Archivo de la etiqueta: viajar

Norway

Cinco meses, 15.000 kilómetros y miles de fotografías tomadas en sus 19 provincias, dan como resultado un timelapse que nos muestra Noruega en todo su esplendor.

Norway - Morten Rustad

Su autor, Morten Rustad, realiza un recorrido desde los profundos fiordos del sur hasta el paisaje lunar del norte. Tampoco se olvida de pueblos, ciudades ni de las espectaculares auroras boreales que pueden contemplarse en este país escandinavo.

Podéis saber que lugares aparecen en el vídeo, el equipo empleado y ver las mejores fotos aquí

¿No os dan ganas de dejarlo todo y viajar a Noruega?

Viajar (II)

El interior de un avión es un mundo en sí mismo.

A parte de lo estrecho e incómodo que puede ser el habitáculo, las aerolíneas no dejan de complicar la vida a sus pasajeros (de clase turista o economy, claro) ideando nuevas maneras de aprovechar mejor el espacio interior en aras de transportar más viajeros y, lógicamente, incrementar sus ingresos.

¿Qué decir de los espacios entre las filas de asientos?

Si mides más de metro setenta, prepárate para viajar incómodo y, más aún, si al pasajero de delante le da por reclinar su asiento.

Lo anterior, si es un vuelo corto, puede soportarse con mejor o peor talante pero, si estamos hablando de un vuelo transoceánico, puede llegar a ser muy incómodo y, desgraciadamente, con mala solución.

Si nos centramos en el aspecto gastronómico, tampoco hay buenas noticias. Sabemos perfectamente que el producto no va a ser de nuestra entera (o ninguna) satisfacción, entonces ¿por qué parece que nos alegramos cuando comienzan a servir la comida y/o cena?

Distinta historia a las anteriores se vive en primera clase donde las compañías aéreas se han enzarzado en una guerra para tener los mejores asientos y detalles varios destinados a sus clientes además de menús elaborados por chefs de reconocido prestigio internacional.

20140722-201233-72753865.jpg
¿Y qué decir de tus compañeros de viaje?

Aunque viajar en pareja puede ofrecer cierto consuelo (ojo con las compañías low cost dado que, de no estar despiertos con la elección de asientos, cada uno puede terminar en una zona del avión) generalmente habrá que enfrentarse a un extraño con el que compartir el vuelo.

Desde esos propiamente nerviosos por volar a los que se empeñan en darte conversación (sin que la hayas pedido), existe toda una fauna a bordo de un avión.

Muchas veces, la mejor salida (educada) es ponerte unos auriculares e intentar ignorar lo que sucede a tu alrededor. Lo de intentar hacerte el dormido cuando el avión no ha despegado, no es muy creíble…

Aún con todo lo anterior, en el momento en que oigo el sonido de los motores y el avión se dirige a las pistas de rodaje, olvido todo lo anterior (que ya tendré tiempo de acordarme a posteriori)

Viajar (I)

Subirte a un avión y, horas más tarde, encontrarte en un lugar distinto (en muchos aspectos) al del punto de partida. ¿No es maravilloso viajar?

Cualquier persona que me conozca sabe que no hay nada como entrar en un aeropuerto para que una sonrisa se dibuje en mi cara.

Es infalible, da igual que sea yo el que viaje o que vaya a recoger a alguien: me gustan los aeropuertos y, si encima soy el que viaja, mejor que mejor.

Además, si te gusta la tecnología y tienes buen ojo, los aeropuertos (y los aviones) son un buen lugar para tomarle el pulso al mercado, ¿qué tableta y/o móvil está más de moda?, ¿hay algún portátil que capte mi atención?

20140719-184242-67362825.jpg
Facturar, pasar el control de seguridad, caminar hacia la puerta de embarque, fisgar las tiendas o hacerme con revistas extranjeras en algún Relay…

Es una rutina que no me importa afrontar porque tengo claro que, al cabo de un rato, estaré lejos de allí y, con independencia del idioma que se hable, la experiencia merecerá la pena.

Londres entierra las monedas (en el autobús)

Aterrizar en cualquiera de sus cinco aeropuertos de Londres, subir en uno de sus famosos autobuses Routemaster y, al hacer ademán de pagar tu billete con monedas, el conductor te indica que no es posible. Tienes un problema…

Según Transport for London, sólo un 0,7% de los billetes de autobús vendidos a diario se pagaban con monedas. Por ello, desde el pasado seis de julio no se permite el uso de monedas para pagar el billete en toda la red de transporte en autobús de Londres.

Uno de los modernos Routemaster londinenses

Uno de los modernos Routemaster londinenses

¿Qué opciones hay ahora?

  • Usar una Oyster card ó Visitor Oyster card: se trata de tarjetas contactless que contienen un título de transporte válido o crédito y cuyo uso se reduce a acercarlas a un dispositivo lector situado en el autobús para que éste reconozca el abono o deduzca el importe del trayecto del saldo del usuario.
  • Usar una tarjeta de débito/crédito contactless emitida por una entidad bancaria: en este caso, la situación se complica dado que si las tarjetas American Express pueden usarse sin problemas, las MasterCard americanas o canadienses no funcionan correctamente. En el caso de VISA, todavía están trabajando para que sus tarjetas puedan usarse en la red de autobuses londinense.
  • Usar la denominada Day Travelcard: se trata de un billete que permite viajar durante un único día, de manera ilimitada, por toda la red.

Así que, si planeas visitar Londres y usar su red de autobuses, toma buena nota de lo anterior y olvida pagar con monedas tu trayecto en autobús.

