Archivo de la etiqueta: Facebook

Hyperlapse (Instagram)

Instagram, la compañía propiedad de Facebook,  ha lanzado Hyperlapse una aplicación que permite capturar vídeos y compartirlos en redes sociales.

¿Donde está la novedad?

Sus programadores han conseguido implementar un algoritmo de estabilización de imagen cuyo resultado es similar al conseguido empleando un steadycam. Es decir, se acabaron los vídeos con imágenes “movidas” dado que, su sistema de estabilización, permite compensar el movimiento del cámara.

El funcionamiento de la aplicación es sencillo: una vez instalada y tras permitirle el acceso al micrófono, la app activa la cámara y permite comenzar la grabación pulsando el único botón visible de la aplicación. Una vez finalizada la captura, permite seleccionar a que velocidad se reproducirá el vídeo y, si el usuario quiere, compartir el resultado final en Facebook y/o Instagram.

Hyperlapse sólo está disponible, por ahora, para dispositivos iOS (iPhone, iPad y iPod Touch). Podéis descargar la app aquí.

¿Qué es Paper?

Durante su última presentación de resultados, Facebook desveló que un 53% de sus ingresos en publicidad ya provienen de sus aplicaciones móviles y la tendencia es que ese porcentaje aumente.

Sin embargo, los estudios muestran que los usuarios de esa red social cada vez pasan menos tiempo en ella lo que, a la larga, tendrá un impacto en los resultados de la empresa de Palo Alto (California).

No vamos a entrar a valorar el porqué de lo anterior pero una de las causas parece ser la calidad de sus aplicaciones móviles que, sinceramente, no han evolucionado mucho y su diseño tampoco es atractivo.

¿La respuesta de Facebook?

Una nueva app llamada Paper que, en resumidas cuentas, hace más atractivo navegar la red social (= el usuario pasará más tiempo en ella) además de incorporar funciones propias de un agregador de contenidos tipo Flipboard.

El diseño de la aplicación nada tiene que ver con el de la aplicación oficial y, al mismo tiempo que permite al usuario ver su muro, incorpora diecinueve secciones (para que el usuario elija las que más le interesen) con temática tan variada como titulares, deportes, tecnología, igualdad, planeta, hogar, familia, fotografía…

Sin embargo, a diferencia de Flipboard, dentro de cada sección el usuario no puede elegir de que fuentes proceden los artículos (ej. Titulares – The New York Times) sino que recibe información de las publicaciones seleccionadas por el personal de Facebook.

Por lo demás, tal y como se puede ver en el vídeo, el diseño y la navegación nada tienen que ver con la app oficial de la red social. El usuario puede moverse entre secciones desplazando a izquierda y derecha. La información de cada sección se muestra dividida, dejándose la parte superior para resaltar noticias y, en la parte inferior, se disponen las tarjetas que presentan un titular, fotografía y comienzo del artículo desdoblándose cuando se acceda al contenido completo.

El diseño de la aplicación es su punto fuerte

El diseño de la aplicación es su punto fuerte

En fin, merece la pena probarla aunque, de momento, sólo se encuentra disponible para dispositivos iOS y usuarios de la App Store americana.

¿Que no os resistís a probarla?

Este artículo os será de ayuda.

Un negocio muy lucrativo

Desde un principio, hemos asociado el término hacker (pirata informático) a ese experto informático que, esperando cualquier error por nuestra parte, esperaba pacientemente para colarse en nuestro ordenador y hacerse con información confidencial, fotografías, etc.

Más tarde, se les asoció con la creación de virus informáticos, robos de información a grandes empresas o vulneración de sus sistemas informáticos. En muchas ocasiones, sus acciones buscaban la mera autocomplacencia y, en otros, la única finalidad era el dinero obtenido mediante extorsión, chantaje…

Desde hace años, esos expertos informáticos han encontrado un negocio más lucrativo: encontrar errores en el software desarrollado por compañías informáticas para venderlo al mejor postor (incluidos gobiernos).

Reino Unido, Rusia, Israel, Brasil o India son los países que más cantidades destinan a hacerse con los llamados “zero day“: errores en el código de programas informáticos que permitan a quien lo encuentra/explota acceder al ordenador o sistemas informáticos de cualquier negocio o agencia que lo use.

