidamente. Pese a que su funcionamiento se limita a Gmail no permite el etiquetado (función propia de ese servicio) que, en mi caso, uso a diario.

Derivado de lo anterior, si el usuario tiene otra cuenta (que no pertenece a Gmail) se verá obligado a usar otro gestor de correo electrónico para poder acceder a sus emails.

Toca la pantalla y verás una bonita foto de Instagram.

Toca la pantalla y verás una bonita foto de Instagram.

En relación a la gestión del correo electrónico, he terminado acumulando correo electrónico en la carpeta “para leer” encontrándome, durante el fin de semana, con toda una serie de emails pendientes de lectura. Así, lo único que me ha aportado es “descongestionar” la bandeja de entrada acumulando correo (cuya lectura/respuesta no urge) en otra carpeta distinta. El alivio para el usuario, de ese modo, únicamente es momentáneo.

Por lo demás, las imágenes de algunos correos electrónicos no se mostraban (dejando un espacio en blanco en su lugar). Esto me ha sucedido bajo cobertura 3G, funcionando correctamente bajo WiFi.

Supongo que Mailbox ayudará a aquellas personas que reciben mucho correo electrónico a diario, dado que les permite “colocar” sus emails en categorías que les permitan llevar una mejor gestión del mismo, evitando que su bandeja de entrada se desborde o que dicha acumulación les impida localizar un correo electrónico determinado.

En líneas generales, Mailbox funciona bien pero le queda mucho camino por recorrer para poder ser el mejor gestor de correo electrónico para iPhone.

(Pablo)

Mailbox: un lanzamiento polémico

De sobra son conocidas las limitaciones de Mail, la aplicación para gestionar el correo electrónico instalada por defecto en los dispositivos iOS (iPhone, iPad y iPod).

Es por ello que, con el tiempo, han surgido otras propuestas (como Sparrow, adquirida el año pasado por Google) siendo la más reciente Mailbox.

El lanzamiento de esta aplicación se limitó a un vídeo promocional en el que el usuario podía ver, de manera sencilla, la filosofía de esta aplicación: incorporar a una aplicación de gestión de correo electrónico funciones típicas de un gestor de tareas.

El vídeo creo gran expectación entre los usuarios de iPhone (por ahora, sólo está disponible para este dispositivo y, únicamente, para cuentas de correo electrónico de Gmail) pero, cuando la aplicación se lanzó oficialmente, dicha expectación se convirtió en mosqueo.

¿Por qué?

Sus desarrolladores idearon un sistema de acceso a la aplicación que, además, les asegurase que sus servidores iban a poder hacen frente a la gran demanda generada.

Una vez instalada la aplicación, el usuario no tiene acceso inmediato a ella quedando situado en una lista de espera en la que puede ver las personas situadas por delante (y detrás) hasta poder acceder, realmente, a la aplicación semanas más tarde.

Lo anterior, desde un punto de vista técnico (evitar el colapso de los servidores, generando mala imagen) tiene su lógica pero, desde el punto de vista del usuario, genera desilusión dado que el tiempo de espera es tan elevado que habrá quien borre la aplicación directamente o cuando se canse de esperar.

En otra entrada analizaremos el funcionamiento general de Mailbox y si merece la pena esperar para usarla.

(Pablo)

Facebook enredando de nuevo

Parece que no aprenden: sin avisar de ello Facebook ha modificado la dirección de correo electrónico que aparece en el perfil de cada usuario a nombredeusuario@facebook.com.

¿Qué implica lo anterior?

  1. Ocultar la dirección de correo habitual de cada usuario.
  2. Enviar a esa nueva dirección @facebook.com las notificaciones de la red social.

Cierto es que en abril Facebook ya anunció la posibilidad de que cada usuario llevase a cabo, por sí mismo, dicha modificación lo que conllevaría, según ellos, una  mejor comunicación entre sus usuarios. ¿Una mejor comunicación? Las notificaciones, en vez de recibirse en forma de email en tu dirección de correo electrónico habitual, se mostrarían ahora en el apartado mensajes de la red social.

¿Qué saca Facebook de este cambio?

A priori, se me ocurren dos razones: fomentar la marca @facebook.com frente a Google, Microsoft y Apple (que cuentan con servicios de correo electrónico propios) y, más importante, forzar a sus usuarios a utilizar las aplicaciones móviles de la red social en sus móviles y tabletas (dado que las notificaciones tendrían que leerse a través de dichas apps y no a través del programa de correo electrónico), campo en el que la red social sigue cojeando.

Zuckerberg, deja de tocar las…

No me gusta el cambio, ¿cómo vuelvo a la situación anterior?

  1. Accede a Facebook.
  2. Ve a tu perfil (clic en tu nombre de usuario, barra superior).
  3. Clic en Información.
  4. Edita tu Información de contacto: oculta la dirección nombredeusuario@facebook.com (selecciona la opción “No se muestra en la biografía”) y muestra tu dirección de correo electrónico anterior (selecciona “Mostrado en la biografía”).
  5. Clic en Guardar.

Desafortunadamente no es la primera vez que Facebook lleva a cabo, sin previo aviso, cambios que afectan directamente a sus usuarios y, me temo, no será la última.

(Pablo)