Archivo de la etiqueta: Timeline

Instagram, con nocturnidad y alevosía

Hemos hablado en varias ocasiones de Instagram en este blog y, personalmente, mi uso de esta aplicación es casi nulo desde que Facebook compró la compañía allá por abril de 2012.

No me han gustado algunas de las decisiones que han venido tomando: desde modificaciones de las condiciones de servicio, para poder vender las fotos de sus usuarios sin su consentimiento, hasta su entrada en el negocio del vídeo para hacer frente a Vine (aplicación creada por Twitter).

Las cosas últimamente no son mucho más alentadoras: muy pronto comenzará a mostrar publicidad en forma de fotos/vídeos que verás entremezcladas con lo que tu y tus amigos compartís.

A todo lo anterior se une la actualización publicada el jueves pasado en la que, unilateralmente, se ha eliminado la opción que permitía que los vídeos no se reprodujeran automáticamente en el timeline si el usuario así lo decidía.

Esta actualización contiene "sorpresa"

Esta actualización tiene “sorpresa”

Bajo un escueto”soluciona errores y mejora el rendimiento”, la red social le ha metido un gol a todos sus usuarios que ahora tendrán que tragarse los vídeos de todos aquellos que siguen les guste o no. Todo un paso preparatorio para la publicidad, en forma de vídeos, que se avecina para 2014 porque…¿a qué anunciante le gusta que el anuncio por el que ha pagado a Instagram no llegue a su destinatario?

No todo son malas noticias, han tenido la “amabilidad” de permitir a los usuarios limitar la reproducción automática de los vídeos a esos momentos en los que estén usando una red WiFi para conectarse a Internet. Algo que ayudará a ahorrar algunos preciados megas del plan de datos del usuario aunque, ojo, tendrá que ser éste quien active dicha opción porque la aplicación, por defecto, viene configurada para que los vídeos se reproduzcan automáticamente siempre que el usuario se encuentre conectado a la Red, ya sea mediante WiFi o no.

En fin, seguramente no tenemos derecho a quejarnos dado que se trata de un servicio gratuito por el que Facebook pagó un auténtico dineral y, como es lógico, sus accionistas desean recuperar la inversión realizada pero, estaréis de acuerdo conmigo, las cosas pueden hacerse de otra manera.

(Pablo)

La importancia del 1.0

Llevaba tiempo queriendo hablar de un fenómeno que, por desgracia, cada vez observo más en el día a día: la creciente dependencia del ser humano de todos aquellos dispositivos (móviles, ordenadores o tabletas) que le permiten conectarse al “mundo 2.0”, ese que sólo existe gracias a redes de telecomunicaciones.

Lo anterior supone la búsqueda de una constante conexión persona/Red que desemboca en situaciones tan absurdas como ver a una pareja cenando y cada uno manipulando su teléfono móvil (contestando correos electrónicos, enviando WhatsApp, etc.) sin prestarse la mínima atención el uno al otro ó, por poner otro ejemplo, un grupo de amigos de celebración y la ocasión termina convirtiéndose en un auténtico muestrario de fotos/vídeos graciosos, aplicaciones que hacen esto o lo otro…

¿Estás “enganchado” al mundo 2.0?

Seguramente todos lo estamos en mayor o menor medida. Sin embargo, hay casos en los que uno debería empezar a preocuparse:

  • Personas que proyectan en la Red (mundo 2.0) un yo distinto al real (mundo 1.0): reconozcámoslo, al ser humano le gusta aparentar, en mayor o menor medida, una imagen y/o vida distinta a la que le ha tocado vivir y que mejor lugar para hacerlo que en ese mundo virtual donde nadie le ve.
    Lo anterior, en casos extremos, puede llevar a que la persona pierda la noción de la que es su vida real, no siendo capaz de diferenciar entre su yo físico y su yo virtual y, en algunos casos, le lleva a intentar proyectar su yo virtual en la vida real pero no termina funcionando: los que le conocen saben que se trata de una mera pose.
  • Preocupación desmedida por actualizar tu estado en las redes sociales: hazte a la idea, a la mayoría de tus “amigos” de Facebook les importa un comino lo que publiques en tu muro. Aprovechan sus escasos ratos libres para cotillear un poco, subir fotos de comida/mascotas, perder el tiempo con cualquier juego estúpido… Se la “trae al pairo” tus canciones favoritas, esas fotos/vídeos/noticias que subes o si te encuentras deprimido o no.

