Archivo de la etiqueta: Foursquare

Foursquare, en el punto de mira

Si los rumores son ciertos, Foursquare estaría siendo cortejada por Yahoo! y Apple para abrir su base de datos a los servicios que ofrecen estas dos empresas.

¿Qué tiene esta compañía de especial?

Foursquare comenzó como una aplicación en la que el usuario, a través de los denominados check-in, informaba a sus amigos/familiares de donde se encontraba en ese momento.

El usuario, al llegar a un lugar, ejecutaba la aplicación y, de los lugares sugeridos por la aplicación, seleccionaba en el que se encontraba. Si ese lugar no aparecía listado, el usuario podía darlo de alta.

¿Qué obtenía el usuario de todo ello?

Realmente, poco cosa. Apelando a la competitividad entre usuarios, Foursquare instauró un sistema de puntuaciones que premiaba a los que mas check-in hacían además de nombrar “alcalde” al usuario que más veces visitaba (y realizaba check-in) en un mismo lugar. Al mismo tiempo, creó un sistema de “insignias” para los usuarios que lograban una serie de hitos determinados.

Y Foursquare… ¿qué consigue con todo ello?

Una base de datos con los lugares más visitados por sus usuarios (junto con sus opiniones y fotos del sitio) y que, en la actualidad, parece estar en el punto de mira de gigantes como Apple y Yahoo!

Foursquare

Los grandes se pelean por Foursquare, ¿quién se hará con su base de datos?

¿Esa base de datos no es similar a la ofrecida por Google Maps?

La diferencia básica radica en que el usuario puede pedir a Google, por ejemplo, que le muestre pizzerías en Nueva York y este servicio le mostrará todo un mapa salpicado de puntos donde comer pizza.

Sin embargo, Foursquare posee una base de datos, recopilada gracias al trabajo gratuito de sus 35 millones de usuarios, capaz de geolocalizarte y ofrecerte sugerencias personalizadas según lo datos recopilados de tu actividad o la de los demás (ej. pizzerías cercanas con más check-in de otros amigos o usuarios). De esa manera, logra guiar al usuario a ese lugar (pizzería, en el ejemplo) que está de moda o donde hacen buenas pizzas, sugerencias que Google, Yelp, Páginas Amarillas y otros servicios no son capaces de realizar.

Veamos otro ejemplo: acabas de cenar y te preguntas donde tomar una copa. Tan simple como ejecutar Foursquare y realizar una búsqueda por ese criterio para que la aplicación te recomiende lugares cercanos donde tomarte un combinado…

El usuario, además, podrá ver fotos del lugar y leer opiniones de otros usuarios que han estado allí.

¿Por qué está tan interesados Apple y Yahoo! en Foursquare?

Apple, tras el fiasco de su aplicación Mapas, comenzó un proceso de mejora de ésta para hacer frente a Google y su servicio Maps. Hasta el momento, se ha hecho con dos empresas (HopSpot y Embark) especializadas en guiar al usuario (a pie, automóvil o transporte público) de un punto a otro pero todavía no ha integrado esos servicios en Mapas.

Por otro lado, a pesar de contar con los datos proporcionados por Yelp, los de Cupertino podrían aliarse con Foursquare para incorporar su base de datos e impulsar una aplicación que, prácticamente, ha caído en el olvido.

Para Yahoo! acceder a la base de datos de Foursquare supondría contar con datos suficientes para dirigir publicidad personalizada a cada usuario. Y ya sabemos el dinero que mueve la publicidad…

(Pablo) 

El usuario ya no cuenta

Leo como Instagram ha decidido “cerrar la puerta” a Twitter en el sentido de que  las fotos alojadas en la red social de fotografía ya no podrán ser visualizadas desde el propio tuit sino que, al contrario de lo que venía sucediendo, un enlace nos trasladará a la web de Instagram donde podremos ver, ahora si, la foto.

Lo anterior no debería sorprendernos mucho: hay que recordar que Facebook compró esta red social el pasado abril por 765 millones de euros y que, en su batalla frente a Twitter, no va a dar facilidades a la red social de los 140 caracteres.

Twitter Instagram

¿El resultado?

Está claro que el usuario no sale favorecido con esta decisión. Ahora, tiene tres opciones:

  1. Entrar en Twitter y, desde el tuit, hacer clic/tap en el enlace para, apto seguido, malgastar su plan de datos en cargar una página web donde se integra la fotografía.
  2. Usar la aplicación de Instagram, en detrimento de Twitter, para ver las fotografías de tus conocidos. Supongo que, en un futuro, la aplicación/web de Instagram terminará integrando publicidad. Después de todo, desde que Facebook empezó a cotizar en Bolsa, buscan desesperadamente convertir dicha red social en una máquina de generar beneficios.
  3. Usar Facebook para ver las fotos que nuestros contactos suben a Instagram. En esta red social, la publicidad ya abunda.

