Archivo de la etiqueta: Twitter

Instagram, con nocturnidad y alevosía

Hemos hablado en varias ocasiones de Instagram en este blog y, personalmente, mi uso de esta aplicación es casi nulo desde que Facebook compró la compañía allá por abril de 2012.

No me han gustado algunas de las decisiones que han venido tomando: desde modificaciones de las condiciones de servicio, para poder vender las fotos de sus usuarios sin su consentimiento, hasta su entrada en el negocio del vídeo para hacer frente a Vine (aplicación creada por Twitter).

Las cosas últimamente no son mucho más alentadoras: muy pronto comenzará a mostrar publicidad en forma de fotos/vídeos que verás entremezcladas con lo que tu y tus amigos compartís.

A todo lo anterior se une la actualización publicada el jueves pasado en la que, unilateralmente, se ha eliminado la opción que permitía que los vídeos no se reprodujeran automáticamente en el timeline si el usuario así lo decidía.

Esta actualización contiene "sorpresa"

Esta actualización tiene “sorpresa”

Bajo un escueto”soluciona errores y mejora el rendimiento”, la red social le ha metido un gol a todos sus usuarios que ahora tendrán que tragarse los vídeos de todos aquellos que siguen les guste o no. Todo un paso preparatorio para la publicidad, en forma de vídeos, que se avecina para 2014 porque…¿a qué anunciante le gusta que el anuncio por el que ha pagado a Instagram no llegue a su destinatario?

No todo son malas noticias, han tenido la “amabilidad” de permitir a los usuarios limitar la reproducción automática de los vídeos a esos momentos en los que estén usando una red WiFi para conectarse a Internet. Algo que ayudará a ahorrar algunos preciados megas del plan de datos del usuario aunque, ojo, tendrá que ser éste quien active dicha opción porque la aplicación, por defecto, viene configurada para que los vídeos se reproduzcan automáticamente siempre que el usuario se encuentre conectado a la Red, ya sea mediante WiFi o no.

En fin, seguramente no tenemos derecho a quejarnos dado que se trata de un servicio gratuito por el que Facebook pagó un auténtico dineral y, como es lógico, sus accionistas desean recuperar la inversión realizada pero, estaréis de acuerdo conmigo, las cosas pueden hacerse de otra manera.

(Pablo)

Vídeo en Instagram

Hace unas horas, Facebook ha anunciado que la nueva versión de Instagram  incorpora la posibilidad de capturar vídeos de hasta quince segundos de duración.

Facebook, que compró Instagram el año pasado, reacciona así frente a Twitter que hace meses lanzó Vine, una aplicación que permite capturar vídeos de hasta seis segundos de duración y que se ha puesto de moda en poco tiempo.

Las ventajas de Instagram frente a Vine, además de la duración de los videos y que éstos no se reproducen de nuevo cuando llegan al final, son la estabilización de imagen, trece filtros, posibilidad de borrar o elegir la carátula del vídeo de los fotogramas capturados, opciones que permiten compartir el vídeo ya editado (algo que todavía no permite el producto lanzado por Twitter).

Para aquellos entusiastas del video, recordaros que es una función que consume rápidamente la batería de vuestro terminal ya sea a la hora de grabarlo como de reproducirlo. Además, dado que los videos se reproducen vía streaming, mucho cuidado con mermar vuestros planes de datos.

Descarga Instagram (Android / iOS)

(Pablo)

Space Oddity

Lo que hubiese dado David Bowie por poder grabar su famoso tema “Space Oddity” en el espacio…

Sin embargo, ese honor ha recaído en Chris Hadfield, astronauta de la Agencia Espacial Canadiense quien, desde que llegó a la Estación Espacial Internacional el pasado 21 de diciembre, no ha dejado de publicar en Twitter, Facebook y YouTube como se desarrolla su misión en el espacio.

Es de esperar que, para cuando leáis esta entrada, Hadfield y el resto de la misión hayan regresado anoche a la Tierra sin sufrir ningún tipo de incidente.

