Archivo de la etiqueta: laptop

El ascenso del Chromebook

Empecemos por lo básico, ¿qué es un Chromebook?

Se trata de un portátil con un sistema operativo basado en la web. Es decir, una vez encendido, la pantalla mostrará un navegador web y es éste el único espacio de trabajo donde el usuario puede desenvolverse.

Lo anterior, supone que el tiempo de arranque del portátil puede llegar a ser de tan sólo 8 segundos dado que no hay que cargar todo un complejo sistema operativo tipo Windows sino un navegador web, conexión a la red y unos pocos controladores.

Al mismo tiempo, sin conexión a Internet el portátil pierde gran parte de funcionalidad. Para evitarlo, hay modelos que incorporan conexión 3G/4G y aplicaciones que permiten trabajar offline y, una vez recuperan la conexión, sincronizar el trabajo en la nube.

Algunos Chromebook vienen con un disco duro bastante pequeño (16 GBs) que hace difícil que el usuario pueda guardar sus documentos o imágenes/vídeos en el equipo por lo que éstos tienen que acostumbrarse a trabajar en la nube, almacenando sus archivos en servicios como Google Drive, Dropbox ó SkyDrive.

¿Qué sucede con las aplicaciones?

Google, como impulsora de estos dispositivos, se encarga de aportar toda una serie de aplicaciones web que permitan al usuario llevar a cabo tareas de ofimática (Google Docs), gestión del correo electrónico (Gmail), compra de música/vídeos (Play Music), chat/videoconferencia (Hangouts), ocio (YouTube), etc.

En el campo de las redes sociales tampoco hay grandes problemas: Facebook, Twitter o Linkedin, por citar algunos ejemplos, cuentan con páginas web.

Sin embargo, dado que las únicas “aplicaciones” que se ejecutan lo hacen dentro del navegador, estos dispositivos dejan de lado otras, como Adobe Photoshop, que no pueden ejecutarse vía web.

Chromebook diseñado por Samsung

Chromebook diseñado por Samsung

Explicado todo lo anterior, el lector se preguntará… ¿el Chromebook no es una especie de netbook basado en la web?

Efectivamente, se trata de un portátil low cost que, a diferencia de los netbook, basan su funcionamiento en disfrutar de una (buena) conexión a Internet.

Tras un comienzo renqueante, y retomando el título de esta entrada, las pasadas Navidades han encumbrado al Chromebook, por lo menos en EEUU, donde la primera (Samsung) y tercera (Asus) posición de portátiles más vendidos por Amazon está ocupada por portátiles de este tipo.

Tal y como sucedió con los netbook, su apetecible precio (menos de 200€ aunque también hay modelos más caros dotados de mejor pantalla, más potencia y un disco duro tradicional) los convierten en un dispositivo muy goloso para el usuario que, muchas veces, desconocen que sin una conexión a Internet el portátil se vuelve prácticamente inservible.

¿Desaparecerán como los netbook?

Sólo el tiempo nos los dirá…

Anuncios

Revisando tu conexión a Internet

Como sabéis, las ofertas de ADSL indican “hasta XX megas” o, lo que es lo mismo, los operadores no son capaces de ofrecerte el máximo de la velocidad contratada.

¿Por qué?

La razón es que la tecnología ADSL no es capaz de mantener una velocidad constante porque depende, entre otros factores, de la distancia a la que te encuentres del nodo que te ofrece conexión a Internet, calidad del cableado de tu edificio, etc.

En la mayoría de las ocasiones, cuando contratamos un servicio de ADSL nos limitamos a instalar (o que nos instalen) el módem/router con los parámetros convencionales. ¿Para qué complicarme la vida si todo funciona correctamente?

Si bien lo anterior es cierto, que tu conexión a Internet funcione correctamente no significa que lo haga eficientemente.

Por ejemplo, disfrutarás del máximo de velocidad que tu operador es capaz de ofrecer en tu domicilio si conectas directamente el ordenador a tu módem/router a través de un cable de red Ethernet (cable RJ45). 

¿Qué ocurre si tengo un portátil, smartphone o tablet?

La solución para estos dispositivos es usar la red WiFi que ofrece tu módem/router. Sin embargo, ya debemos partir de la idea de que estamos perdiendo velocidad porque se trata de una conexión inalámbrica que se ve afectada por factores tales como el grosor de las paredes, distancia entre tu dispositivo y el módem/router (a mayor distancia menor velocidad) y existencia de otros aparatos que generen un campo electromagnético que incide en tu red WiFi (televisores, microondas, etc.).

A todo esto, hay que unir la existencia de otras redes WiFi en tu entorno (las de tus vecinos, organismos oficiales, gratuitas, etc.) que, aunque no lo creas, influyen en la tuya.

¿Cómo?

Los módem/router disponen de una serie de canales por lo que poder emitir la señal  WiFi, es decir, pongamos que tu router te permite elegir entre los canales 2,4,6,8,10,12 y 14. Ahora, imaginemos que todos los routers del edificio tienen asignado el canal 2 para emitir la señal WiFi. El resultado serían interferencias entre redes que supondrán caídas de tu conexión y, sobre todo, menor velocidad.

Para evitar lo anterior, es conveniente “estudiar” que canales están ocupados mediante el uso de software tipo NetStumbler (Windows) ó iStumbler (Mac) y configurar tu módem/router para que emita por algún canal que se encuentre libre o “poco poblado”.

Ya que estás pagando, optimiza tu conexión

¿Me explicas como configurar el canal en mi módem/router?

Dada la variedad de fabricantes es imposible explicar un modo único para configurar cada dispositivo, pero hay varias páginas en Internet que os ayudarán con vuestro modelo exacto (ADSL Zone / ADSL Ayuda).

Eso sí, hacedlo por vuestra propia cuenta y riesgo porque, aunque variar el canal emisor no debe suponer quedarse sin conexión a Internet, modificar otros parámetros de vuestro módem/router bien podrían hacerlo.

(Pablo)

Siete días de vida digital

Durante un semana viviré en una habitación de 5×5 metros sin salir ni hablar con nadie. Llevaré los objetos necesarios para experimentar la vida digital. Tendré agua pero dependeré de la caridad de la gente para alimentarme…

Son palabras de la artista australiana Eugenia Lim que ha decidido experimentar, durante una semana,  la denominada “vida digital” encerrada en una habitación (diseñada para esta experiencia) en la galería West Space de Melbourne (Australia).

Esta “actuación en vivo”, denominada Stay Home Sakoku: el proyecto Hikikomori, trata de explorar el fenómeno japonés del hikikomori, una especie de retiro o aislamiento voluntario de la vida cotidiana encerrándote en un cuarto sin más contacto que el virtual.

La experiencia, que finalizará el día 29, puede seguirse vía Internet, en directo, gracias a tres cámaras web instaladas dentro de la habitación en la que se encuentra Lim. Además, se puede chatear (en inglés) con la artista (doy fe de que es posible), seguir las cuentas de Twitter/Facebook (con pocos seguidores, ¿le han dado poca publicidad?) o el blog que mantiene Lim durante esta semana.

Aunque la experiencia me parece curiosa (y por mucho que me guste la tecnología), creo que se me haría muy complicado pasar una semana encerrado con un portátil, navegando por Internet, viendo vídeos, leyendo, chateando, escribiendo para el blog, etc.


¿Qué os parece?

(Pablo)