Tras todo lo anterior a mi sólo me queda la sensación que, como sucede casi siempre, el usuario ya no importa. Poco importan las molestias que le ocasione (veo las fotos por aquí, veo las fotos por allá) mientras la empresa consiga sus objetivos (obtener beneficios, restar usuarios/importancia a mi principal rival, etc.).

Lamentable…pero cierto.

(Pablo)

Instagram: mi relación amor/odio

Tal y como dice su página oficial, Instagram es una manera rápida, bella y divertida de compartir tu vida con tus amigos a través de fotos.

Aunque muchos ya conozcáis (y uséis) Instagram en la actualidad, la idea detrás de esta red social es compartir, con otros usuarios, las imágenes que tomamos desde nuestros dispositivos móviles. Disponible para dispositivos iOS y Android, permite aplicar una serie de filtros, marcos, etc. a las fotografías para darles un aspecto especial a gusto del usuario. Una vez tenemos la imagen lista, podemos compartirla en Instagram, otras redes sociales (Facebook, Twitter, Flickr, Tumblr y Foursquare) o por correo electrónico.

Esa idea, que ahora nos parece sencilla, se ha convertido en una red social con 50 millones de usuarios (y creciendo).

Atardecer (autor: Fer)

Empecé a usar Instagram tarde; seguramente, porque estoy adentrándome  en el complejo mundo de la fotografía réflex digital y, la calidad que ofrecen estos dispositivos, hace que las fotografías tomadas desde un teléfono móvil se sonrojen de vergüenza.

Sin embargo, he de reconocer que la calidad de algunas instantáneas móviles es suficiente para que podamos apreciar su belleza desde otro dispositivo móvil (teléfono, tableta, portátil…) y, muchas veces, ello sea suficiente para admirar la calidad de una fotografía bien hecha.

Instagram, ciertamente, nos permite acceder rápidamente a un sinfín de instantáneas de personas conocidas o desconocidas. Hay auténticas maravillas (de la fotografía móvil) en esta red social esperando a ser descubiertas y, una vez que descubres a un autor de calidad, la aplicación te permite “seguirle” (al más puro estilo Twitter) para no perderte ninguna de las nuevas fotos que sube a la red social.

La aplicación también permite expresar cuando una foto te gusta (si, como en Facebook) y, las fotos con mayor aceptación, tienen su propia sección dentro de esta red social.

La posibilidad de editar y compartir esas fotografías en otras redes sociales, viene a redondear una aplicación muy bien construida.

Vista su parte positiva, llevo bastante tiempo queriendo “quejarme” de lo que, a mi parecer, se está convirtiendo en su parte negativa: Instagram se está convirtiendo en un “cajón desastre” para todo tipo de fotografías.

Aunque, desde sus comienzos, fueron muchos los fotógrafos “serios” los que hicieron uso de esta herramienta para compartir y dar a conocer su trabajo…una vez se expandió lo suficiente, el “usuario de a pie” comenzó a transformar esta red social en lo que le vino en gana.

Palacio Real, Madrid (autor: Pablo)

Claro ejemplo de ello son las fotografías de desnudos o semi-desnudos que, por desgracia, siempre aparecen en la sección de “más populares”.  Quiero pensar que ese tipo de fotografías surgen de la necesidad de ciertas personas de satisfacer su ego interno (acumulando “me gusta” y seguidores) porque, si nos atenemos a la calidad de las fotografías (o de los modelos), suele brillar por su ausencia.

Así, una red social que empezó como medio de distribución de fotografías de calidad se ha convertido en un “museo de lo cotidiano” sin el menor gusto por la fotografía.

Otra de las críticas que se hacen al servicio es que mucha gente sube fotografías tomadas con cámaras réflex, mejoradas mediante Photoshop, etc. es un intento de ganar popularidad entre los usuarios. Este tema no me molesta tanto, después de todo se trata compartir fotografías y, aunque su popularidad se la debe a los dispositivos móviles, su éxito hace que haya aplicaciones de escritorio (portátil/sobremesa) que ya permiten subir, a esta red social, fotos tomadas desde cámaras digitales.

Frente a ello poco puede hacer Instagram, es esa faceta social (en detrimento de un sitio de calidad) la que ha otorgado a sus creadores el estatus de multimillonarios sin haber cumplido los treinta años.

Si a ello añadimos el temor de parte de sus usuarios a lo que pueda conllevar, para esta red social, su reciente compra por parte de Facebook, el futuro de Instagram no se ve muy claro.

Mientras observo que va sucediendo, me limitaré a tomar, editar (si cabe) y compartir mis fotografías ignorando, casi por completo, la sección “más populares” de esta red social.

(Pablo)