Archivo de la etiqueta: Mac

Eyefi Mobi WiFi SD

Si tienes una cámara de fotos digital, seguro que conoces perfectamente todo el proceso que se inicia una vez tomadas las fotografías: extraer la tarjeta de memoria de la cámara y transferir las imágenes a tu ordenador (o dispositivo móvil) para editar, compartir, imprimir o simplemente almacenar tu trabajo.

La tarjeta SD Eyefi Mobi viene a simplificar este proceso dado que integra un procesador ARM y conectividad WiFi lo que le permiten transferir, automáticamente, las fotografías a tu ordenador, tableta, móvil, etc.

Su precio es más elevado que una tarjeta SD normal

Su precio es más elevado que el de una tarjeta SD normal

Lo anterior significa que, si tu ordenador (PC/Mac) o dispositivo móvil (Android, iOS o Kindle), se encuentra cerca de ti y los conectas a la red WiFi que crea la tarjeta (ésta viene a funcionar como un hotspot) podrás ver las fotos según las tomas lo cual permite apreciar la calidad de la imagen mucho mejor que utilizando la (pequeña) pantalla LCD de tu cámara.

La tarjeta SD, fabricada por Samsung para Eyefi, es de clase 10 (alta velocidad de transferencia) y puedes elegir entre distintas capacidades de almacenamiento (8, 16 y 32 GBs).

Revisando tu conexión a Internet

Como sabéis, las ofertas de ADSL indican “hasta XX megas” o, lo que es lo mismo, los operadores no son capaces de ofrecerte el máximo de la velocidad contratada.

¿Por qué?

La razón es que la tecnología ADSL no es capaz de mantener una velocidad constante porque depende, entre otros factores, de la distancia a la que te encuentres del nodo que te ofrece conexión a Internet, calidad del cableado de tu edificio, etc.

En la mayoría de las ocasiones, cuando contratamos un servicio de ADSL nos limitamos a instalar (o que nos instalen) el módem/router con los parámetros convencionales. ¿Para qué complicarme la vida si todo funciona correctamente?

Si bien lo anterior es cierto, que tu conexión a Internet funcione correctamente no significa que lo haga eficientemente.

Por ejemplo, disfrutarás del máximo de velocidad que tu operador es capaz de ofrecer en tu domicilio si conectas directamente el ordenador a tu módem/router a través de un cable de red Ethernet (cable RJ45). 

¿Qué ocurre si tengo un portátil, smartphone o tablet?

La solución para estos dispositivos es usar la red WiFi que ofrece tu módem/router. Sin embargo, ya debemos partir de la idea de que estamos perdiendo velocidad porque se trata de una conexión inalámbrica que se ve afectada por factores tales como el grosor de las paredes, distancia entre tu dispositivo y el módem/router (a mayor distancia menor velocidad) y existencia de otros aparatos que generen un campo electromagnético que incide en tu red WiFi (televisores, microondas, etc.).

A todo esto, hay que unir la existencia de otras redes WiFi en tu entorno (las de tus vecinos, organismos oficiales, gratuitas, etc.) que, aunque no lo creas, influyen en la tuya.

¿Cómo?

Los módem/router disponen de una serie de canales por lo que poder emitir la señal  WiFi, es decir, pongamos que tu router te permite elegir entre los canales 2,4,6,8,10,12 y 14. Ahora, imaginemos que todos los routers del edificio tienen asignado el canal 2 para emitir la señal WiFi. El resultado serían interferencias entre redes que supondrán caídas de tu conexión y, sobre todo, menor velocidad.

Para evitar lo anterior, es conveniente “estudiar” que canales están ocupados mediante el uso de software tipo NetStumbler (Windows) ó iStumbler (Mac) y configurar tu módem/router para que emita por algún canal que se encuentre libre o “poco poblado”.

Ya que estás pagando, optimiza tu conexión

¿Me explicas como configurar el canal en mi módem/router?

Dada la variedad de fabricantes es imposible explicar un modo único para configurar cada dispositivo, pero hay varias páginas en Internet que os ayudarán con vuestro modelo exacto (ADSL Zone / ADSL Ayuda).

