Archivo de la etiqueta: red social

¿Qué es el FOBO?

Es indudable que la aparición y posterior popularización de dispositivos móviles dotados de conexión a redes de datos (smartphones/tabletas/portátiles) ha revolucionado nuestras vidas tanto positiva como negativamente.

Aunque las virtudes de estos dispositivos son de sobra conocidas, sus aspectos negativos no suelen generar grandes titulares pero ahí están y puede que, más de uno, padezcáis uno de ellos, el denominado síndrome FOBO.

¿Qué significa?

FOBO, acrónimo de la expresión inglesa Fear of Being Offline, es el miedo a no estar conectado. Este síndrome se ha convertido en un auténtico problema en sociedades en las que la penetración de dispositivos móviles dotados de conexión a Internet es alta.

Las personas que lo padecen viven enganchadas a sus dispositivos hasta el punto de, por ejemplo, consultarlos repetidamente en busca de actualizaciones/mensajes de última hora, nuevos correos electrónicos, comentarios, etc.

Desde gente que duerme con su móvil a mano y reacciona, sea la hora que sea,  a cada notificación hasta personas que son incapaces de separarse de él o que consideran una verdadera tragedia no tener cobertura de datos, una red WiFi a la que conectarse o viven pendientes de que la batería de su dispositivo no se agote.

Si padeces FOBO, busca soluciones antes de que sea tarde

Si padeces FOBO busca soluciones antes de que sea tarde

Mi opinión es que las personas afectadas por FOBO (muchas ni siquiera lo reconocerán) han dejado a un lado su vida real adentrándose, de manera consciente o inconsciente, en un mundo virtual en el que buscan aquello que no encuentran fuera de él y  en el que, si no participan, pueden quedar apartados.

Esa búsqueda incesante de la aprobación por parte de los demás en forma de número de seguidores, likes, retuits, comentarios positivos, etc. hace que quienes padecen FOBO vivan esclavizados por sus dispositivos móviles, la cobertura o el nivel de batería.

Hazme caso, no des tanta importancia a ese sonido que anuncia un nuevo WhatsApp, comentario en Facebook o retuit en Twitter. Si no encuentras lo que buscas en la vida real quizá deberías sentarte a pensar que es lo que está fallando y, si aún así no das con ello, quizá deberías hablar con un profesional.

Sumergirte en un mundo virtual no va a solucionar tus problemas…

Anuncios

Instagram, con nocturnidad y alevosía

Hemos hablado en varias ocasiones de Instagram en este blog y, personalmente, mi uso de esta aplicación es casi nulo desde que Facebook compró la compañía allá por abril de 2012.

No me han gustado algunas de las decisiones que han venido tomando: desde modificaciones de las condiciones de servicio, para poder vender las fotos de sus usuarios sin su consentimiento, hasta su entrada en el negocio del vídeo para hacer frente a Vine (aplicación creada por Twitter).

Las cosas últimamente no son mucho más alentadoras: muy pronto comenzará a mostrar publicidad en forma de fotos/vídeos que verás entremezcladas con lo que tu y tus amigos compartís.

A todo lo anterior se une la actualización publicada el jueves pasado en la que, unilateralmente, se ha eliminado la opción que permitía que los vídeos no se reprodujeran automáticamente en el timeline si el usuario así lo decidía.

Esta actualización contiene "sorpresa"

Esta actualización tiene “sorpresa”

Bajo un escueto”soluciona errores y mejora el rendimiento”, la red social le ha metido un gol a todos sus usuarios que ahora tendrán que tragarse los vídeos de todos aquellos que siguen les guste o no. Todo un paso preparatorio para la publicidad, en forma de vídeos, que se avecina para 2014 porque…¿a qué anunciante le gusta que el anuncio por el que ha pagado a Instagram no llegue a su destinatario?