Frente a esos posibles compradores se alinean las compañías que desarrollan software (ej. Google, Facebook, Microsoft) que, a través de un programa de incentivos económicos, buscan que el hacker que encuentre un error en el código de sus programas se lo venda a ellos dado que, de ser explotado por alguien (léase gobierno, agencia o particular), la impresión que el público en general tiene de sus productos podría descender considerablemente con el consiguiente perjuicio económico.

Hacker 4

¿Cuánto puede costar un “zero day”?

Por poner un ejemplo, Microsoft paga un tope de $150.000 por cada error grave detectado en alguno de los programas que desarrolla. Facebook ha llegado a pagar $20.000 por un único error (misma cantidad que Google paga por cada error encontrado en su software) y, hasta el momento, la red social ya ha pagado un total de  un millón de dólares (incluyendo $2.500 a un chaval de 13 años) por dichos conceptos.

En la actualidad, el negocio crece vertiginosamente dadas la ventaja que, para gobiernos y agencias, supone poseer un “zero day” no descubierto. Buen ejemplo de ello fue Stuxnet, un programa informático desarrollado por EEUU e Israel que, en 2010, se introdujo en el sistema informático iraní, aprovechando errores del mismo, y consiguió ralentizar su programa de enriquecimiento de uranio.

En la actualidad, ya existen compañías creadas por grupos de hackers con el único objetivo de encontrar y vender estos errores en el código dado lo lucrativo del negocio. Éste llega a tal nivel, que entre la propia comunidad hacker se desdeña a aquellos que, como se hacía en otros tiempos, ofrecen esa información gratuitamente a las compañías que desarrollan software.

(Pablo)

Vídeo en Instagram

Hace unas horas, Facebook ha anunciado que la nueva versión de Instagram  incorpora la posibilidad de capturar vídeos de hasta quince segundos de duración.

Facebook, que compró Instagram el año pasado, reacciona así frente a Twitter que hace meses lanzó Vine, una aplicación que permite capturar vídeos de hasta seis segundos de duración y que se ha puesto de moda en poco tiempo.

Las ventajas de Instagram frente a Vine, además de la duración de los videos y que éstos no se reproducen de nuevo cuando llegan al final, son la estabilización de imagen, trece filtros, posibilidad de borrar o elegir la carátula del vídeo de los fotogramas capturados, opciones que permiten compartir el vídeo ya editado (algo que todavía no permite el producto lanzado por Twitter).

Para aquellos entusiastas del video, recordaros que es una función que consume rápidamente la batería de vuestro terminal ya sea a la hora de grabarlo como de reproducirlo. Además, dado que los videos se reproducen vía streaming, mucho cuidado con mermar vuestros planes de datos.

Descarga Instagram (Android / iOS)

(Pablo)

Google y Facebook amenazan el formato JPEG

A poco que hayas navegado por Internet, estoy seguro que conocerás el formato JPEG, cuya extensión de archivo más conocida es .JPG, dado que la mayoría de las imágenes que circulan por Internet lo hacen en dicho formato.

Esto es así dado que JPEG es  el formato más usado por las cámaras de fotos digitales. En su contra tiene que la imagen pierde calidad dado que se comprime (para ahorrar espacio) siendo su principal ventaja que se trata de archivos muy fáciles de enviar por correo electrónico, subir a un servicio de almacenamiento online, compartir…

Sin embargo, en los últimos tiempos Google viene desarrollando otro formato de imagen, denominado WebP (léase weppy), que viene a suponer una amenaza directa al JPEG dados los recursos con los que cuenta la compañía de Mountain View para popularizar el formato.

¿Por qué se crea WebP?

Pensemos en la cantidad de datos (incluidas imágenes) que maneja Google a diario. El manejo de esa información supone unos costes muy elevados entre los que destacan las asociados a infraestructuras (redes).

WebP propone archivos de menor tamaño a los generados en JPEG y con una calidad similar lo que, directamente, ayuda a rebajar dichos costes.

¿El formato gráfico del futuro?

¿El formato gráfico del futuro?

Entonces, ¿cual es el problema?

Desde el punto de vista del usuario parece, a primera vista, no haberlos. Similar calidad gráfica, menor tamaño vienen acompañados de mayor rapidez a la hora de cargar páginas web, enviar las imágenes, etc.

Sin embargo, este formato todavía no es soportado por los principales sistemas operativos (Windows / OS X) y sólo los navegadores Google Chrome y Opera lo soportan.

¿Qué pinta Facebook en todo esto?

Es en esta red social es donde se ejemplifica el problema anterior ya que Facebook ha comenzado a realizar pruebas con este formato convirtiendo las imágenes que suben sus usuarios a formato WebP para, al igual que Google, reducir los costes asociados a mover y almacenar todos esos datos.