Eso sí, hacedlo por vuestra propia cuenta y riesgo porque, aunque variar el canal emisor no debe suponer quedarse sin conexión a Internet, modificar otros parámetros de vuestro módem/router bien podrían hacerlo.

(Pablo)

En tu escritorio

Es habitual encontrar escritorios llenos de iconos, ya no sólo de accesos directos a las aplicaciones instaladas sino iconos de archivos de instalación, canciones, fotos y toda una serie de archivos descargados de Internet.

Dejémoslo claro, para mí el escritorio cumple una doble función: mostrar un fondo de escritorio vistoso y permitir al usuario tener a mano las aplicaciones que más usa.

¿Qué problema tienes con un escritorio repleto de iconos?

¿Problema? Ninguno, allá tú que para eso es tu ordenador, pero…

  1. Todos esos iconos ocultan el fondo de escritorio.
  2. Los que programaron el sistema operativo que estás usando, crearon todo un sistema de carpetas (Documentos, Descargas, Imágenes…) para algo.
  3. Párate a pensar, ¿de verdad usas habitualmente todas esas aplicaciones?

Hace años, cuando la memoria RAM instalada en los ordenadores era escasa, tener muchos iconos en el escritorio podía suponer una merma en el rendimiento del equipo.  Hoy en día, los nuevos equipos ya cuentan con 4 GBs (o más) de memoria y esa colección de iconos en el escritorio ha dejado de suponer un problema (aunque, aún así, debes saber que tu ordenador los refresca cada vez que muestra el escritorio).

¿De verdad usas todas esas aplicaciones a diario?

Sin embargo, ese “batiburrillo iconil” denota cierto desorden y despreocupación por parte del usuario: ¿qué pinta el programa de instalación de Google Chrome al lado de las fotos de tu último ligue en Ibiza?, ¿no eres capaz de encontrar un documento que te pide tu jefe? Repito, por si no lo sabes o lo has olvidado, en tu ordenador existen una serie de carpetas (Documentos, Descargas, Videos…) para que mantengas todo tu contenido ordenado, ¿por qué te obcecas en tenerlo todo “a mano” en el escritorio? 

En el caso de Windows, los accesos directos a los programas que más usas puedes colocarlos en la barra inferior (en la denominada “barra de inicio rápido”). Si usas un Mac, puedes usar Launchpad ó Spotlight para ejecutar aplicaciones rápidamente.

Con un poco de reflexión y siendo práctico puedes encontrarte que, todo lo anterior, te conduce a tener un escritorio vacío. ¿Alguna vez lo has probado?

No hace falta ser un amante del minimalismo para tener un escritorio diáfano y, ya de paso, que te permita disfrutar de ese bonito fondo. No te quitará mucho tiempo encender el ordenador y echar una ojeada con calma revisando cada icono porque, casi seguro, habrá iconos que no sepas a donde conducen si haces doble clic sobre ellos o que ni siquiera recuerdes cuando o porqué los instalaste.

Si, aún así, necesitas que algunos iconos se muestren en tu escritorio, intenta que la disposición de los mismos sea coherente. Prueba a agrupar programas por categoría (fotografía, Internet, ofimática, etc.) y colocarlos en distintos puntos del escritorio (típicamente, en las esquinas de la pantalla).

Disfrutando de San Francisco o, lo que es lo mismo, vista de mi escritorio actual.

No es que el escritorio sea un espejo que nos muestre como es un usuario pero, una buena organización, puede suponer un aumento en su productividad y, al mismo tiempo, ofrecer una imagen seria y ordenada.

(Pablo)

Digitals

El siguiente vídeo de Chris Crutchfield debería hacernos reflexionar un poco acerca de en que estamos convirtiendo nuestras vidas.


(Pablo)

Apple…¿reinventando la educación?

Ese parece el objetivo de Apple tras su presentación del pasado jueves 19 en el museo Guggenheim de Nueva York.

