Archivo de la etiqueta: ordenador

La semana de Lucas

LADL card

Otra semana más que llega a su fin y es un buen momento para repasar lo que hemos publicado en el blog:

  • De los Goya, los modelitos y poco más: Fer “disecciona” lo que dio de sí la gala de los Premios Goya 2013. Demasiado reivindicación y discurso político y poco cine…además de los modelitos que lucieron nuestras actrices.
  • La importancia del 1.0: ¿están los dispositivos móviles influyendo demasiado en nuestra vida?, ¿nos están deshumanizando? Todo eso y más en un artículo muy crítico con los smartphones, tabletas…y el propio ser humano.
  • Google Glass (II): las gafas inteligentes de Google están, cada día, más cerca del consumidor final. ¿Queréis saber qué se siente al llevarlas puestas?

Que disfrutéis de lo que queda de domingo…

(Pablo)

La importancia del 1.0

Llevaba tiempo queriendo hablar de un fenómeno que, por desgracia, cada vez observo más en el día a día: la creciente dependencia del ser humano de todos aquellos dispositivos (móviles, ordenadores o tabletas) que le permiten conectarse al “mundo 2.0”, ese que sólo existe gracias a redes de telecomunicaciones.

Lo anterior supone la búsqueda de una constante conexión persona/Red que desemboca en situaciones tan absurdas como ver a una pareja cenando y cada uno manipulando su teléfono móvil (contestando correos electrónicos, enviando WhatsApp, etc.) sin prestarse la mínima atención el uno al otro ó, por poner otro ejemplo, un grupo de amigos de celebración y la ocasión termina convirtiéndose en un auténtico muestrario de fotos/vídeos graciosos, aplicaciones que hacen esto o lo otro…

¿Estás “enganchado” al mundo 2.0?

Seguramente todos lo estamos en mayor o menor medida. Sin embargo, hay casos en los que uno debería empezar a preocuparse:

  • Personas que proyectan en la Red (mundo 2.0) un yo distinto al real (mundo 1.0): reconozcámoslo, al ser humano le gusta aparentar, en mayor o menor medida, una imagen y/o vida distinta a la que le ha tocado vivir y que mejor lugar para hacerlo que en ese mundo virtual donde nadie le ve.
    Lo anterior, en casos extremos, puede llevar a que la persona pierda la noción de la que es su vida real, no siendo capaz de diferenciar entre su yo físico y su yo virtual y, en algunos casos, le lleva a intentar proyectar su yo virtual en la vida real pero no termina funcionando: los que le conocen saben que se trata de una mera pose.
  • Preocupación desmedida por actualizar tu estado en las redes sociales: hazte a la idea, a la mayoría de tus “amigos” de Facebook les importa un comino lo que publiques en tu muro. Aprovechan sus escasos ratos libres para cotillear un poco, subir fotos de comida/mascotas, perder el tiempo con cualquier juego estúpido… Se la “trae al pairo” tus canciones favoritas, esas fotos/vídeos/noticias que subes o si te encuentras deprimido o no.

  • Esfuerzos en pos de aumentar tu número de seguidores (Twitter/Instagram): ¿te has parado a pensar cuantos de tus seguidores pueden ser meras cuentas manejadas por un ordenador o usuarios que ya ni siquiera usan esa red social?, ¿cuanto de tus seguidores interactúan contigo?, ¿qué aporta esa cifra a tu vida? El número de seguidores no debería preocuparte, lo importante es lo que tengas que compartir con ellos y con el resto de usuarios.

  • Alejamiento de lo real para vivir lo virtual: gente que deja de llevar una vida normal para pasar más horas conectado a la Red (enganchado a ese dichoso juego, chateando en una red social, etc.). No te equivoques, el mundo no se acaba hoy, así que deja de actualizar constantemente tu timeline, refrescar la aplicación de Facebook o chequear tu correo electrónico.

En general, el ser humano se está olvidando de interactuar con el resto de las personas que le rodean sin la ayuda de un “dispositivo conectado”. Ya no se levanta el teléfono y se relata, de viva voz, como te ha ido el día, tus sentimientos, tus frustraciones… Ahora todo lo anterior (y más) se “publica”. ¿Acaso os parece normal no poder expresar, de tu a tu, tus sentimientos a una persona?

