Archivo de la etiqueta: volar

Viajar (I)

Subirte a un avión y, horas más tarde, encontrarte en un lugar distinto (en muchos aspectos) al del punto de partida. ¿No es maravilloso viajar?

Cualquier persona que me conozca sabe que no hay nada como entrar en un aeropuerto para que una sonrisa se dibuje en mi cara.

Es infalible, da igual que sea yo el que viaje o que vaya a recoger a alguien: me gustan los aeropuertos y, si encima soy el que viaja, mejor que mejor.

Además, si te gusta la tecnología y tienes buen ojo, los aeropuertos (y los aviones) son un buen lugar para tomarle el pulso al mercado, ¿qué tableta y/o móvil está más de moda?, ¿hay algún portátil que capte mi atención?

20140719-184242-67362825.jpg
Facturar, pasar el control de seguridad, caminar hacia la puerta de embarque, fisgar las tiendas o hacerme con revistas extranjeras en algún Relay…

Es una rutina que no me importa afrontar porque tengo claro que, al cabo de un rato, estaré lejos de allí y, con independencia del idioma que se hable, la experiencia merecerá la pena.

Si vuela… no se olvide de sus auriculares

A finales de septiembre comentaba como, en EEUU, la Administración Federal de Aviación (FAA) estaba a punto de permitir el uso de ciertos dispositivos electrónicos (móviles, tabletas, reproductores de MP3, lectores de libros electrónicos, etc.) durante todas las fases del vuelo (incluidas la de despegue y aterrizaje) siempre que éstos se encontrasen en el denominado “modo avión” o, lo que es lo mismo, no emitiesen ningún tipo de interferencia que pudiese afectar a los instrumentos del avión.

Pues bien, el 31 de octubre la FAA anunciaba que aprobaba dichas medidas y, acto seguido, algunas aerolíneas americanas comenzaban su aplicación.

Sin embargo, en la Unión Europea sigue estando prohibido el uso de este tipo de dispositivos durante el despegue/aterrizaje…hasta que hoy la EASA, Agencia Europa de Seguridad Aérea, ha emitido un comunicado en el que confirma que, a finales de noviembre, una nueva regulación permitirá su uso, en “modo avión”, durante todas las fases del vuelo.

Aún así, tal y como ha sucedido en EEUU, será cada aerolínea la que, tras las comprobaciones oportunas, aplique la regulación en sus vuelos.

¿Qué tiene esto que ver con el título de la entrada?

Mientras que los dispositivos electrónicos permanecen en “modo avión” no se pueden conectar a las redes de voz y datos de las operadoras pero si que pueden conectarse, previo pago, a redes WiFi habilitadas por la aerolínea dentro de la aeronave.

Esto no es novedoso, sobre todo en EEUU, pero abre las puertas a que la compañía que ofrece la red WiFi, la que paga a la aerolínea por ofrecer dicho servicio a bordo, permita el uso de mensajería y… llamadas VoIP.

La tranquilidad a bordo está a punto de acabarse...

La tranquilidad a bordo está a punto de acabarse…

¿Cómo?

Sí, estimado lector, quien decida pagar por usar el WiFi del avión podrá recibir y realizar llamadas de voz empleando la tecnología VoIP (sobre la que funcionan servicios como Skype, FaceTime ó Hangouts entre otros). Así que la relativa paz que reina a bordo del avión puede degenerar en un auténtica molestia para los pasajeros si alguno de ellos recibe o realiza llamadas vía móvil, tableta, etc.

Así que, si decide volar a partir de diciembre, no olvide sus auriculares o tapones…

Actualización (15/11/2013): La Unión Europea anunció, el mismo día de la publicación de esta entrada, que permitirá a las aerolíneas ofrecer servicios de 3G/4G a bordo aunque, dado el coste que supondrá para el consumidor (se utilizarán conexiones vía satélite), me parece más plausible el uso de WiFi + VoIP. Sea como sea, las consecuencias serán las mismas.

Algo…

Hace tiempo que dejé de escribir en este blog en el que tantas ilusiones y ganas pusimos mi amigo Pablo y yo. Los motivos son diversos, pero la falta de tiempo, el estrés de vida, el priorizar quizá el trabajo… han sido factores de gran peso, pero nunca lo he abandonado de todo, y hoy, escuchando a Dido, me han entrado otra vez esas incipientes ganas de escribir, de contar, de parrafear algo.

Quizá lo que escriba no tenga una mierda, y perdónenme la expresión, de interés para aquellos que nos leen, pero no busco complacer a nadie diferente de éste que escribe, porque este blog es mi rincón, allí donde puedo ver sin que me vean, donde poder gritar y sentir que nadie me escucha pero que muchos me oyen.

¿Se han parado a pensar en la vida? ¿Cuántas veces hemos dicho “Esta vida es una mierda”? muchas ¿verdad? pero no nos damos cuenta de que si pensamos más alla, veremos que lo que hace que esta vida sea una mierda o no somos nosotros, nuestras decisiones o indecisiones, nuestra inconformista escala de valores por la cual nos regimos, nuestras actuaciones, nuestro orgullo, nuestra soberbia… pero llegar a ese punto no es fácil, lo es mucho más hacer recaer esa “culpa” en algún agente externo.

La vida que tenemos actualmente está viciada de estrés, de trabajo, de falta de tiempo, de dinero, de miles de cosas que lo único que hacen es matarnos. Poco a poco vamos muriendo sin haberla disfrutado antes. No hay tiempo para disfrutar de una conversación con amigos, de disfrutar de nuestras familias, de una canción, de un día de lluvia… Y a mi ésto me pasa, no sé a ustedes, pero a mí sí, por eso mi vida también creo que es una mierda, que me he buscado yo, pero una mierda al fin y al cabo.

No dejen pasar las oportunidades, no pierdan la cabeza por cosas absolutamente banales, no miren atrás, miren solo hacia delante, aprovechen lo que la vida nos ofrece cada día, quieran, amen, siéntanse bien con ustedes y hagan de su vida algo bonito, algo para recordar donde el olvido no tenga cabida. Y vuelen, aun cuando todo parezca gris, no dejen de volar…

Vuela

Vuela…

 

(Fer)

Quien más quien menos

Quien más quien menos, todos hemos soñado con volar. No me refiero a volar en un avión de vuelos comerciales, que también, sino a volar como si tuviéramos alas…

Es algo obsesivo. Ya desde la época de Dédalo e Ícaro se ha perseguido este objetivo con fervor y sin resultados. La historia cuenta que Dédalo consiguió volar desde Creta hasta Sicilia con unas alas hechas de cera y plumas, pero esto se queda en la historia. La realidad nos dice que no, de momento necesitamos de algún instrumento mecánico para poder volar o, simplemente, planear, léase ala delta, ultraligero, paracaídas, avionetas, aviones…

O volar en sueños. ¿Quién no ha soñado con sobrevolar el mundo de día, o mejor, de noche, viendo todos esos ‘puntos’ de luz, resolviendo formas inimaginables, dibujos asfálticos nunca vistos…? bonito ¿verdad?

Hasta entonces, hasta que el hombre, con sus crecientes avances, logre obtener la fórmula para poder volar sin ser ángeles todavía, nos recrearemos con alguna imagen de… ¿¿google?? Probablemente…

(Fer)