La compañía de Cupertino presentó, entre otras novedades, iBooks Textbooks o, lo que es lo mismo, libros de texto que se muestran, en todo su esplendor, en un iPad.

El estudiante ya no tendrá que cargar con una mochila repleta de libros de texto en mejor o peor estado, heredados de su herman@, etc. Apple propone usar un iPad (600 gramos) que contendrá todos los libros de texto que necesites accediendo a la iBooks Store y comprándolo con un simple clic. 

Imaginad una nueva generación de libros de texto donde el estudiante encontrará fotografías, presentaciones, vídeos, modelos 3D, widgets animados… toda una serie de contenidos que los libros de papel actuales no son capaces de mostrar hoy en día. Además, los contenidos se actualizarán, como cualquier otra app, sin necesidad de comprar ningún otro libro.

Estos nuevos libros de texto también permitirán hacer búsquedas de contenido, acceder a un glosario, subrayar, tomar notas, crear tarjetas de aprendizaje, etc.

El precio de cada libro será, como máximo, de 15€ pudiendo, cada centro educativo, subvencionar parte del coste a través de códigos de descuento. Por ahora, solamente disponible en Estados Unidos pero, como suele suceder, se irá extendiendo poco a poco a nivel mundial.

Estaréis de acuerdo en que la propuesta de Apple, en cuanto a contenido y precio, es muy atractiva pero se encuentra con un problema ya de entrada: el precio de un iPad. El modelo más barato que se comercializa de este dispositivo (WiFi/16 GBs) es de 479€ y se trata de una inversión importante para cualquier persona. A ello se le une que es un dispositivo frágil (a pesar de su pantalla de Gorilla Glass) y codiciado así que su rotura ó robo suponen privar al estudiante de su herramienta básica de estudio.

Cualquier persona puede crear un libro de texto usando iBooks Author, un programa gratuito disponible, por ahora, únicamente para Mac (después de todo, Apple tiene que ganar dinero) cuya seña de identidad es la facilidad (propia de los productos de Apple) para crear estos nuevos libros de texto.

La compañía norteamericana también presentó una nueva aplicación para iPhone/iPad/iPod Touch: iTunes U.

Para todos aquellos que desconozcan que es iTunes U, se trata de una sección dentro de la iTunes Store donde, distintas universidades a nivel mundial, ponen a disposición de cualquier interesado cursos gratuitos sobre los temas más diversos. Los cursos pueden consistir en audio, video, etc.

Ahora Apple ha creado una aplicación específica para acceder a este tipo de cursos y además, combinando esta aplicación con iBooks Textbooks y iBooks Author, cualquier profesor puede poner a disposición de sus alumnos todo tipo de material didáctico. Imaginad un profesor que crea su propia lección (usando iBooks Author) enlazando a otros iBooks Textbooks, introduciendo tests al final de cada capítulo, glosario, vídeos, deberes, horarios de tutoría, etc.

En fin, veremos si Apple consigue imponer visión de la educación y, aunque no lo consiga o lo haga parcialmente, seguro que de las ideas propuestas surge toda una nueva generación de herramientas de estudio que posibilite facilitar al estudiante una mayor asimilación de los contenidos y, gracias a ello, un menor grado de fracaso escolar.

(Pablo)

NOTA: Aquellos interesados en ver la presentación en su totalidad, está disponible aquí (en inglés).

Comparte la conexión a Internet de tu iPhone con tu ordenador

Seguro que más de una vez te has encontrado con la necesidad de acceder a Internet desde tu ordenador y, por el motivo que sea, éste no tenía conexión a la Red (el ADSL se ha caído, usas tu portátil fuera de casa y no hay red WiFi gratis, etc.).

Sin embargo, si posees un iPhone con un plan de datos contratado y, claro está, tienes cobertura…puedes compartir la conexión a Internet de tu móvil con tu ordenador.

Requisitos técnicos

  • Sistema operativo
    • PC: Windows XP Service Pack 3 o posterior
    • Mac: Mac OS X 10.5.8 (o posterior).
  • iTunes 9.2 o posterior instalado
  • Cable USB de tu iPhone: aunque también se puede compartir la conexión vía WiFi y Bluetooth, en esta entrada veremos el método más sencillo: vía cable USB.