Tiene que ser increíble estar allí arriba…

(Pablo)

¿Te causa estrés tu smartphone?

A propósito de un artículo publicado por el Huffington Post, os enumero seis síntomas que revelan adicción a tu smartphone:

  1. Tienes que responder…inmediatamente: hay personas que viven “pegadas” a su móvil y son incapaces de no contestar un correo electrónico o mensaje según reciben una notificación. Lo mismo ocurre con esas personas que duermen con su móvil, encendido y con sonido, a su lado o que, constantemente, están actualizando el estado de sus aplicaciones para conocer las últimas novedades/noticias.
  2. Síndrome del “teléfono fantasma”: cuando crees oir el sonido de tu móvil o sientes su vibración y, realmente, el terminal no ha sonado/vibrado.
  3. Miedo a perderte algo: se origina cuando te encuentras alejado de tu móvil o no tienes cobertura para echar una ojeada a lo que está sucediendo en Facebook, Twitter…
  4. No prestas atención a tu familia/amigos: estás tomando algo con tu familia y/o amigos y eres incapaz de dejar tu móvil en el bolsillo, responder mensajes que llegan, etc. lo que te impide centrarte en lo realmente importante: la persona/s que tienes delante y están hablando contigo.
  5. Sufres de ansiedad cuando no puedes usar tu smartphone: ya sea por falta de batería, cobertura o porque te encuentres en otro país (y no usas una tarjeta SIM de un operador local), empiezas a sufrir problemas de ansiedad porque no puedes usar tu terminal.
  6. Bajo rendimiento en la escuela: déficit de atención durante las clases esperando el momento en que éstas acaben para echar una ojeada al móvil y ponerte al día de lo ocurrido.
Olvídate de que existe y céntrate en la vida real

Olvídate de que existe y céntrate en la vida real

Seguro que muchos de vosotros habréis sufrido alguno de los síntomas” anteriores y, aunque penseis tener la situación controlada, quizás es un buen momento para restar importancia a todo lo que sucede en el mundo 2.0 y regresar, prestando atención, a la realidad que te rodea.

(Pablo)

La importancia del 1.0

Llevaba tiempo queriendo hablar de un fenómeno que, por desgracia, cada vez observo más en el día a día: la creciente dependencia del ser humano de todos aquellos dispositivos (móviles, ordenadores o tabletas) que le permiten conectarse al “mundo 2.0”, ese que sólo existe gracias a redes de telecomunicaciones.

Lo anterior supone la búsqueda de una constante conexión persona/Red que desemboca en situaciones tan absurdas como ver a una pareja cenando y cada uno manipulando su teléfono móvil (contestando correos electrónicos, enviando WhatsApp, etc.) sin prestarse la mínima atención el uno al otro ó, por poner otro ejemplo, un grupo de amigos de celebración y la ocasión termina convirtiéndose en un auténtico muestrario de fotos/vídeos graciosos, aplicaciones que hacen esto o lo otro…

¿Estás “enganchado” al mundo 2.0?

Seguramente todos lo estamos en mayor o menor medida. Sin embargo, hay casos en los que uno debería empezar a preocuparse:

  • Personas que proyectan en la Red (mundo 2.0) un yo distinto al real (mundo 1.0): reconozcámoslo, al ser humano le gusta aparentar, en mayor o menor medida, una imagen y/o vida distinta a la que le ha tocado vivir y que mejor lugar para hacerlo que en ese mundo virtual donde nadie le ve.
    Lo anterior, en casos extremos, puede llevar a que la persona pierda la noción de la que es su vida real, no siendo capaz de diferenciar entre su yo físico y su yo virtual y, en algunos casos, le lleva a intentar proyectar su yo virtual en la vida real pero no termina funcionando: los que le conocen saben que se trata de una mera pose.
  • Preocupación desmedida por actualizar tu estado en las redes sociales: hazte a la idea, a la mayoría de tus “amigos” de Facebook les importa un comino lo que publiques en tu muro. Aprovechan sus escasos ratos libres para cotillear un poco, subir fotos de comida/mascotas, perder el tiempo con cualquier juego estúpido… Se la “trae al pairo” tus canciones favoritas, esas fotos/vídeos/noticias que subes o si te encuentras deprimido o no.