Muchas veces, algo tan habitual (antaño) como ver la cara o escuchar la voz de una persona es suficiente para discernir como se encuentra o como le ha ido en el trabajo algo que, ni siete mensajes en una red social, son capaces de expresar.

Dicho lo anterior…prueba lo siguiente: apaga tu móvil, tableta u ordenador o, si has de dejarlo encendido, llévalo a otra habitación. Ahora respira lentamente… ¿lo ves? La vida continúa sin que ese aparato se encuentre “pegado” a ti. Intenta re-descubrir esos pequeños placeres, seguramente olvidados, que nada tienen que ver con el mundo 2.0 y que tanto te llenaban.

Si no eres capaz de hacer lo anterior, entonces tienes un problema…

(Pablo)

Haz un backup de tus fotos en Instagram

Ya sea porque no estés de acuerdo con los futuros cambios en el servicio o porque la única copia que conserves de tus fotos subidas a Instagram esté en tu dispositivo móvil (y puedas perderlo, borrarlo…), tener una copia de seguridad en tu ordenador nunca es mala idea.

Para poder realizar el backup vamos a utilizar el servicio gratuito Instaport.

Aspecto general de Instaport

Aspecto general del servicio

Instrucciones

  1. Accede a Instaport desde tu ordenador.
  2. Clic en “Sign in with Instagram” (= Accede a Instagram)
  3. Introduce tu nombre de usuario y contraseña de Instagram.
  4. Ahora verás que, en el apartado “Choose export service”, aparece seleccionada la opción “descargar en formato .zip”. Esto significa que Instaport accederá a los servidores de Instagram y descargará todas tus fotos en un archivo comprimido en el popular formato ZIP.
  5. En “Advanced options” puedes seleccionar si quieres descargar todas tus fotografías (la opción más usual), las subidas hace X días, las subidas entre una fecha u otra, etc.
  6. Clic en “Start export” (Comenzar a exportar).
  7. Terminado el proceso, Instaport mostrará dos vínculos desde los que podrás descargar el archivo que contiene las fotos.
  8. Una vez descargado, basta con hacer doble clic en el archivo descargado y podrás acceder a todas ellas.

(Pablo)

Revisando tu conexión a Internet

Como sabéis, las ofertas de ADSL indican “hasta XX megas” o, lo que es lo mismo, los operadores no son capaces de ofrecerte el máximo de la velocidad contratada.

¿Por qué?

La razón es que la tecnología ADSL no es capaz de mantener una velocidad constante porque depende, entre otros factores, de la distancia a la que te encuentres del nodo que te ofrece conexión a Internet, calidad del cableado de tu edificio, etc.

En la mayoría de las ocasiones, cuando contratamos un servicio de ADSL nos limitamos a instalar (o que nos instalen) el módem/router con los parámetros convencionales. ¿Para qué complicarme la vida si todo funciona correctamente?

Si bien lo anterior es cierto, que tu conexión a Internet funcione correctamente no significa que lo haga eficientemente.

Por ejemplo, disfrutarás del máximo de velocidad que tu operador es capaz de ofrecer en tu domicilio si conectas directamente el ordenador a tu módem/router a través de un cable de red Ethernet (cable RJ45). 

¿Qué ocurre si tengo un portátil, smartphone o tablet?

La solución para estos dispositivos es usar la red WiFi que ofrece tu módem/router. Sin embargo, ya debemos partir de la idea de que estamos perdiendo velocidad porque se trata de una conexión inalámbrica que se ve afectada por factores tales como el grosor de las paredes, distancia entre tu dispositivo y el módem/router (a mayor distancia menor velocidad) y existencia de otros aparatos que generen un campo electromagnético que incide en tu red WiFi (televisores, microondas, etc.).

A todo esto, hay que unir la existencia de otras redes WiFi en tu entorno (las de tus vecinos, organismos oficiales, gratuitas, etc.) que, aunque no lo creas, influyen en la tuya.

¿Cómo?