Imaginaos el espacio en los servidores, su mantenimiento, coste eléctrico, etc. que Facebook puede ahorrarse si la ingente cantidad de imágenes que suben sus usuarios a diario pudiese comprimirse ocupando, por tanto, menos espacio y, por ende, necesitando menos servidores para su alojamiento.

Fantástico para Facebook pero, sin embargo, el usuario se encuentra con que, al intentar descargar una imagen de la red social, se encuentra con un archivo con extensión .webp que su sistema operativo o programas de edición gráfica como Photoshop no pueden manejar. Lo mismo ocurre, si intenta enviar las imágenes a un amigo, familiar, etc. éste no podrá ni siquiera abrirlas…

La solución, de momento, pasa por usar algunos de los navegadores web (Internet Explorer, Safari o Firefox) que no soportan el formato WebP. Facebook detectará ese hecho y servirá la imagen en formato JPEG.

Lógicamente, cuando Facebook se decida a generalizar el formato WebP, este problema afectará a un gran número de usuarios lo que, es de esperar, dará un impulso a su soporte por parte de navegadores y sistemas operativos que todavía no lo ofrecen.

(Pablo)

Facebook Home

Algunos lo califican como un golpe maestro de Mark Zuckerberg, otros opinan que no tiene mucho futuro pero, sea como sea, Facebook Home se ha convertido en la noticia tecnológica de la semana.

¿En qué consiste?

Se trata de una modificación del sistema operativo Android que viene a alterar su funcionamiento.

En este caso, la “capa de software” que Facebook ha diseñado permite a los usuarios de terminales Android una mayor interacción con la red social más poblada.

Una vez instalado, la propia pantalla de bloqueo pasa a convertirse en una mezcla de las últimas fotos, cambios de estado, comentarios, etc. de los contactos, páginas web favoritas, etc. que el usuario mantiene/sigue en esa red social. También integrará las notificaciones propias de Facebook o del resto de aplicaciones que tengas instaladas en tu terminal. Por encima de todo ello, un sistema de mensajería/chat para estar en contacto permanente con tus amigos (de Facebook).

¿Qué gana Facebook con todo esto?

A la compañía de San Francisco le interesa que el mundo del usuario gire alrededor de su red social dado que así podrá conocerle mejor y dirigirle toda un serie de anuncios que “cuadren” con su perfil.

Otra ventaja es que, por ahora, se olvidan del desarrollo de un terminal propio de Facebook.

Del otro lado, no creo que la noticia haya sentado bien a Google quien, a través de sus aplicaciones integradas en Android (Gmail, Maps, Now, etc.) logra obtener datos de sus usuarios con el objetivo final de dirigirles publicidad específica (¿os suena?) y obtener grandes beneficios por el camino…

Al final, que Android sea un sistema operativo abierto está dando más que un buen dolor de cabeza a los ejecutivos de Google dado que compañías como Samsung (con sus productos Galaxy S) y Amazon (modificando Android e instalándolo en sus tablets Kindle Fire) están “sacando tajada” del trabajo de los de Mountain View ya que, tras modificar el producto desarrollado por Google, obtienen beneficios económicos que éste no percibirá.

¿Cuando estará disponible?

A partir del 12 de abril y únicamente para los dispositivos HTC One, One X, Samsung Galaxy (S3 y S4) y Note II.

(Pablo)

 

¿Te causa estrés tu smartphone?

A propósito de un artículo publicado por el Huffington Post, os enumero seis síntomas que revelan adicción a tu smartphone:

  1. Tienes que responder…inmediatamente: hay personas que viven “pegadas” a su móvil y son incapaces de no contestar un correo electrónico o mensaje según reciben una notificación. Lo mismo ocurre con esas personas que duermen con su móvil, encendido y con sonido, a su lado o que, constantemente, están actualizando el estado de sus aplicaciones para conocer las últimas novedades/noticias.
  2. Síndrome del “teléfono fantasma”: cuando crees oir el sonido de tu móvil o sientes su vibración y, realmente, el terminal no ha sonado/vibrado.
  3. Miedo a perderte algo: se origina cuando te encuentras alejado de tu móvil o no tienes cobertura para echar una ojeada a lo que está sucediendo en Facebook, Twitter…
  4. No prestas atención a tu familia/amigos: estás tomando algo con tu familia y/o amigos y eres incapaz de dejar tu móvil en el bolsillo, responder mensajes que llegan, etc. lo que te impide centrarte en lo realmente importante: la persona/s que tienes delante y están hablando contigo.
  5. Sufres de ansiedad cuando no puedes usar tu smartphone: ya sea por falta de batería, cobertura o porque te encuentres en otro país (y no usas una tarjeta SIM de un operador local), empiezas a sufrir problemas de ansiedad porque no puedes usar tu terminal.
  6. Bajo rendimiento en la escuela: déficit de atención durante las clases esperando el momento en que éstas acaben para echar una ojeada al móvil y ponerte al día de lo ocurrido.
Olvídate de que existe y céntrate en la vida real

