Archivo de la etiqueta: FBI

Google Glass vs. Privacidad

Hace unos días, una pareja acudía a unos cines de Columbus (Ohio, EEUU) para ver una película. Transcurrida una hora de proyección, un desconocido se acercó a uno de ellos mostrándole una placa de identificación (FBI), le quitó sus gafas y le pidió que le acompañase fuera de la sala.

Allí se encontró con agentes de policía y fue acusado de grabar la película con sus gafas. ¿Cómo? Sí, este individuo llevaba unas  Google Glass, la apuesta de la compañía americana en lo que respecta a dispositivos inteligentes que se llevan puestos (en inglés, wearables) y que, entre otras características, ofrecen la posibilidad de grabar vídeo.

Imagen

Google Glass

Tres horas le costó a este buen hombre demostrar a las (inexpertas) fuerzas de seguridad que sus gafas estaban apagadas durante la película (los agentes llegaron a descargar las fotos/vídeos del dispositivo), recibir sus disculpas y “ganarse” unas entradas gratis para que pudiese ver la película otro día.

Este no es el primer incidente en el que se ven envueltas las Google Glass (un dispositivo que cuesta 1500 dólares). Un bar de Seattle ya prohibió su uso en sus instalaciones incluso antes de salir al mercado.

¿Por qué?

El problema principal de este dispositivo radica en que es capaz de grabar cualquier vídeo, conversación, imagen, etc. sin que, necesariamente, el resto de personas que le rodean lo sepa. Es ahí donde la palabra privacidad aparece sobre el tapete.

¿Te parecería bien que alguien grabase una conversación contigo o te sacase fotos comprometidas sin tu consentimiento?

Como siempre, vuestras opiniones son bienvenidas…

¿Qué es Mega?

Justo un año después de que su mansión en Nueva Zelanda fuese asaltada por las fuerzas de seguridad neozelandesas y Megaupload, su popular sitio de alojamiento/subida/descarga de archivos, cerrado por el FBI, Kim Dotcom lanzaba, la pasada madrugada, un nuevo servicio: Mega

¿En qué consiste?

Se trata de un servicio de almacenamiento de archivos que permite a sus usuarios subir contenido y compartirlo con quien ellos deseen (siempre que sean usuarios del servicio).

Pero, ¿no es lo mismo que el extinto Megaupload?

Exacto aunque Mega introduce una novedad importante: todo el contenido que subas estará encriptado mediante una clave de cifrado RSA de 2048 bits de longitud.

Una vez subido un archivo, éste tendrá una clave pública que podrás compartir con tus conocidos y ellos, a través de su clave privada, podrán descargar la información sin encriptar pudiendo acceder, sin ningún problema, a su contenido.

Lo anterior supone que:

  • Únicamente el usuario, y la persona/s con quien comparta la clave pública de cada archivo, podrá acceder a la información.
  • Kim Dotcom (y sus colaboradores) no tienen manera de saber que es lo que sube/comparte cada usuario dado que, desde que sale del ordenador del usuario, se encuentra protegido mediante un potente cifrado. Así, Mega se convierte en un servicio al estilo Dropbox, Google Drive, Skydrive, etc. evitándose problemas con las autoridades (tal y como sucedió con Megaupload).
La interfaz de Mega recuerda a la de Google Drive

La interfaz de Mega recuerda a la de Google Drive

Entendido, ¿cómo me doy de alta?

  • Dirígete a la página oficial de Mega (si la página no se muestra en español, puedes seleccionar el idioma mediante un desplegable en la parte superior derecha de tu navegador).
  • Haz clic en Regístrate.
  • En la siguiente pantalla podrás elegir tu nombre de usuario, contraseña y correo electrónico.
  • Lee los Términos de Servicio y, si estás de acuerdo con ellos, haz clic en la casilla de verificación.
  • Clic en Registrarse.

Al rato, recibirás un correo electrónico en la dirección que has proporcionado y, tras hacer clic en el enlace que contiene e introducir tu contraseña, tendrás acceso a Mega.

¿Se convertirá Mega en un almacén de contenido protegido?

Seguramente sí y, aunque han habilitado un servicio para que las autoridades borren todo el contenido público/compartido ilegal, tal y como sucedió con Megaupload, la velocidad de los usuarios a la hora de compartir contenidos protegidos por derechos de autor va a complicar bastante la vida a los defensores de la propiedad intelectual.

(Pablo)

La sombra de la traición

Si os gustan las películas de espías, giros inesperados y finales inciertos… estáis de suerte.