Los módem/router disponen de una serie de canales por lo que poder emitir la señal  WiFi, es decir, pongamos que tu router te permite elegir entre los canales 2,4,6,8,10,12 y 14. Ahora, imaginemos que todos los routers del edificio tienen asignado el canal 2 para emitir la señal WiFi. El resultado serían interferencias entre redes que supondrán caídas de tu conexión y, sobre todo, menor velocidad.

Para evitar lo anterior, es conveniente “estudiar” que canales están ocupados mediante el uso de software tipo NetStumbler (Windows) ó iStumbler (Mac) y configurar tu módem/router para que emita por algún canal que se encuentre libre o “poco poblado”.

Ya que estás pagando, optimiza tu conexión

¿Me explicas como configurar el canal en mi módem/router?

Dada la variedad de fabricantes es imposible explicar un modo único para configurar cada dispositivo, pero hay varias páginas en Internet que os ayudarán con vuestro modelo exacto (ADSL Zone / ADSL Ayuda).

Eso sí, hacedlo por vuestra propia cuenta y riesgo porque, aunque variar el canal emisor no debe suponer quedarse sin conexión a Internet, modificar otros parámetros de vuestro módem/router bien podrían hacerlo.

(Pablo)

Guía básica para restaurar tu PC (Windows)

¿Notas lento tu ordenador? ¿Añoras esos tiempos cuando su funcionamiento era fluido? ¿Demasiados programas instalados? ¿El spyware/malware está lastrando tu PC? Puede que haya llegado la hora de restaurar tu PC a su estado original, es decir, como estaba la primera vez que lo usaste.

Vamos con una guía rápida y resumida de como devolver tu PC a su estado original:

  1. Copia de seguridad: necesitarás hacer una copia de seguridad de todo el contenido útil de tu disco duro. Documentos, imágenes, videos, música, películas, correo electrónico, favoritos de Internet, etc.
    La mejor opción sería un disco duro externo por su gran capacidad y la bajada de precios que han experimentado estos dispositivos.
    Este paso no es necesario si vuestro disco duro está dividido en particiones y en la principal únicamente habéis instalado el sistema operativo y los programas.
  2. Lista de programas más usados: echa una ojeada a los programas que más usas y anótalos para volver a instalarlos una vez restaures tu PC. Es una buena manera de limpiar tu “nuevo PC” de programas que has instalado y rara vez has usado.
  3. Reinstala el sistema operativo: siempre recomiendo reiniciar y arrancar el programa de instalación desde el CD/DVD que instalar desde el sistema operativo ya existente en tu ordenador. Es básico formatear tu disco duro (o partición donde se encontraba éste) para eliminar todo rastro de la instalación anterior.
  4. Instala un software antivirus: ahora que en tu disco duro solamente se encuentra el sistema operativo es un buen momento para instalar un antivirus. 
    Si no tienes uno, una opción gratuita y eficiente es Avast Antivirus. Ello presupone que has configurado tu acceso a Internet.
  5. Actualiza tu sistema operativo: instala todas las actualizaciones disponibles para tu sistema operativo(y, seguramente, los drivers de tus dispositivos).
  6. Instala los programas que más usas y que anotaste en el paso 2. Otros programas útiles son Adobe Flash Player, JAVA, un programa de compresión/descompresión (tipo Winzip ó WinRAR), un programa de grabación de CD/DVDs (ej. Nero).
  7. Copia todos esos documentos, imágenes, música, videos, etc. de vuelta a tu disco duro (si es que no los tenías en otra partición o en un disco duro externo).

Tras los pasos anteriores (que, os puedo asegurar, os llevarán un buen rato) el funcionamiento de vuestro PC debería ser más fluido.

(Pablo)

NOTA: Si tu ordenador venía con discos de recuperación (o partición con software de recuperación), leed en el manual como restaurar vuestro ordenador (varía según el fabricante) y tened en cuenta dos cosas: primera, se instalarán programas “gratuitos” (versiones de prueba, sobre todo) que hacen un flaco favor a vuestro PC, la mejor opción es erradicarlos de vuestro disco duro desde el Panel de Control; segunda, el método de recuperación usado (CD, DVD o partición) afectará a todas las particiones de vuestro ordenador lo que hace que sea recomendable hacer una copia de seguridad de todo vuestro contenido útil.