  • Esfuerzos en pos de aumentar tu número de seguidores (Twitter/Instagram): ¿te has parado a pensar cuantos de tus seguidores pueden ser meras cuentas manejadas por un ordenador o usuarios que ya ni siquiera usan esa red social?, ¿cuanto de tus seguidores interactúan contigo?, ¿qué aporta esa cifra a tu vida? El número de seguidores no debería preocuparte, lo importante es lo que tengas que compartir con ellos y con el resto de usuarios.

  • Alejamiento de lo real para vivir lo virtual: gente que deja de llevar una vida normal para pasar más horas conectado a la Red (enganchado a ese dichoso juego, chateando en una red social, etc.). No te equivoques, el mundo no se acaba hoy, así que deja de actualizar constantemente tu timeline, refrescar la aplicación de Facebook o chequear tu correo electrónico.

En general, el ser humano se está olvidando de interactuar con el resto de las personas que le rodean sin la ayuda de un “dispositivo conectado”. Ya no se levanta el teléfono y se relata, de viva voz, como te ha ido el día, tus sentimientos, tus frustraciones… Ahora todo lo anterior (y más) se “publica”. ¿Acaso os parece normal no poder expresar, de tu a tu, tus sentimientos a una persona?

Muchas veces, algo tan habitual (antaño) como ver la cara o escuchar la voz de una persona es suficiente para discernir como se encuentra o como le ha ido en el trabajo algo que, ni siete mensajes en una red social, son capaces de expresar.

Dicho lo anterior…prueba lo siguiente: apaga tu móvil, tableta u ordenador o, si has de dejarlo encendido, llévalo a otra habitación. Ahora respira lentamente… ¿lo ves? La vida continúa sin que ese aparato se encuentre “pegado” a ti. Intenta re-descubrir esos pequeños placeres, seguramente olvidados, que nada tienen que ver con el mundo 2.0 y que tanto te llenaban.

Si no eres capaz de hacer lo anterior, entonces tienes un problema…

(Pablo)

Usando Passbook

Passbook es el nombre de una función introducida por Apple en sus dispositivos móviles iPhone y iPhone Touch dotados del sistema operativo iOS 6.

Consiste, básicamente, en poder llevar tus tarjetas de cliente, de embarque, cupones, entradas de cine, conciertos, etc. en tu dispositivo móvil abandonando la costumbre de llevar papeles encima.

Passbook 1

Así se ve la entrada en Passbook

Aunque en EEUU el uso de Passbook está muy extendido (ej. tarjetas de Starbucks con saldo precargado para abonar tus consumiciones), en España su uso está siendo, de momento, escaso. Basta decir que no tuve la oportunidad de probar su utilidad hasta que un tuit de un amigo informaba de la posibilidad de usar esta tecnología en la cadena Yelmo Cines.

El proceso es bastante sencillo: basta con comprar las entradas vía Internet y, una vez recibido el email con la confirmación de la compra en tu dispositivo móvil, descargar la entrada directamente a Passbook.

Descarga las entradas desde tu dispositivo móvil

Descarga las entradas desde tu dispositivo móvil

Una vez que la entrada figura en Passbook, la propia aplicación te ofrece la posibilidad de alertarte (gracias al uso de la geolocalización) de que te encuentras cerca del cine permitiéndote acceder rápidamente a la entrada.

