Archivo de la etiqueta: operador

El misterioso caso del iPhone menguante

El pasado 26 de septiembre salían a la venta en España los nuevos teléfonos móviles de Apple: el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus. Creedme si os digo que he tenido que esperar más de un mes para ver uno por la calle.

Lo anterior no me extraña, conozco mucha gente interesada que todavía no ha podido hacerse con uno. Tampoco el que os escribe se ha librado de ello, terminaba permanencia con mi operador y ni en su flagship store madrileña disponían de terminales. Peor aún, habían decidido no utilizar un sistema de reservas y la única solución que ofrecían a sus clientes era pasarse todos los días por la tienda y ver si había suerte…

Debió ser mi cara de incredulidad pero la persona que me atendía optó por ofrecerme otra alternativa: acudir a una Apple Store (aludiendo que tendrían stock de terminales) e intentar hacerme con uno. Sobra decir que deseché la idea dado que el resultado iba a ser el mismo: los nuevos teléfonos móviles de Apple escasean.

Míralo bien porque tardarás en verlo a menudo

Míralo bien porque tardarás en verlo a menudo

He usado tres modelos distintos de iPhone y nunca me había encontrado con esta situación de escasa, por no decir nula, disponibilidad tanto por parte de los operadores como del propio fabricante. Más aún cuando para el consumidor medio, que no sigue la actualidad tecnológica, las novedades de este terminal se limitan, básicamente, a un rediseño e incorporación de pantallas de mayor tamaño (4,7 y 5,5 pulgadas) unido al típico aumento de potencia del procesador que acompaña a cada nueva generación.

Esta situación no sólo afecta a España, desde Reino Unido me llegan las mismas noticias: imposibilidad de hacerse con un terminal dado que no hay disponibilidad.

Desconozco si Apple será capaz de hacer frente a esta inusitada demanda pero, si hacemos caso a lo dicho en su última presentación de resultados económicos, parece que no será así ni para la campaña navideña.

Algunos aludirán a que se trata de una maniobra publicitaria por parte de Apple pero, en mi opinión, la compañía de California se ha quedado corta en sus predicciones de venta y, aunque sigue lanzando sus nuevos terminales en nuevos países, su distribución a nivel mundial (115 países en 2014) parece habérsele atragantado.

¿Mi recomendación?

Si tu operador elegido es Vodafone, Orange o Yoigo, prueba suerte intentando reservar uno (cuando tu suerte y la disponibilidad así lo permitan) usando el sistema de reservas disponible para todas las Apple Store españolas.

Se de alguno que ha tenido suerte 😉

¿Un Wi-Fi más amigable?

Estoy seguro que a más de uno os parecerá un auténtico incordio tener que estar introduciendo, en vuestro teléfono móvil, un nombre de usuario y contraseña cada vez que queréis conectar a una nueva red Wi-Fi.

Parece que, en 2014, las operadoras comenzarán a instalar nuevos puntos Wi-Fi en un intento de descargar sus saturadas redes de datos permitiendo al usuario estar siempre conectado, saltando de red de datos a redes Wi-Fi cuando sea necesario, sin tener que buscar una red y teclear usuario/contraseña.

Wi-Fi HotspotLo anterior permitirá mejorar la cobertura de las redes de datos, en especial dentro de edificios (donde tienen problemas para penetrar debido al grosor de los muros) además de permitir la utilización de redes Wi-Fi pertenecientes a operadores distintos al del usuario, lo que ayudará a compartir el coste de todo el despliegue Wi-Fi que se avecina.

Al mismo tiempo, no sólo los operadores están interesados en potenciar el uso de redes Wi-Fi sino que, desde el punto de vista publicitario, habrá empresas que decidan ofrecer el servicio y enviar ofertas al terminal del usuario cuando éste entre en su establecimiento.

Como veis, los intentos por mantener al usuario “conectado” se redoblan con esta iniciativa que, no nos engañemos, permitirá conocer más datos acerca de sus hábitos de navegación, aplicaciones utilizadas, establecimientos visitados, etc.

(Pablo)

Hackeando el Galaxy S

Pongámonos en antecedentes: el terminal procedía del operador canadiense Rogers y había sido desbloqueado en origen para su uso con otros operadores a nivel mundial. Eso es lo que parecía porque, tras unos cuantos meses de uso, se bloqueó y empezó a pedir el PIN de la red o, lo que es lo mismo, un auténtico problema para su propietario dado que estaba pagando un plan de datos/voz que no podía disfrutar en un móvil inservible.

El terminal terminó en mis manos y, tras acudir a lo obvio (solicitar un código de desbloqueo, vinculado a su IMEI, a través de Internet) y fallar, sólo quedaba meterse a fondo en las tripas del móvil.

Partamos de que todo teléfono móvil es, en realidad, un pequeño ordenador de bolsillo que ejecuta un sistema operativo dotado de una interfaz gráfica (lo que ves y “tocas” en un smartphone).

En el caso de Android, el sistema operativo de Google es más abierto que, por ejemplo, iOS (el sistema operativo de los móviles y tabletas de Apple). Es decir, Android nos permite “meter mano” en el sistema operativo lo que permite, por ejemplo, la existencia de versiones modificadas (llamadas ROM) del sistema operativo Android.

DESBLOQUEO DEL TERMINAL / ACTUALIZACIÓN DEL SISTEMA OPERATIVO

Manos a la obra, el objetivo básico era desbloquear el terminal para que fuese usable de nuevo.

¿El riesgo?

Hurgar en las tripas del sistema operativo puede dar como resultado quedarte con el móvil a modo de pisapapeles (también denominado ladrillo). Resumiendo, quedarte sin teléfono móvil.

Metiéndonos en faena, el proceso de desbloqueo del Galaxy S comporta hacer root al terminal. Lo anterior supone acceder al sistema operativo en calidad de superusuario para poder trastear con el mismo.

Tras el desbloqueo y actualización, toca instalar las apps de Google.

Tras el desbloqueo y actualización, toca instalar las apps de Google.

En la actualidad, hay bastantes programas que permiten hacer root a los terminales Android. Por si alguien le interesa, opté por SuperOneClick. Logrado el root, tocaba enfrentarse al peliagudo proceso de desbloquear el terminal (en este caso, acabar con las dichosas peticiones de PIN de la red).

Las instrucciones para ello, en inglés, podéis encontrarlas aquí. Básicamente, supone acceder a la terminal y teclear toda una serie de comandos que extraerán un archivo en un directorio oculto del sistema operativo y lo sustituirán por otro.

Hecho lo anterior, el terminal quedaba totalmente desbloqueado de toda ligadura a cualquier operador de telefonía.

Después, y por el mero hecho de redondear la tarea, actualicé la versión del sistema operativo instalado (Android 2.2, denominado Froyo) a Android 4.2.1 Jelly Bean (mediante una ROM modificada de CyanogenMod).

En resumen, unas cuantas horas de estudio y puesta en práctica.

¿Lo mejor de la experiencia?

A parte de lo aprendido, destacaría esos momentos tecleando comandos en la terminal; me hicieron recordar mis inicios en el mundo de informática, allá por 1986, tecleando comandos del MS-DOS…

(Pablo)