Archivo de la etiqueta: Instagram

Hyperlapse (Instagram)

Instagram, la compañía propiedad de Facebook,  ha lanzado Hyperlapse una aplicación que permite capturar vídeos y compartirlos en redes sociales.

¿Donde está la novedad?

Sus programadores han conseguido implementar un algoritmo de estabilización de imagen cuyo resultado es similar al conseguido empleando un steadycam. Es decir, se acabaron los vídeos con imágenes “movidas” dado que, su sistema de estabilización, permite compensar el movimiento del cámara.

El funcionamiento de la aplicación es sencillo: una vez instalada y tras permitirle el acceso al micrófono, la app activa la cámara y permite comenzar la grabación pulsando el único botón visible de la aplicación. Una vez finalizada la captura, permite seleccionar a que velocidad se reproducirá el vídeo y, si el usuario quiere, compartir el resultado final en Facebook y/o Instagram.

Hyperlapse sólo está disponible, por ahora, para dispositivos iOS (iPhone, iPad y iPod Touch). Podéis descargar la app aquí.

Instagram, con nocturnidad y alevosía

Hemos hablado en varias ocasiones de Instagram en este blog y, personalmente, mi uso de esta aplicación es casi nulo desde que Facebook compró la compañía allá por abril de 2012.

No me han gustado algunas de las decisiones que han venido tomando: desde modificaciones de las condiciones de servicio, para poder vender las fotos de sus usuarios sin su consentimiento, hasta su entrada en el negocio del vídeo para hacer frente a Vine (aplicación creada por Twitter).

Las cosas últimamente no son mucho más alentadoras: muy pronto comenzará a mostrar publicidad en forma de fotos/vídeos que verás entremezcladas con lo que tu y tus amigos compartís.

A todo lo anterior se une la actualización publicada el jueves pasado en la que, unilateralmente, se ha eliminado la opción que permitía que los vídeos no se reprodujeran automáticamente en el timeline si el usuario así lo decidía.

Esta actualización contiene "sorpresa"

Esta actualización tiene “sorpresa”

Bajo un escueto”soluciona errores y mejora el rendimiento”, la red social le ha metido un gol a todos sus usuarios que ahora tendrán que tragarse los vídeos de todos aquellos que siguen les guste o no. Todo un paso preparatorio para la publicidad, en forma de vídeos, que se avecina para 2014 porque…¿a qué anunciante le gusta que el anuncio por el que ha pagado a Instagram no llegue a su destinatario?

No todo son malas noticias, han tenido la “amabilidad” de permitir a los usuarios limitar la reproducción automática de los vídeos a esos momentos en los que estén usando una red WiFi para conectarse a Internet. Algo que ayudará a ahorrar algunos preciados megas del plan de datos del usuario aunque, ojo, tendrá que ser éste quien active dicha opción porque la aplicación, por defecto, viene configurada para que los vídeos se reproduzcan automáticamente siempre que el usuario se encuentre conectado a la Red, ya sea mediante WiFi o no.

En fin, seguramente no tenemos derecho a quejarnos dado que se trata de un servicio gratuito por el que Facebook pagó un auténtico dineral y, como es lógico, sus accionistas desean recuperar la inversión realizada pero, estaréis de acuerdo conmigo, las cosas pueden hacerse de otra manera.

(Pablo)

Vídeo en Instagram

Hace unas horas, Facebook ha anunciado que la nueva versión de Instagram  incorpora la posibilidad de capturar vídeos de hasta quince segundos de duración.

Facebook, que compró Instagram el año pasado, reacciona así frente a Twitter que hace meses lanzó Vine, una aplicación que permite capturar vídeos de hasta seis segundos de duración y que se ha puesto de moda en poco tiempo.

Las ventajas de Instagram frente a Vine, además de la duración de los videos y que éstos no se reproducen de nuevo cuando llegan al final, son la estabilización de imagen, trece filtros, posibilidad de borrar o elegir la carátula del vídeo de los fotogramas capturados, opciones que permiten compartir el vídeo ya editado (algo que todavía no permite el producto lanzado por Twitter).

Para aquellos entusiastas del video, recordaros que es una función que consume rápidamente la batería de vuestro terminal ya sea a la hora de grabarlo como de reproducirlo. Además, dado que los videos se reproducen vía streaming, mucho cuidado con mermar vuestros planes de datos.

Descarga Instagram (Android / iOS)

(Pablo)

Google cierra Reader

La semana pasada, Google realizaba lo que ellos llaman “limpieza primaveral” o, lo que es lo mismo, anunciaban el cierre de una serie de servicios entre los que se encontraba Reader.