Ya en el cine, y sin necesidad de hacer colas o acudir a ninguna taquilla/dispensador de entradas, basta con mostrar dispositivo al encargado de las entradas para que lo lea con un lector específico y puedas disfrutar de la película y… las palomitas 🙂

(Pablo)

El usuario ya no cuenta

Leo como Instagram ha decidido “cerrar la puerta” a Twitter en el sentido de que  las fotos alojadas en la red social de fotografía ya no podrán ser visualizadas desde el propio tuit sino que, al contrario de lo que venía sucediendo, un enlace nos trasladará a la web de Instagram donde podremos ver, ahora si, la foto.

Lo anterior no debería sorprendernos mucho: hay que recordar que Facebook compró esta red social el pasado abril por 765 millones de euros y que, en su batalla frente a Twitter, no va a dar facilidades a la red social de los 140 caracteres.

Twitter Instagram

¿El resultado?

Está claro que el usuario no sale favorecido con esta decisión. Ahora, tiene tres opciones:

  1. Entrar en Twitter y, desde el tuit, hacer clic/tap en el enlace para, apto seguido, malgastar su plan de datos en cargar una página web donde se integra la fotografía.
  2. Usar la aplicación de Instagram, en detrimento de Twitter, para ver las fotografías de tus conocidos. Supongo que, en un futuro, la aplicación/web de Instagram terminará integrando publicidad. Después de todo, desde que Facebook empezó a cotizar en Bolsa, buscan desesperadamente convertir dicha red social en una máquina de generar beneficios.
  3. Usar Facebook para ver las fotos que nuestros contactos suben a Instagram. En esta red social, la publicidad ya abunda.

Tras todo lo anterior a mi sólo me queda la sensación que, como sucede casi siempre, el usuario ya no importa. Poco importan las molestias que le ocasione (veo las fotos por aquí, veo las fotos por allá) mientras la empresa consiga sus objetivos (obtener beneficios, restar usuarios/importancia a mi principal rival, etc.).

Lamentable…pero cierto.

(Pablo)

Instagram: mi relación amor/odio

Tal y como dice su página oficial, Instagram es una manera rápida, bella y divertida de compartir tu vida con tus amigos a través de fotos.

Aunque muchos ya conozcáis (y uséis) Instagram en la actualidad, la idea detrás de esta red social es compartir, con otros usuarios, las imágenes que tomamos desde nuestros dispositivos móviles. Disponible para dispositivos iOS y Android, permite aplicar una serie de filtros, marcos, etc. a las fotografías para darles un aspecto especial a gusto del usuario. Una vez tenemos la imagen lista, podemos compartirla en Instagram, otras redes sociales (Facebook, Twitter, Flickr, Tumblr y Foursquare) o por correo electrónico.

Esa idea, que ahora nos parece sencilla, se ha convertido en una red social con 50 millones de usuarios (y creciendo).

Atardecer (autor: Fer)

Empecé a usar Instagram tarde; seguramente, porque estoy adentrándome  en el complejo mundo de la fotografía réflex digital y, la calidad que ofrecen estos dispositivos, hace que las fotografías tomadas desde un teléfono móvil se sonrojen de vergüenza.

Sin embargo, he de reconocer que la calidad de algunas instantáneas móviles es suficiente para que podamos apreciar su belleza desde otro dispositivo móvil (teléfono, tableta, portátil…) y, muchas veces, ello sea suficiente para admirar la calidad de una fotografía bien hecha.

Instagram, ciertamente, nos permite acceder rápidamente a un sinfín de instantáneas de personas conocidas o desconocidas. Hay auténticas maravillas (de la fotografía móvil) en esta red social esperando a ser descubiertas y, una vez que descubres a un autor de calidad, la aplicación te permite “seguirle” (al más puro estilo Twitter) para no perderte ninguna de las nuevas fotos que sube a la red social.

La aplicación también permite expresar cuando una foto te gusta (si, como en Facebook) y, las fotos con mayor aceptación, tienen su propia sección dentro de esta red social.

La posibilidad de editar y compartir esas fotografías en otras redes sociales, viene a redondear una aplicación muy bien construida.