No todo son malas noticias, han tenido la “amabilidad” de permitir a los usuarios limitar la reproducción automática de los vídeos a esos momentos en los que estén usando una red WiFi para conectarse a Internet. Algo que ayudará a ahorrar algunos preciados megas del plan de datos del usuario aunque, ojo, tendrá que ser éste quien active dicha opción porque la aplicación, por defecto, viene configurada para que los vídeos se reproduzcan automáticamente siempre que el usuario se encuentre conectado a la Red, ya sea mediante WiFi o no.

En fin, seguramente no tenemos derecho a quejarnos dado que se trata de un servicio gratuito por el que Facebook pagó un auténtico dineral y, como es lógico, sus accionistas desean recuperar la inversión realizada pero, estaréis de acuerdo conmigo, las cosas pueden hacerse de otra manera.

(Pablo)

La tele ya no está sola

Ya son varios los estudios que afirman que, en nuestro salón, la televisión está perdiendo terreno frente a tabletas y teléfonos inteligentes.

Así, cada vez es más normal que nuestra atención no se centre, en exclusiva, en los contenidos que muestra la televisión sino que aprovechamos para consultar el correo electrónico, usar las redes sociales (entre otras cosas, para comentar lo que vemos en la televisión),  mandar mensajes a los amigos, leer la prensa… en nuestras tabletas y smartphones. Es decir, practicamos la “multitarea” más que nunca cuando nos sentamos frente al televisor.

Una de las causas de este fenómeno es el hecho de que, en nuestros hogares, se ha incrementado el número de dispositivos con conexión a  Internet de uno (el ordenador) a tres, gracias a la proliferación de smartphones y tabletas.

Salones 2013

En el Reino Unido, por ejemplo, hay una tableta en casi un  25% de los hogares mientras que el porcentaje de familias en las que existe un teléfono inteligente es del 51%.

Al mismo tiempo, el porcentaje de hogares con más de un televisor ha caído del 52% al 17%. En muchos casos, la tableta sustituye perfectamente al televisor como medio para que los hijos disfruten de contenidos (sobre todo, los más pequeños).

A consecuencia de lo anterior, tampoco es extraño ver en un mismo salón, a distintas personas consumiendo diferentes contenidos (padres un programa de televisión, hijos una serie en su tableta y los más pequeños contenidos infantiles).

En fin, el reinado de la televisión está lejos de acabarse pero nuestra atención ha dejado de centrarse, al cien por cien, en la caja tonta.

(Pablo) 

Facebook e Instagram…¿de capa caída?

Quiza sea sólo yo pero, desde finales de 2012 ,tengo la impresión de que, tanto Facebook como Instagram, empiezan a perder popularidad entre los internautas.

Respecto a Facebook, cada vez veo menos comentarios, fotos, enlaces, noticias, etc. subidos/publicados en esta red social. En mi caso, y tampoco es que sea el prototipo de usuario típico de esta red social, mi uso se limita a subir fotografías capturadas/editadas desde mi teléfono móvil (lo se, existe Instagram, pero como leeréis más adelante mi afecto por dicho servicio ha caído en picado).

Desconozco si este descenso de popularidad se debe al hastío de los usuarios por sus frecuentes cambios en las condiciones del servicio, la falta de novedades o una más que patente búsqueda de beneficios para sus inversores (promoción, previo pago, de comentarios, publicidad más visible para el usuario…).

¿Se acabó el amor?

¿Se acabó el amor?

Tampoco se libra de la quema Instagram: lo que comenzó siendo una red social de fotografía móvil de calidad, se ha convertido en un almacén de fotos (vulgares) donde abundan las mascotas y la comida. Tampoco ha ayudado el reciente lío que se ha organizado por el intento del servicio de emplear las fotos de sus usuarios para generar beneficios (ya sabéis, el fin justifica los medios).

Parece que se ha llegado a un punto donde Mark Zuckerberg (CEO y cofundador de Facebook) y sus asesores deben decidir hacía donde encaminar estos dos productos: búsqueda de beneficios o intentar dar respuesta a las necesidades de sus usuarios y, todo ello, con mucho tacto para que el asunto no se les vaya de las manos.