Para los que no sepan su función, se trata de un agregador (almacén) de feeds RSS.

¿Cómo?

Creo que, explicando para que lo uso, se entenderá mejor: digamos que sigo toda una serie de blogs de temáticas variadas (tecnología, fotografía, etc.) y que no quiero estar visitando la página web de cada blog para leer sus novedades sino que quiero que las últimas entradas/artículos de cada uno de ellos aparezcan en un único sitio web, en este caso, Google Reader.

Una vez que las últimas novedades de cada blog están en el mismo sitio, puedo acceder a éste desde mi smartphone, tableta, portátil…

Google Reader, además, nos permitía señalar artículos como “favoritos” para, en el futuro, poder acceder a ellos en caso de necesidad.

Con el cierre de este servicio (Google aduce poco uso y, por lo tanto, poca rentabilidad) todos los que usábamos tenemos un serio problema: hay que buscar otro servicio que lo sustituya (ya os avanzo que no existe uno igual de potente que Reader).

20130319-074847.jpg

Tras esta “puñalada” de Google lo preocupante debería ser preguntarnos que sucedería si Google decide cerrar otros servicios tan populares como Gmail (correo electrónico) o Picasa (organizador/editor de archivos gráficos) aduciendo poca rentabilidad o cualquier otro motivo que les apetezca (después de todo, el servicio les pertenece).

Si utilizáis habitualmente una dirección de correo electrónico @gmail.com imaginaos la cantidad de correo que dejaríais de recibir de vuestros familiares, amigos, empresas… y las consecuencias que se derivarían de ello.

En fin, Lo anterior debería hacernos reflexionar acerca de la dependencia que hemos llegado a tener de servicios como Gmail, Hotmail/Outlook, Facebook/Instagram (donde mucha gente almacena sus fotografías), etc.

(Pablo)

La importancia del 1.0

Llevaba tiempo queriendo hablar de un fenómeno que, por desgracia, cada vez observo más en el día a día: la creciente dependencia del ser humano de todos aquellos dispositivos (móviles, ordenadores o tabletas) que le permiten conectarse al “mundo 2.0”, ese que sólo existe gracias a redes de telecomunicaciones.

Lo anterior supone la búsqueda de una constante conexión persona/Red que desemboca en situaciones tan absurdas como ver a una pareja cenando y cada uno manipulando su teléfono móvil (contestando correos electrónicos, enviando WhatsApp, etc.) sin prestarse la mínima atención el uno al otro ó, por poner otro ejemplo, un grupo de amigos de celebración y la ocasión termina convirtiéndose en un auténtico muestrario de fotos/vídeos graciosos, aplicaciones que hacen esto o lo otro…

¿Estás “enganchado” al mundo 2.0?

Seguramente todos lo estamos en mayor o menor medida. Sin embargo, hay casos en los que uno debería empezar a preocuparse:

  • Personas que proyectan en la Red (mundo 2.0) un yo distinto al real (mundo 1.0): reconozcámoslo, al ser humano le gusta aparentar, en mayor o menor medida, una imagen y/o vida distinta a la que le ha tocado vivir y que mejor lugar para hacerlo que en ese mundo virtual donde nadie le ve.
    Lo anterior, en casos extremos, puede llevar a que la persona pierda la noción de la que es su vida real, no siendo capaz de diferenciar entre su yo físico y su yo virtual y, en algunos casos, le lleva a intentar proyectar su yo virtual en la vida real pero no termina funcionando: los que le conocen saben que se trata de una mera pose.
  • Preocupación desmedida por actualizar tu estado en las redes sociales: hazte a la idea, a la mayoría de tus “amigos” de Facebook les importa un comino lo que publiques en tu muro. Aprovechan sus escasos ratos libres para cotillear un poco, subir fotos de comida/mascotas, perder el tiempo con cualquier juego estúpido… Se la “trae al pairo” tus canciones favoritas, esas fotos/vídeos/noticias que subes o si te encuentras deprimido o no.

  • Esfuerzos en pos de aumentar tu número de seguidores (Twitter/Instagram): ¿te has parado a pensar cuantos de tus seguidores pueden ser meras cuentas manejadas por un ordenador o usuarios que ya ni siquiera usan esa red social?, ¿cuanto de tus seguidores interactúan contigo?, ¿qué aporta esa cifra a tu vida? El número de seguidores no debería preocuparte, lo importante es lo que tengas que compartir con ellos y con el resto de usuarios.