Vista su parte positiva, llevo bastante tiempo queriendo “quejarme” de lo que, a mi parecer, se está convirtiendo en su parte negativa: Instagram se está convirtiendo en un “cajón desastre” para todo tipo de fotografías.

Aunque, desde sus comienzos, fueron muchos los fotógrafos “serios” los que hicieron uso de esta herramienta para compartir y dar a conocer su trabajo…una vez se expandió lo suficiente, el “usuario de a pie” comenzó a transformar esta red social en lo que le vino en gana.

Palacio Real, Madrid (autor: Pablo)

Claro ejemplo de ello son las fotografías de desnudos o semi-desnudos que, por desgracia, siempre aparecen en la sección de “más populares”.  Quiero pensar que ese tipo de fotografías surgen de la necesidad de ciertas personas de satisfacer su ego interno (acumulando “me gusta” y seguidores) porque, si nos atenemos a la calidad de las fotografías (o de los modelos), suele brillar por su ausencia.

Así, una red social que empezó como medio de distribución de fotografías de calidad se ha convertido en un “museo de lo cotidiano” sin el menor gusto por la fotografía.

Otra de las críticas que se hacen al servicio es que mucha gente sube fotografías tomadas con cámaras réflex, mejoradas mediante Photoshop, etc. es un intento de ganar popularidad entre los usuarios. Este tema no me molesta tanto, después de todo se trata compartir fotografías y, aunque su popularidad se la debe a los dispositivos móviles, su éxito hace que haya aplicaciones de escritorio (portátil/sobremesa) que ya permiten subir, a esta red social, fotos tomadas desde cámaras digitales.

Frente a ello poco puede hacer Instagram, es esa faceta social (en detrimento de un sitio de calidad) la que ha otorgado a sus creadores el estatus de multimillonarios sin haber cumplido los treinta años.

Si a ello añadimos el temor de parte de sus usuarios a lo que pueda conllevar, para esta red social, su reciente compra por parte de Facebook, el futuro de Instagram no se ve muy claro.

Mientras observo que va sucediendo, me limitaré a tomar, editar (si cabe) y compartir mis fotografías ignorando, casi por completo, la sección “más populares” de esta red social.

(Pablo)

Redes sociales, apps, privacidad y empleo

Hace unas semanas me comentaba un amigo que no le hacía mucha gracia que la famosa aplicación de mensajería WhatsApp informase a cualquiera de sus contactos acerca de cuando había sido su última conexión al servicio y, como resultado de ello, a que hora podría haberse ido a dormir.

Está claro que, dado que se trata de una función integrada en la aplicación, salvo que sus desarrolladores quieran hacerla opcional o desactivarla, poco pueden hacer sus usuarios al respecto.

Lo anterior le llevó a comentarme que una compañera suya había tenido problemas en el trabajo porque, la noche anterior, su jefe había visto que había usado el WhatsApp hasta altas horas de la madrugada…

Lo primero, ¿qué hace tu jefe con tu número de teléfono?, ¿se lo diste o lo “tomó prestado” de tu currículo?, ¿qué pinta este individuo fisgando tu cuenta del WhatsApp? Se que todo lo anterior es bastante discutible (y censurable) pero, mientras mi salida de anoche no afecte a mi trabajo, creo que este señor no puede echarme nada en cara y hasta me sentaría mal que me lo comentase (¿me espía?, ¿me está acosando?).

Ya que hemos tocado el tema del empleo, otro tema que me molesta es eso que tanto se lee de que tu Facebook (FB, en adelante) te puede suponer perder oportunidades laborales. Lo primero, al que no le guste como soy que no me contrate (seguramente sea lo mejor para ambas partes) pero, al mismo tiempo, esa red social no me parece la herramienta idónea para conocer a una persona que, independientemente de lo que suba a su muro, puede ser un fantástico trabajador.

Claro está, hay mucho zoquete (o despreocupado de la vida) que ni se ha dado cuenta que FB dispone de una serie de opciones de privacidad (se accede a ellas desde el desplegable al lado del botón de Inicio) para limitar quien puede acceder a tu perfil, muro, etc.