Este año que comienza debería despejar bastantes incógnitas al respecto…

(Pablo)

Facebook enredando de nuevo

Parece que no aprenden: sin avisar de ello Facebook ha modificado la dirección de correo electrónico que aparece en el perfil de cada usuario a nombredeusuario@facebook.com.

¿Qué implica lo anterior?

  1. Ocultar la dirección de correo habitual de cada usuario.
  2. Enviar a esa nueva dirección @facebook.com las notificaciones de la red social.

Cierto es que en abril Facebook ya anunció la posibilidad de que cada usuario llevase a cabo, por sí mismo, dicha modificación lo que conllevaría, según ellos, una  mejor comunicación entre sus usuarios. ¿Una mejor comunicación? Las notificaciones, en vez de recibirse en forma de email en tu dirección de correo electrónico habitual, se mostrarían ahora en el apartado mensajes de la red social.

¿Qué saca Facebook de este cambio?

A priori, se me ocurren dos razones: fomentar la marca @facebook.com frente a Google, Microsoft y Apple (que cuentan con servicios de correo electrónico propios) y, más importante, forzar a sus usuarios a utilizar las aplicaciones móviles de la red social en sus móviles y tabletas (dado que las notificaciones tendrían que leerse a través de dichas apps y no a través del programa de correo electrónico), campo en el que la red social sigue cojeando.

Zuckerberg, deja de tocar las…

No me gusta el cambio, ¿cómo vuelvo a la situación anterior?

  1. Accede a Facebook.
  2. Ve a tu perfil (clic en tu nombre de usuario, barra superior).
  3. Clic en Información.
  4. Edita tu Información de contacto: oculta la dirección nombredeusuario@facebook.com (selecciona la opción “No se muestra en la biografía”) y muestra tu dirección de correo electrónico anterior (selecciona “Mostrado en la biografía”).
  5. Clic en Guardar.

Desafortunadamente no es la primera vez que Facebook lleva a cabo, sin previo aviso, cambios que afectan directamente a sus usuarios y, me temo, no será la última.

(Pablo)

Instagram: mi relación amor/odio

Tal y como dice su página oficial, Instagram es una manera rápida, bella y divertida de compartir tu vida con tus amigos a través de fotos.

Aunque muchos ya conozcáis (y uséis) Instagram en la actualidad, la idea detrás de esta red social es compartir, con otros usuarios, las imágenes que tomamos desde nuestros dispositivos móviles. Disponible para dispositivos iOS y Android, permite aplicar una serie de filtros, marcos, etc. a las fotografías para darles un aspecto especial a gusto del usuario. Una vez tenemos la imagen lista, podemos compartirla en Instagram, otras redes sociales (Facebook, Twitter, Flickr, Tumblr y Foursquare) o por correo electrónico.

Esa idea, que ahora nos parece sencilla, se ha convertido en una red social con 50 millones de usuarios (y creciendo).

Atardecer (autor: Fer)

Empecé a usar Instagram tarde; seguramente, porque estoy adentrándome  en el complejo mundo de la fotografía réflex digital y, la calidad que ofrecen estos dispositivos, hace que las fotografías tomadas desde un teléfono móvil se sonrojen de vergüenza.

Sin embargo, he de reconocer que la calidad de algunas instantáneas móviles es suficiente para que podamos apreciar su belleza desde otro dispositivo móvil (teléfono, tableta, portátil…) y, muchas veces, ello sea suficiente para admirar la calidad de una fotografía bien hecha.

Instagram, ciertamente, nos permite acceder rápidamente a un sinfín de instantáneas de personas conocidas o desconocidas. Hay auténticas maravillas (de la fotografía móvil) en esta red social esperando a ser descubiertas y, una vez que descubres a un autor de calidad, la aplicación te permite “seguirle” (al más puro estilo Twitter) para no perderte ninguna de las nuevas fotos que sube a la red social.

La aplicación también permite expresar cuando una foto te gusta (si, como en Facebook) y, las fotos con mayor aceptación, tienen su propia sección dentro de esta red social.

La posibilidad de editar y compartir esas fotografías en otras redes sociales, viene a redondear una aplicación muy bien construida.