Coche en silencio

Así denomina RENFE al nuevo servicio que ofrece, desde el pasado lunes, en el trayecto del AVE Madrid – Sevilla y que irá implantándose, de manera progresiva, en otros trayectos de alta velocidad.

¿En qué consiste?

La operadora ferroviaria destina un coche/vagón en cada trayecto a aquellos pasajeros que quieren disfrutar del viaje o simplemente descansar, sin ningún tipo de molestia acústica, dado que en su interior se observarán las siguientes limitaciones:

  • No se permite tener conversaciones por teléfono móvil y éste deberá estar en modo silencio.
  • En caso de escuchar música o vídeo, el pasajero deberá usar auriculares con el sonido bajo para no molestar al resto de pasajeros. NOTA: En el vagón no se ofrecerán auriculares.
  • La megafonía del vagón sólo se usará por razones del servicio.
  • No se podrán mantener conversaciones largas ni en tono alto con otros pasajeros.
  • El vagón no dispondrá de bar móvil ni restauración a la plaza.
  • En ocasiones, se atenuará la iluminación y se ajustará la temperatura para fomentar un ambiente relajado.

Coche en silencio - Renfe

¿Algo más?

  • Los menores de 14 años no podrán viajar en estos vagones.
  • No se comercializarán las tarifas Mesa ó Grupos.
  • No se permite viajar con mascotas.

¿Cómo localizo que trenes/trayectos disponen de este servicio?

Los trayectos que dispongan de coche en silencio se identificarán con el icono de un altavoz y una equis a la derecha del mismo.

Si deseas un viaje relajado, sin llamadas, conversaciones o ruidos molestos, prueba este nuevo servicio que, por cierto, no supone un aumento de precio sobre el billete normal.

¿Equipaje dañado?

Supongo que a nuestros lectores, cuando se preparan para viajar en avión, les asaltan dos preocupaciones en el momento de facturar:

  • ¿Perderán mi equipaje?
  • ¿Dañarán mi maleta?

Aunque en ambos casos el viajero puede reclamar, desde Crash Baggage han tenido una idea original para intentar acabar con las preocupaciones que supone el segundo supuesto: vender maletas bonitas y con las típicas abolladuras producidas en el proceso que las lleva desde la cinta de facturación hasta la bodega del avión y , de ahí, de nuevo a la cinta de equipajes que las devolverá a su propietario.

El diseño es curioso, ¿no?

No será una Samsonite pero su diseño es curioso

Las maletas están fabricadas en ABS/Policarbonato, un material plástico elástico y resistente que ofrece durabilidad además de ligereza. Además, todas ellas están equipadas con cerraduras TSA (facilitan la tarea a los agentes de aduanas cuando se viaja a EEUU).

En la actualidad, Crash Baggage vende cuatro tamaños de maleta:

  • Cabina (con dos ó cuatro ruedas): 179€/189€
  • Mediano (cuatro ruedas): 229€
  • Grande (cuatro ruedas): 249€

Original, ¿no?

Si vuela… no se olvide de sus auriculares

A finales de septiembre comentaba como, en EEUU, la Administración Federal de Aviación (FAA) estaba a punto de permitir el uso de ciertos dispositivos electrónicos (móviles, tabletas, reproductores de MP3, lectores de libros electrónicos, etc.) durante todas las fases del vuelo (incluidas la de despegue y aterrizaje) siempre que éstos se encontrasen en el denominado “modo avión” o, lo que es lo mismo, no emitiesen ningún tipo de interferencia que pudiese afectar a los instrumentos del avión.

Pues bien, el 31 de octubre la FAA anunciaba que aprobaba dichas medidas y, acto seguido, algunas aerolíneas americanas comenzaban su aplicación.

Sin embargo, en la Unión Europea sigue estando prohibido el uso de este tipo de dispositivos durante el despegue/aterrizaje…hasta que hoy la EASA, Agencia Europa de Seguridad Aérea, ha emitido un comunicado en el que confirma que, a finales de noviembre, una nueva regulación permitirá su uso, en “modo avión”, durante todas las fases del vuelo.

Aún así, tal y como ha sucedido en EEUU, será cada aerolínea la que, tras las comprobaciones oportunas, aplique la regulación en sus vuelos.

¿Qué tiene esto que ver con el título de la entrada?

Mientras que los dispositivos electrónicos permanecen en “modo avión” no se pueden conectar a las redes de voz y datos de las operadoras pero si que pueden conectarse, previo pago, a redes WiFi habilitadas por la aerolínea dentro de la aeronave.

Esto no es novedoso, sobre todo en EEUU, pero abre las puertas a que la compañía que ofrece la red WiFi, la que paga a la aerolínea por ofrecer dicho servicio a bordo, permita el uso de mensajería y… llamadas VoIP.

La tranquilidad a bordo está a punto de acabarse...

La tranquilidad a bordo está a punto de acabarse…

¿Cómo?

Sí, estimado lector, quien decida pagar por usar el WiFi del avión podrá recibir y realizar llamadas de voz empleando la tecnología VoIP (sobre la que funcionan servicios como Skype, FaceTime ó Hangouts entre otros). Así que la relativa paz que reina a bordo del avión puede degenerar en un auténtica molestia para los pasajeros si alguno de ellos recibe o realiza llamadas vía móvil, tableta, etc.

Así que, si decide volar a partir de diciembre, no olvide sus auriculares o tapones…

Actualización (15/11/2013): La Unión Europea anunció, el mismo día de la publicación de esta entrada, que permitirá a las aerolíneas ofrecer servicios de 3G/4G a bordo aunque, dado el coste que supondrá para el consumidor (se utilizarán conexiones vía satélite), me parece más plausible el uso de WiFi + VoIP. Sea como sea, las consecuencias serán las mismas.