Archivo de la etiqueta: robo

No pierdas de vista tus llaves

Andy Greenberg, en un artículo para Wired, explica como gracias a  KeyMe, una aplicación gratuita para teléfonos móviles, pudo colarse en la casa de su vecino.

¿Cómo funciona?

KeyMe escanea fotografías de la llave para, a continuación, subir esa información a los servidores de la compañía. El usuario, ya sea a través de correo postal o en uno de los quioscos situados en Nueva York, recibirá un duplicado de la llave impresa en 3D.

A partir de ahora, no pierdas de vista tus llaves

A partir de ahora, no pierdas de vista tus llaves

Lógicamente, la compañía que ha desarrollado esta aplicación no lo hace con la intención de que se cometan robos sino que intentan solucionar problemas tan comunes como haber perdido las llaves, haberlas olvidado en casa (¿dispuesto a pagar a un cerrajero?), tener que enviar un duplicado a alguien (para que riegue las plantas, recoja algo del interior, etc.)…

Aunque por ahora solamente ofrecen el servicio en Estados Unidos, puede ser interesante subir la información de tus llaves a los servidores de KeyMe (no cobran por ello) por si en el futuro extienden el servicio a tu país y necesitas tener acceso a un duplicado.

Eso sí, cuidado donde o a quien dejas tus llaves…

Diputados que pierden su iPad

Se me cae la cara de vergüenza al leer noticias de este tipo: treinta de los trescientos cincuenta iPad, que se entregaron a los diputados de nuestro Congreso al comienzo de esta legislatura, se han “extraviado”.

El uso de las comillas viene motivado porque, sinceramente, no me lo creo. Todavía “cuela” que se pierdan dos, tres, incluso cinco pero…¿treinta?. Hmm, un 8,57% del hemiciclo, acercándonos peligrosamente al 10%…¡esto huele a chorizo a la legua!.

Me parece cojonudo que la Mesa del Congreso haya decidido dejar de reponer iPad (que pagamos los contribuyentes) a nuestros “representantes” y que, únicamente, se proceda a su reparación una única vez (también me gustaría saber en que consiste ésta, dado que el citado dispositivo es poco reparable).

¿Dónde estarán esos iPad?, ¿será cierto que se han extraviado?, ¿o es que algún familiar cercano al diputado/a está disfrutando de la tableta? 

Dado que se trata de “bienes públicos” y que, por lo tanto, deben ser devueltos al final de la legislatura…¿qué pasa con esos iPad desaparecidos?, ¿algún diputado va a abonar su precio con fondos propios? Que va, aquí no va a pasar nada. Ya que les pagamos sueldo, dietas y les proporcionamos un smartphone, conexión gratuita a Internet, tarjeta de transporte y una tableta de última generación… ¿qué más dará que se siga escapando el dinero por esos resquicios?

Dado que los dispositivos se pueden bloquear remotamente, adelante con ello,  bastante se ríen ya de nosotros…

(Pablo)

NOTA: Si ya os queréis terminar de cabrear, sabed que la renovación de la página web del Senado ha costado casi medio millón de euros.

¿Estamos seguros…ahí fuera?

Ayer recibí un correo procedente de NVIDIA (conocido fabricante de tarjetas gráficas para ordenadores) en el que me anunciaban que alguien había pirateado la base de datos de usuarios de su fórum y me recomendaban cambiar mi contraseña, más aún si dicha contraseña la usaba para acceder a otros servicios.

Pongámonos en la siguiente situación (bastante típica para el típico usuario de Internet): si mi contraseña de acceso a NVIDIA es la misma que uso para acceder a mi correo electrónico, cuenta bancaria, redes sociales, servicios de almacenamiento online (ej. DropBox, Google Drive, etc.), tiendas de aplicaciones (iTunes, Google Play…), etc. puedo estar corriendo un grave peligro porque, cualquier persona dotada de un mínimo de habilidad informática, puede hacerse con el control de mi, llamémoslo así, vida digital.

El caso anterior no es la primera vez que lo veo; por lo general, al ser humano no le gusta complicarse la vida: elige una contraseña sencilla que pueda recordar bien. Ejemplos típicos son usar el apellido, fecha de nacimiento propia o de un familiar, nombre de su pareja…

Este pirata te puede “abordar” a ti

Los expertos recomiendan usar una contraseña compleja, es decir, que se componga de números y letras (y estas últimas mayúsculas y minúsculas) que dificulten la tarea a un “ladrón de contraseñas”.

¿Qué ese tipo de contraseña es difícil de recordar?

Ello no es excusa dado que existen programas, como 1Password, que se encargan de recordar tus contraseñas y nombres de usuario y, según visites cada página web, evitarte tener que teclear esa información de nuevo.

Muchas veces leemos noticias de que este o aquel servicio han sido pirateados y, como no somos usuarios del mismo, no nos preocupa. Sin embargo, no esperes a que lo peor suceda: cambia tus contraseñas por otras más complejas y, aunque parezca aburrido, no uses la misma contraseña siempre.

(Pablo)