  • Esfuerzos en pos de aumentar tu número de seguidores (Twitter/Instagram): ¿te has parado a pensar cuantos de tus seguidores pueden ser meras cuentas manejadas por un ordenador o usuarios que ya ni siquiera usan esa red social?, ¿cuanto de tus seguidores interactúan contigo?, ¿qué aporta esa cifra a tu vida? El número de seguidores no debería preocuparte, lo importante es lo que tengas que compartir con ellos y con el resto de usuarios.

  • Alejamiento de lo real para vivir lo virtual: gente que deja de llevar una vida normal para pasar más horas conectado a la Red (enganchado a ese dichoso juego, chateando en una red social, etc.). No te equivoques, el mundo no se acaba hoy, así que deja de actualizar constantemente tu timeline, refrescar la aplicación de Facebook o chequear tu correo electrónico.

En general, el ser humano se está olvidando de interactuar con el resto de las personas que le rodean sin la ayuda de un “dispositivo conectado”. Ya no se levanta el teléfono y se relata, de viva voz, como te ha ido el día, tus sentimientos, tus frustraciones… Ahora todo lo anterior (y más) se “publica”. ¿Acaso os parece normal no poder expresar, de tu a tu, tus sentimientos a una persona?

Muchas veces, algo tan habitual (antaño) como ver la cara o escuchar la voz de una persona es suficiente para discernir como se encuentra o como le ha ido en el trabajo algo que, ni siete mensajes en una red social, son capaces de expresar.

Dicho lo anterior…prueba lo siguiente: apaga tu móvil, tableta u ordenador o, si has de dejarlo encendido, llévalo a otra habitación. Ahora respira lentamente… ¿lo ves? La vida continúa sin que ese aparato se encuentre “pegado” a ti. Intenta re-descubrir esos pequeños placeres, seguramente olvidados, que nada tienen que ver con el mundo 2.0 y que tanto te llenaban.

Si no eres capaz de hacer lo anterior, entonces tienes un problema…

(Pablo)

Timeline: Facebook estrena una inquietante novedad

Ya hace tiempo que vengo leyendo artículos acerca de la nueva característica que Facebook planea introducir en 2012: el Timeline.

Básicamente, lo que Mark Zuckerberg (cofundador de Facebook) nos propone es dejar de centrarnos en el presente (actualizaciones de estado, “me gusta”, fotos subidas con el móvil, comentarios) y echemos una ojeada al pasado.

Me explico, el timeline (línea de tiempo) nos permitirá acceder, desde un principio, a todo el contenido que hemos compartido en Facebook desde que nos dimos de alta en el servicio. Pero no queda ahí la cosa, nos permitirá subir información relativa a nuestra vida anterior a nuestra llegada a Facebook.

Por ejemplo, como luego veréis en el vídeo, podemos “contar nuestra vida” desde nuestro propio nacimiento, resaltando todos esos momentos importantes de la misma mediante comentarios, fotografías, etc. asociados a una fecha o período de tiempo determinado.

¿Cuál es el problema?

A primera vista, nuestros conocidos (siempre que así queramos) van a tener un visión más completa de ti.

Sin embargo, y lo que realmente me inquieta, es la intención de Facebook al implementar esta nueva característica. En mi opinión, parece haberse “agotado” el presente y vamos a explorar el pasado de los usuarios del servicio…

¿Con qué intención?

No olvidemos que Facebook no vive del aire, es decir, hay que mantener granjas de servidores donde almacenar esa ingente cantidad de información que sus usuarios comparten cada día además, claro está, de los gastos derivados de la plantilla propia de la red social.

El dinero procede, fundamentalmente, de la publicidad que veis cuando usais el servicio y os puedo asegurar que los anunciantes pretenden dirigir su publicidad directamente a un perfil determinado de consumidor. Para ello necesitan conocer y analizar los gustos de cada uno de ellos pero ¿cómo obtienen esa información? Es ahí donde entra en escena Facebook que conoce perfectamente a cada uno de sus usuarios porque estos se empeñan, supongo que es una necesidad humana, en compartir todo tipo de información personal con sus amigos, familiares, conocidos, etc.

¿Qué nos recomendáis?

Tened cabeza a la hora de usar el timeline, es decir, pensar cuidadosamente lo que vais a compartir y con quien lo vais a compartir (os recuerdo que existen opciones de privacidad que poca gente se detiene a configurar); tened muy en cuenta lo que esa información puede suponer para vosotros y para otras personas relacionadas con la misma.

Esto mismo es aplicable a vuestro uso diario de cualquier red social pero creo que Facebook, la red social con mayor número de usuarios, es la que permite mayores posibilidades de difusión de información personal. ¿Por qué será…?


(Pablo)

NOTA: La implementación del Timeline será paulatina a lo largo de 2012; sin embargo, si accedéis a la versión móvil de Facebook podréis usar hacer uso, desde ya, de esta característica.