  • Alejamiento de lo real para vivir lo virtual: gente que deja de llevar una vida normal para pasar más horas conectado a la Red (enganchado a ese dichoso juego, chateando en una red social, etc.). No te equivoques, el mundo no se acaba hoy, así que deja de actualizar constantemente tu timeline, refrescar la aplicación de Facebook o chequear tu correo electrónico.

En general, el ser humano se está olvidando de interactuar con el resto de las personas que le rodean sin la ayuda de un “dispositivo conectado”. Ya no se levanta el teléfono y se relata, de viva voz, como te ha ido el día, tus sentimientos, tus frustraciones… Ahora todo lo anterior (y más) se “publica”. ¿Acaso os parece normal no poder expresar, de tu a tu, tus sentimientos a una persona?

Muchas veces, algo tan habitual (antaño) como ver la cara o escuchar la voz de una persona es suficiente para discernir como se encuentra o como le ha ido en el trabajo algo que, ni siete mensajes en una red social, son capaces de expresar.

Dicho lo anterior…prueba lo siguiente: apaga tu móvil, tableta u ordenador o, si has de dejarlo encendido, llévalo a otra habitación. Ahora respira lentamente… ¿lo ves? La vida continúa sin que ese aparato se encuentre “pegado” a ti. Intenta re-descubrir esos pequeños placeres, seguramente olvidados, que nada tienen que ver con el mundo 2.0 y que tanto te llenaban.

Si no eres capaz de hacer lo anterior, entonces tienes un problema…

(Pablo)

Haz un backup de tus fotos en Instagram

Ya sea porque no estés de acuerdo con los futuros cambios en el servicio o porque la única copia que conserves de tus fotos subidas a Instagram esté en tu dispositivo móvil (y puedas perderlo, borrarlo…), tener una copia de seguridad en tu ordenador nunca es mala idea.

Para poder realizar el backup vamos a utilizar el servicio gratuito Instaport.

Aspecto general de Instaport

Aspecto general del servicio

Instrucciones

  1. Accede a Instaport desde tu ordenador.
  2. Clic en “Sign in with Instagram” (= Accede a Instagram)
  3. Introduce tu nombre de usuario y contraseña de Instagram.
  4. Ahora verás que, en el apartado “Choose export service”, aparece seleccionada la opción “descargar en formato .zip”. Esto significa que Instaport accederá a los servidores de Instagram y descargará todas tus fotos en un archivo comprimido en el popular formato ZIP.
  5. En “Advanced options” puedes seleccionar si quieres descargar todas tus fotografías (la opción más usual), las subidas hace X días, las subidas entre una fecha u otra, etc.
  6. Clic en “Start export” (Comenzar a exportar).
  7. Terminado el proceso, Instaport mostrará dos vínculos desde los que podrás descargar el archivo que contiene las fotos.
  8. Una vez descargado, basta con hacer doble clic en el archivo descargado y podrás acceder a todas ellas.

(Pablo)

Facebook e Instagram…¿de capa caída?

Quiza sea sólo yo pero, desde finales de 2012 ,tengo la impresión de que, tanto Facebook como Instagram, empiezan a perder popularidad entre los internautas.

Respecto a Facebook, cada vez veo menos comentarios, fotos, enlaces, noticias, etc. subidos/publicados en esta red social. En mi caso, y tampoco es que sea el prototipo de usuario típico de esta red social, mi uso se limita a subir fotografías capturadas/editadas desde mi teléfono móvil (lo se, existe Instagram, pero como leeréis más adelante mi afecto por dicho servicio ha caído en picado).

Desconozco si este descenso de popularidad se debe al hastío de los usuarios por sus frecuentes cambios en las condiciones del servicio, la falta de novedades o una más que patente búsqueda de beneficios para sus inversores (promoción, previo pago, de comentarios, publicidad más visible para el usuario…).

¿Se acabó el amor?

¿Se acabó el amor?

Tampoco se libra de la quema Instagram: lo que comenzó siendo una red social de fotografía móvil de calidad, se ha convertido en un almacén de fotos (vulgares) donde abundan las mascotas y la comida. Tampoco ha ayudado el reciente lío que se ha organizado por el intento del servicio de emplear las fotos de sus usuarios para generar beneficios (ya sabéis, el fin justifica los medios).

Parece que se ha llegado a un punto donde Mark Zuckerberg (CEO y cofundador de Facebook) y sus asesores deben decidir hacía donde encaminar estos dos productos: búsqueda de beneficios o intentar dar respuesta a las necesidades de sus usuarios y, todo ello, con mucho tacto para que el asunto no se les vaya de las manos.

Este año que comienza debería despejar bastantes incógnitas al respecto…

(Pablo)