¿Qué sucede si intentamos acceder a un perfil de Facebook de alguien que no conocemos y esa persona ha configurado bien sus opciones de privacidad?

No se si todo lo mencionado hasta el momento (WhatsApp, Facebook) forma parte  de lo que denominaría “paranoia 2.0”. A casi todo el mundo le gusta utilizar las redes sociales (FB, Twitter…) y aplicaciones de mensajería (WhatsApp, iMessage…) pero si su uso se convierte en una constante pregunta del tipo ¿qué dirán?, ahórrate el sufrimiento, su uso no es obligatorio pero, en esta sociedad que nos ha tocado vivir, luego no me culpes de esa posible “marginación social” que tu decisión pueda conllevar.

(Pablo)

OS X 10.8 – Mountain Lion

Ayer, Apple sorprendía a todo el mundo desvelando como será su nuevo sistema operativo (OS X 10.8 denominado Mountain Lion) que estará disponible a finales de este mismo verano (un año después del lanzamiento de la versión actual, Lion).

Tras ver el vídeo oficial, la impresión que me queda es que iOS (sistema operativo de los iPhone, iPad y iPad Touch) pasa a integrar muchas de sus funciones en OS X (sistema operativo de los ordenadores de la compañía de la manzana).


Veamos, brevemente, que funciones se integrarán en los iMac, MacBook (Air/Pro) y Mac Pro:

  • iCloud: aunque el servicio de sincronización en la nube de Apple ya se encuentra disponible en Mac OS X Lion, cobra todavía mayor protagonismo en la nueva versión del sistema operativo permitiendo, por ejemplo, la sincronización de los archivos de la suite iWork.
  • Mensajes: supone la unión de iChat (Mac OS) con iMessages (iOS) lo que permitirá a los maqueros enviar mensajes (fotos, fichas de contacto, vídeos, etc.) a usuarios de dispositivos iOS. Además, gracias a iCloud, la conversación que inicies en un Mac podrás continuarla en tu iPhone, iPad…
  • Recordatorios: una de las novedades de iOS 5 salta al Mac.
  • Notas: otra función que mejora convirtiéndose en aplicación independiente. Como novedad, permite dejar las notas más importantes en el escritorio (al estilo post-it).
  • Centro de notificaciones: la novedad más interesante desde mi punto de vista. La gran novedad de iOS 5 ahora se integra en el Mac. Ello supondrá un duro golpe a aplicaciones del tipo Growl que, básicamente, realizaban esta función. Como viene siendo habitual en Apple, su integración en el sistema está muy cuidada.
  • Share Sheets / ¿Compartir?: la integración de Twitter (y otros servicios como Leer después) se hace patente en el Mac a través de esta función. Compartir un enlace, foto, vídeo, etc. en Twitter será más fácil que nunca.
  • Game Center: las estadísticas, puntuaciones, etc. de los juegos del Mac se integrarán con las de los juegos de la App Store. Además, se convierte en un incentivo para que los desarrolladores de iOS desarrollen para OS X y viceversa.
  • AirPlay Mirroring: a través de un Apple TV podremos ver el escritorio de nuestro Mac en nuestro televisor. Muy interesante.
  • Gatekeeper: nuevo sistema de seguridad que permitirá al usuario decidir si instala aplicaciones no certificadas por Apple.

Como ya sucedió, en un principio, con Mac OS X Lion, esta nueva versión se distribuirá exclusivamente a través de la Mac App Store y no en formato físico.

En general, detrás de Mountain Lion se encuentra el denominado efecto halo: atraer a los usuarios de iPhone, iPod Touch y iPad hacia los ordenadores de Apple facilitando el paso de Windows a OS X a través de aplicaciones y funciones que ya vienen disfrutando en sus dispositivos móviles.

(Pablo) 

NOTA: Lógicamente, veremos más novedades pero estas son las que a Apple le ha interesado revelar…de momento.