Olvídate de que existe y céntrate en la vida real

Seguro que muchos de vosotros habréis sufrido alguno de los síntomas” anteriores y, aunque penseis tener la situación controlada, quizás es un buen momento para restar importancia a todo lo que sucede en el mundo 2.0 y regresar, prestando atención, a la realidad que te rodea.

(Pablo)

Google cierra Reader

La semana pasada, Google realizaba lo que ellos llaman “limpieza primaveral” o, lo que es lo mismo, anunciaban el cierre de una serie de servicios entre los que se encontraba Reader.

Para los que no sepan su función, se trata de un agregador (almacén) de feeds RSS.

¿Cómo?

Creo que, explicando para que lo uso, se entenderá mejor: digamos que sigo toda una serie de blogs de temáticas variadas (tecnología, fotografía, etc.) y que no quiero estar visitando la página web de cada blog para leer sus novedades sino que quiero que las últimas entradas/artículos de cada uno de ellos aparezcan en un único sitio web, en este caso, Google Reader.

Una vez que las últimas novedades de cada blog están en el mismo sitio, puedo acceder a éste desde mi smartphone, tableta, portátil…

Google Reader, además, nos permitía señalar artículos como “favoritos” para, en el futuro, poder acceder a ellos en caso de necesidad.

Con el cierre de este servicio (Google aduce poco uso y, por lo tanto, poca rentabilidad) todos los que usábamos tenemos un serio problema: hay que buscar otro servicio que lo sustituya (ya os avanzo que no existe uno igual de potente que Reader).

20130319-074847.jpg

Tras esta “puñalada” de Google lo preocupante debería ser preguntarnos que sucedería si Google decide cerrar otros servicios tan populares como Gmail (correo electrónico) o Picasa (organizador/editor de archivos gráficos) aduciendo poca rentabilidad o cualquier otro motivo que les apetezca (después de todo, el servicio les pertenece).

Si utilizáis habitualmente una dirección de correo electrónico @gmail.com imaginaos la cantidad de correo que dejaríais de recibir de vuestros familiares, amigos, empresas… y las consecuencias que se derivarían de ello.

En fin, Lo anterior debería hacernos reflexionar acerca de la dependencia que hemos llegado a tener de servicios como Gmail, Hotmail/Outlook, Facebook/Instagram (donde mucha gente almacena sus fotografías), etc.

(Pablo)

La importancia del 1.0

Llevaba tiempo queriendo hablar de un fenómeno que, por desgracia, cada vez observo más en el día a día: la creciente dependencia del ser humano de todos aquellos dispositivos (móviles, ordenadores o tabletas) que le permiten conectarse al “mundo 2.0”, ese que sólo existe gracias a redes de telecomunicaciones.

Lo anterior supone la búsqueda de una constante conexión persona/Red que desemboca en situaciones tan absurdas como ver a una pareja cenando y cada uno manipulando su teléfono móvil (contestando correos electrónicos, enviando WhatsApp, etc.) sin prestarse la mínima atención el uno al otro ó, por poner otro ejemplo, un grupo de amigos de celebración y la ocasión termina convirtiéndose en un auténtico muestrario de fotos/vídeos graciosos, aplicaciones que hacen esto o lo otro…

¿Estás “enganchado” al mundo 2.0?