Vista su parte positiva, llevo bastante tiempo queriendo “quejarme” de lo que, a mi parecer, se está convirtiendo en su parte negativa: Instagram se está convirtiendo en un “cajón desastre” para todo tipo de fotografías.

Aunque, desde sus comienzos, fueron muchos los fotógrafos “serios” los que hicieron uso de esta herramienta para compartir y dar a conocer su trabajo…una vez se expandió lo suficiente, el “usuario de a pie” comenzó a transformar esta red social en lo que le vino en gana.

Palacio Real, Madrid (autor: Pablo)

Claro ejemplo de ello son las fotografías de desnudos o semi-desnudos que, por desgracia, siempre aparecen en la sección de “más populares”.  Quiero pensar que ese tipo de fotografías surgen de la necesidad de ciertas personas de satisfacer su ego interno (acumulando “me gusta” y seguidores) porque, si nos atenemos a la calidad de las fotografías (o de los modelos), suele brillar por su ausencia.

Así, una red social que empezó como medio de distribución de fotografías de calidad se ha convertido en un “museo de lo cotidiano” sin el menor gusto por la fotografía.

Otra de las críticas que se hacen al servicio es que mucha gente sube fotografías tomadas con cámaras réflex, mejoradas mediante Photoshop, etc. es un intento de ganar popularidad entre los usuarios. Este tema no me molesta tanto, después de todo se trata compartir fotografías y, aunque su popularidad se la debe a los dispositivos móviles, su éxito hace que haya aplicaciones de escritorio (portátil/sobremesa) que ya permiten subir, a esta red social, fotos tomadas desde cámaras digitales.

Frente a ello poco puede hacer Instagram, es esa faceta social (en detrimento de un sitio de calidad) la que ha otorgado a sus creadores el estatus de multimillonarios sin haber cumplido los treinta años.

Si a ello añadimos el temor de parte de sus usuarios a lo que pueda conllevar, para esta red social, su reciente compra por parte de Facebook, el futuro de Instagram no se ve muy claro.

Mientras observo que va sucediendo, me limitaré a tomar, editar (si cabe) y compartir mis fotografías ignorando, casi por completo, la sección “más populares” de esta red social.

(Pablo)

Quo Vadis, Google?

Desde que, el pasado cuatro de abril, Eric Schmidt cesase en sus funciones como CEO (director ejecutivo) de Google a favor de Larry Page (uno de los fundadores de la compañía) la compañía del buscador viene dando pasos vacilantes en cuanto a su estrategia de futuro.

La presentación de Google +supuso la apuesta decidida de la compañía frente al monopolio que Facebook ejerce en las redes sociales.

La red social de Google fue acogida con entusiasmo pero, poco a poco, ha ido desinflándose (reconozco que hasta el que os escribe la ha “aparcado” de momento).

Sin embargo, el empeño de Google por hacer triunfar su red social (y, ya de paso, incordiar a Facebook) ha supuesto que centre todos sus esfuerzos en ello, sin importar los medios utilizados.

Todo comenzó con un nuevo diseño de la página principal de sus servicios, ello supuso extender el diseño de Google + al resto de servicios de la compañía (Google, Gmail, Maps…).

El martes diez vivimos otro paso del buscador encaminado a potenciar su red social: presentó Search plus Your World.

Básicamente, se trata de un añadido a su buscador para que, una vez introduzcas tu búsqueda, muestre resultados obtenidos de la gente que mantienes en tus círculos de Google + (comentarios, fotografías, etc.), miembros destacados del servicio (famosos) además de los resultados tradicionales del buscador.

Las críticas no se han hecho esperar, empezando por Twitter que se queja de que el buscador mostrará los resultados de su red social pero no los de otras como Facebook (vetada por el buscador) Twitter ó LinkedIn (el buscador muestra resultados de estas dos redes pero no como relevantes).

Veremos en que termina la cosa, me gusta Google + pero no que me obliguen a usar el servicio. Por ahora, lo dejo en stand by mientras observo, desde la trinchera, como se desarrolla esta guerra entre Facebook y Google…

(Pablo)