¿Cómo configuro mi equipo para compartir la conexión con mi iPhone?

  1. Enchufa el iPhone a tu ordenador vía cable USB.
  2. En tu iPhone: Ajustes – General – Red – Compartir Internet – Activa Compartir Internet. Tu ordenador detectará tu iPhone como un nuevo módem e instalará los drivers para que éste funcione como tal.
  3. Si estás usando Windows: desde el Panel de Control deberás seleccionar la conexión de red que utiliza tu iPhone como módem.
  4. Si usas un Mac: accede a Preferencias del sistema – Red, debes seleccionar una nueva conexión denominada “iPhone USB”.

Ya hayas seguido el paso 3 ó 4, no tendrás que configurar nada más y deberías poder navegar por Internet sin problemas.

Apostando por la movilidad

Ten en cuenta que el consumo de datos de un ordenador es superior al de tu iPhone y, seguramente, no querrás agotar tu plan de datos antes de tiempo. Deberías compartir la conexión a Internet de tu smartphone sólo en casos de extrema urgencia.

¿Dudas?, ¿problemas?

Déjanos un comentario (ver más abajo) o envíanos un correo electrónico y trataremos de ayudarte.

(Pablo)

La memoria RAM

Una de las maldiciones de tener cierta “afinidad” con los ordenadores desde los seis años es que la gente me pregunta, a menudo, que ordenador comprar.

Muchas veces me encuentro con que esas personas confunden la memoria RAM con la memoria/capacidad de almacenamiento del disco duro.

Mientras que el disco duro almacena permanentemente el software (programas informáticos), música, películas, fotos, etc., la memoria RAM es el espacio en el que, cada vez que ejecutamos un programa, se carga parte de dicho programa para que el acceso al mismo sea lo más rápido posible. Además, cuando salimos del programa o apagamos el ordenador, la memoria RAM se vacía mientras que los datos (el software) permanece en nuestro disco duro.

Veamos un ejemplo, tienes un portátil/sobremesa dotado de 4 GBs de memoria RAM y 500 GBs de disco duro. Puedes almacenar información en el disco duro hasta esos 500 GBs (o el espacio de que dispongas en la actualidad) pero únicamente puedes ejecutar procesos (ej. ejecutar Word, Outlook, Photoshop, etc.) ver películas, oir música, etc., hasta que llenes la memoria RAM. A partir de ese momento, notarás una merma en el rendimiento de tu ordenador.

¿Por qué?

La memoria RAM proporciona unas velocidades de lectura/escritura muy superiores a las de los discos duros tradicionales. Ello facilita la labor del procesador y otros componentes de tu ordenador para acceder a los datos de una manera rápida y sencilla.

La memoria RAM, además, permite la escritura en cualquier posición de la misma mientras que en los discos duros, debido a la fragmentación que se produce durante la copia/borrado de datos, no es así. 

Lo anterior supone, además de la diferencia a favor de la RAM en velocidades de lectura/escritura, que el acceso a los datos del disco duro sea más lento y más “desordenado” (muchas veces el cabezal tendrá que leer datos del espacio final, inicial, etc. del disco ralentizando el funcionamiento del ordenador).

¿Qué sucede cuando la memoria RAM se llena?

El ordenador tendrá que acudir a buscar la información en el disco duro (como hemos dicho de acceso más lento) lo que supone un rendimiento bastante más lento del equipo que se traducirá en “cuelgues”, posibles errores en la ejecución del programa, etc.

Tengo pensado comprar un ordenador, ¿qué cantidad mínima de RAM me recomiendas?

En la actualidad, casi todos los equipos del mercado vienen equipados con 4 GBs de RAM que es suficiente, por ahora, para ejecutar los programas y juegos actuales.

Sin embargo, cualquier cantidad por encima de esos 4 GBs será siempre bienvenida traduciéndose en un mejor rendimiento del equipo y un alargamiento de la vida útil del mismo.

(Pablo)