Seguramente todos lo estamos en mayor o menor medida. Sin embargo, hay casos en los que uno debería empezar a preocuparse:

  • Personas que proyectan en la Red (mundo 2.0) un yo distinto al real (mundo 1.0): reconozcámoslo, al ser humano le gusta aparentar, en mayor o menor medida, una imagen y/o vida distinta a la que le ha tocado vivir y que mejor lugar para hacerlo que en ese mundo virtual donde nadie le ve.
    Lo anterior, en casos extremos, puede llevar a que la persona pierda la noción de la que es su vida real, no siendo capaz de diferenciar entre su yo físico y su yo virtual y, en algunos casos, le lleva a intentar proyectar su yo virtual en la vida real pero no termina funcionando: los que le conocen saben que se trata de una mera pose.
  • Preocupación desmedida por actualizar tu estado en las redes sociales: hazte a la idea, a la mayoría de tus “amigos” de Facebook les importa un comino lo que publiques en tu muro. Aprovechan sus escasos ratos libres para cotillear un poco, subir fotos de comida/mascotas, perder el tiempo con cualquier juego estúpido… Se la “trae al pairo” tus canciones favoritas, esas fotos/vídeos/noticias que subes o si te encuentras deprimido o no.

  • Esfuerzos en pos de aumentar tu número de seguidores (Twitter/Instagram): ¿te has parado a pensar cuantos de tus seguidores pueden ser meras cuentas manejadas por un ordenador o usuarios que ya ni siquiera usan esa red social?, ¿cuanto de tus seguidores interactúan contigo?, ¿qué aporta esa cifra a tu vida? El número de seguidores no debería preocuparte, lo importante es lo que tengas que compartir con ellos y con el resto de usuarios.

  • Alejamiento de lo real para vivir lo virtual: gente que deja de llevar una vida normal para pasar más horas conectado a la Red (enganchado a ese dichoso juego, chateando en una red social, etc.). No te equivoques, el mundo no se acaba hoy, así que deja de actualizar constantemente tu timeline, refrescar la aplicación de Facebook o chequear tu correo electrónico.

En general, el ser humano se está olvidando de interactuar con el resto de las personas que le rodean sin la ayuda de un “dispositivo conectado”. Ya no se levanta el teléfono y se relata, de viva voz, como te ha ido el día, tus sentimientos, tus frustraciones… Ahora todo lo anterior (y más) se “publica”. ¿Acaso os parece normal no poder expresar, de tu a tu, tus sentimientos a una persona?

Muchas veces, algo tan habitual (antaño) como ver la cara o escuchar la voz de una persona es suficiente para discernir como se encuentra o como le ha ido en el trabajo algo que, ni siete mensajes en una red social, son capaces de expresar.

Dicho lo anterior…prueba lo siguiente: apaga tu móvil, tableta u ordenador o, si has de dejarlo encendido, llévalo a otra habitación. Ahora respira lentamente… ¿lo ves? La vida continúa sin que ese aparato se encuentre “pegado” a ti. Intenta re-descubrir esos pequeños placeres, seguramente olvidados, que nada tienen que ver con el mundo 2.0 y que tanto te llenaban.

Si no eres capaz de hacer lo anterior, entonces tienes un problema…

(Pablo)

Facebook e Instagram…¿de capa caída?

Quiza sea sólo yo pero, desde finales de 2012 ,tengo la impresión de que, tanto Facebook como Instagram, empiezan a perder popularidad entre los internautas.

Respecto a Facebook, cada vez veo menos comentarios, fotos, enlaces, noticias, etc. subidos/publicados en esta red social. En mi caso, y tampoco es que sea el prototipo de usuario típico de esta red social, mi uso se limita a subir fotografías capturadas/editadas desde mi teléfono móvil (lo se, existe Instagram, pero como leeréis más adelante mi afecto por dicho servicio ha caído en picado).

Desconozco si este descenso de popularidad se debe al hastío de los usuarios por sus frecuentes cambios en las condiciones del servicio, la falta de novedades o una más que patente búsqueda de beneficios para sus inversores (promoción, previo pago, de comentarios, publicidad más visible para el usuario…).

¿Se acabó el amor?

¿Se acabó el amor?

Tampoco se libra de la quema Instagram: lo que comenzó siendo una red social de fotografía móvil de calidad, se ha convertido en un almacén de fotos (vulgares) donde abundan las mascotas y la comida. Tampoco ha ayudado el reciente lío que se ha organizado por el intento del servicio de emplear las fotos de sus usuarios para generar beneficios (ya sabéis, el fin justifica los medios).

Parece que se ha llegado a un punto donde Mark Zuckerberg (CEO y cofundador de Facebook) y sus asesores deben decidir hacía donde encaminar estos dos productos: búsqueda de beneficios o intentar dar respuesta a las necesidades de sus usuarios y, todo ello, con mucho tacto para que el asunto no se les vaya de las manos.

Este año que comienza debería despejar bastantes incógnitas al respecto…

(Pablo)