Archivo de la etiqueta: privacidad

Google Glass vs. Privacidad

Hace unos días, una pareja acudía a unos cines de Columbus (Ohio, EEUU) para ver una película. Transcurrida una hora de proyección, un desconocido se acercó a uno de ellos mostrándole una placa de identificación (FBI), le quitó sus gafas y le pidió que le acompañase fuera de la sala.

Allí se encontró con agentes de policía y fue acusado de grabar la película con sus gafas. ¿Cómo? Sí, este individuo llevaba unas  Google Glass, la apuesta de la compañía americana en lo que respecta a dispositivos inteligentes que se llevan puestos (en inglés, wearables) y que, entre otras características, ofrecen la posibilidad de grabar vídeo.

Imagen

Google Glass

Tres horas le costó a este buen hombre demostrar a las (inexpertas) fuerzas de seguridad que sus gafas estaban apagadas durante la película (los agentes llegaron a descargar las fotos/vídeos del dispositivo), recibir sus disculpas y “ganarse” unas entradas gratis para que pudiese ver la película otro día.

Este no es el primer incidente en el que se ven envueltas las Google Glass (un dispositivo que cuesta 1500 dólares). Un bar de Seattle ya prohibió su uso en sus instalaciones incluso antes de salir al mercado.

¿Por qué?

El problema principal de este dispositivo radica en que es capaz de grabar cualquier vídeo, conversación, imagen, etc. sin que, necesariamente, el resto de personas que le rodean lo sepa. Es ahí donde la palabra privacidad aparece sobre el tapete.

¿Te parecería bien que alguien grabase una conversación contigo o te sacase fotos comprometidas sin tu consentimiento?

Como siempre, vuestras opiniones son bienvenidas…

Redes sociales, apps, privacidad y empleo

Hace unas semanas me comentaba un amigo que no le hacía mucha gracia que la famosa aplicación de mensajería WhatsApp informase a cualquiera de sus contactos acerca de cuando había sido su última conexión al servicio y, como resultado de ello, a que hora podría haberse ido a dormir.

Está claro que, dado que se trata de una función integrada en la aplicación, salvo que sus desarrolladores quieran hacerla opcional o desactivarla, poco pueden hacer sus usuarios al respecto.

Lo anterior le llevó a comentarme que una compañera suya había tenido problemas en el trabajo porque, la noche anterior, su jefe había visto que había usado el WhatsApp hasta altas horas de la madrugada…

Lo primero, ¿qué hace tu jefe con tu número de teléfono?, ¿se lo diste o lo “tomó prestado” de tu currículo?, ¿qué pinta este individuo fisgando tu cuenta del WhatsApp? Se que todo lo anterior es bastante discutible (y censurable) pero, mientras mi salida de anoche no afecte a mi trabajo, creo que este señor no puede echarme nada en cara y hasta me sentaría mal que me lo comentase (¿me espía?, ¿me está acosando?).

Ya que hemos tocado el tema del empleo, otro tema que me molesta es eso que tanto se lee de que tu Facebook (FB, en adelante) te puede suponer perder oportunidades laborales. Lo primero, al que no le guste como soy que no me contrate (seguramente sea lo mejor para ambas partes) pero, al mismo tiempo, esa red social no me parece la herramienta idónea para conocer a una persona que, independientemente de lo que suba a su muro, puede ser un fantástico trabajador.

Claro está, hay mucho zoquete (o despreocupado de la vida) que ni se ha dado cuenta que FB dispone de una serie de opciones de privacidad (se accede a ellas desde el desplegable al lado del botón de Inicio) para limitar quien puede acceder a tu perfil, muro, etc.

¿Qué sucede si intentamos acceder a un perfil de Facebook de alguien que no conocemos y esa persona ha configurado bien sus opciones de privacidad?

No se si todo lo mencionado hasta el momento (WhatsApp, Facebook) forma parte  de lo que denominaría “paranoia 2.0”. A casi todo el mundo le gusta utilizar las redes sociales (FB, Twitter…) y aplicaciones de mensajería (WhatsApp, iMessage…) pero si su uso se convierte en una constante pregunta del tipo ¿qué dirán?, ahórrate el sufrimiento, su uso no es obligatorio pero, en esta sociedad que nos ha tocado vivir, luego no me culpes de esa posible “marginación social” que tu decisión pueda conllevar.

(Pablo)

Timeline: Facebook estrena una inquietante novedad

Ya hace tiempo que vengo leyendo artículos acerca de la nueva característica que Facebook planea introducir en 2012: el Timeline.

Básicamente, lo que Mark Zuckerberg (cofundador de Facebook) nos propone es dejar de centrarnos en el presente (actualizaciones de estado, “me gusta”, fotos subidas con el móvil, comentarios) y echemos una ojeada al pasado.

Me explico, el timeline (línea de tiempo) nos permitirá acceder, desde un principio, a todo el contenido que hemos compartido en Facebook desde que nos dimos de alta en el servicio. Pero no queda ahí la cosa, nos permitirá subir información relativa a nuestra vida anterior a nuestra llegada a Facebook.

Por ejemplo, como luego veréis en el vídeo, podemos “contar nuestra vida” desde nuestro propio nacimiento, resaltando todos esos momentos importantes de la misma mediante comentarios, fotografías, etc. asociados a una fecha o período de tiempo determinado.

¿Cuál es el problema?

A primera vista, nuestros conocidos (siempre que así queramos) van a tener un visión más completa de ti.

Sin embargo, y lo que realmente me inquieta, es la intención de Facebook al implementar esta nueva característica. En mi opinión, parece haberse “agotado” el presente y vamos a explorar el pasado de los usuarios del servicio…

¿Con qué intención?

No olvidemos que Facebook no vive del aire, es decir, hay que mantener granjas de servidores donde almacenar esa ingente cantidad de información que sus usuarios comparten cada día además, claro está, de los gastos derivados de la plantilla propia de la red social.

El dinero procede, fundamentalmente, de la publicidad que veis cuando usais el servicio y os puedo asegurar que los anunciantes pretenden dirigir su publicidad directamente a un perfil determinado de consumidor. Para ello necesitan conocer y analizar los gustos de cada uno de ellos pero ¿cómo obtienen esa información? Es ahí donde entra en escena Facebook que conoce perfectamente a cada uno de sus usuarios porque estos se empeñan, supongo que es una necesidad humana, en compartir todo tipo de información personal con sus amigos, familiares, conocidos, etc.

¿Qué nos recomendáis?

Tened cabeza a la hora de usar el timeline, es decir, pensar cuidadosamente lo que vais a compartir y con quien lo vais a compartir (os recuerdo que existen opciones de privacidad que poca gente se detiene a configurar); tened muy en cuenta lo que esa información puede suponer para vosotros y para otras personas relacionadas con la misma.

Esto mismo es aplicable a vuestro uso diario de cualquier red social pero creo que Facebook, la red social con mayor número de usuarios, es la que permite mayores posibilidades de difusión de información personal. ¿Por qué será…?


(Pablo)

NOTA: La implementación del Timeline será paulatina a lo largo de 2012; sin embargo, si accedéis a la versión móvil de Facebook podréis usar hacer uso, desde ya, de esta característica.