Dirigida por Michael Brandt (WantedEl tren de las 3:10A todo gas 2), La sombra de la traición (The Double) ofrece dosis de todo lo anterior unido a actores de la talla de Richard Gere (¿merece presentación?) o Martin Sheen (El Ala Oeste de la Casa Blanca); no me olvido del co-protagonista, Topher Grace (Spider-Man 3, Algo más que un jefe) aunque debo reconocer que es un actor que nunca me ha gustado pero que, al igual que el resto del elenco, se ha limitado a cumplir con su papel porque el guión, realmente, no daba para más.

Sinopsis

Tras la muerte de un senador en extrañas circunstancias, la CIA pide al agente retirado Paul Shepherdson (Richard Gere) que se reincorpore para atrapar al supuesto autor del delito, un asesino denominado Cassius al que Shepherdson nunca pudo atrapar cuando se encontraba en activo. Al mismo tiempo, le asignan como compañero de investigación a Ben Geary (Topher Grace), agente novato del FBI que realizó su tesis sobre Cassius y debería serle de ayuda en la captura del asesino.

Así, el hilo argumental de la película es la caza y captura de Cassius y como las opiniones y métodos de los dos protagonistas son diagonalmente opuestos. Mientras Shepherdson opina que Cassius murió hace tiempo y que están ante un imitador, Geary está seguro de que buscan al famoso asesino y no dudará en arriesgar su vida y la de su familia hasta capturarlo.

Os dejo el trailer (en calidad HD), con una nota de 5.8/10 en IMDB estamos, simplemente, ante una película correcta para los amantes del género.


(Pablo)

Megaupload y el “efecto dominó”

A estas alturas la mayoría de los que leéis estás línea habréis notado el cierre, en mayor o menor medida, de la página web de descargas directas Megaupload (y sus filiales como Megavideo).

Abres el navegador, te diriges a tu página habitual (en España parecen ser Series Yonkis y CineTube), buscas tu serie favorita, seleccionas el episodio deseado pero, cuando haces clic para descargarlo/visionarlo, el navegador te muestra un mensaje de error (el enlace parece no funcionar, la descarga no se inicia nunca, el contenido ha sido borrado, el vídeo no se reproduce, etc.).

A raíz del cierre de Megaupload, se ha producido un auténtico “efecto dominó” que ha afectado a otras páginas de descarga directa:

  • se ha iniciado una “limpia” masiva de contenido susceptible de violar derechos de propiedad intelectual. Como resultado, enlaces que hace unos días funcionaban correctamente ya no enlazan a contenido alguno.
  • ha comenzado una “mudanza” de contenidos a servidores localizados fuera de EEUU para evitarse problemas con el FBI. Como resultado, el acceso a estas páginas no es posible temporalmente.
  • se acabaron los programas de incentivos para aquellas personas que subían a los servidores de estas páginas contenido susceptible de ser muy compartido. Ej. últimos estrenos…

Aspecto que muestra la página web de Megaupload

Seguro que me dejo cualquier otro tipo de efecto por el camino (sois libres de añadir alguno o comentar la noticia, como os ha afectado, etc. más abajo) pero el cierre de Megaupload también ha afectado a la actividad de todas aquellas personas que proporcionaban los contenidos a esas páginas web.

Mi impresión es que la mayoría de esas personas han pasado a un estado de “letargo” y han dejado de subir contenidos. ¿Por qué?

  • La investigación previa, el cierre y la incautación de los servidores de Megaupload proporciona al FBI mucha información acerca de como funcionan, internamente, las páginas de descarga directa  y quienes son aquellos miembros (de pago) de Megaupload que subían contenidos ilegales. ¿Seguirías con tu actividad cuando, seguramente, tu nombre aparezca en negrita en los listados del FBI? 
  • A pesar de ser miembros de pago, los servidores donde almacenaban los contenidos ya no son accesible (se encuentran en manos del FBI).
  • Se acabaron los programas de incentivos económicos destinados a premiar a aquellos que suben contenidos.

Pensad que, para muchas de esas personas, se ha acabado para siempre lo de subir contenido a Internet.

Mi opinión, como miembro premium de Megaupload, es que el cierre del servicio puede suponer un nuevo panorama para todos aquellos que usaban el sistema de descarga directa de contenidos. No solamente vemos como los contenidos nuevos escasean sino que, seguramente, nos veamos forzados a volver a usar otros medios de descarga (se me ocurre la red BitTorrent), de uso más complejo y que no facilitan al “público general” el acceso a contenidos.

Al contrario que el grupo Anonymous, soy de los que piensan (y así lo he expresado en este blog con anterioridad) que si se puede “poner puertas a Internet” y que, hasta cierto punto, es necesario. Hemos acabado con multitud de puestos de trabajo y, además, no creo que los grupos de presión de la industria musical, cinematográfica, literaria, etc. vayan a permitir que esta situación de descarga ilegal (si, ilegal) de contenidos acabe con sus lucrativos negocios.

Por desgracia, creo que llevamos todas las de perder…

(Pablo)