Archivo de la etiqueta: Windows

Google y Facebook amenazan el formato JPEG

A poco que hayas navegado por Internet, estoy seguro que conocerás el formato JPEG, cuya extensión de archivo más conocida es .JPG, dado que la mayoría de las imágenes que circulan por Internet lo hacen en dicho formato.

Esto es así dado que JPEG es  el formato más usado por las cámaras de fotos digitales. En su contra tiene que la imagen pierde calidad dado que se comprime (para ahorrar espacio) siendo su principal ventaja que se trata de archivos muy fáciles de enviar por correo electrónico, subir a un servicio de almacenamiento online, compartir…

Sin embargo, en los últimos tiempos Google viene desarrollando otro formato de imagen, denominado WebP (léase weppy), que viene a suponer una amenaza directa al JPEG dados los recursos con los que cuenta la compañía de Mountain View para popularizar el formato.

¿Por qué se crea WebP?

Pensemos en la cantidad de datos (incluidas imágenes) que maneja Google a diario. El manejo de esa información supone unos costes muy elevados entre los que destacan las asociados a infraestructuras (redes).

WebP propone archivos de menor tamaño a los generados en JPEG y con una calidad similar lo que, directamente, ayuda a rebajar dichos costes.

¿El formato gráfico del futuro?

¿El formato gráfico del futuro?

Entonces, ¿cual es el problema?

Desde el punto de vista del usuario parece, a primera vista, no haberlos. Similar calidad gráfica, menor tamaño vienen acompañados de mayor rapidez a la hora de cargar páginas web, enviar las imágenes, etc.

Sin embargo, este formato todavía no es soportado por los principales sistemas operativos (Windows / OS X) y sólo los navegadores Google Chrome y Opera lo soportan.

¿Qué pinta Facebook en todo esto?

Es en esta red social es donde se ejemplifica el problema anterior ya que Facebook ha comenzado a realizar pruebas con este formato convirtiendo las imágenes que suben sus usuarios a formato WebP para, al igual que Google, reducir los costes asociados a mover y almacenar todos esos datos.

Imaginaos el espacio en los servidores, su mantenimiento, coste eléctrico, etc. que Facebook puede ahorrarse si la ingente cantidad de imágenes que suben sus usuarios a diario pudiese comprimirse ocupando, por tanto, menos espacio y, por ende, necesitando menos servidores para su alojamiento.

Fantástico para Facebook pero, sin embargo, el usuario se encuentra con que, al intentar descargar una imagen de la red social, se encuentra con un archivo con extensión .webp que su sistema operativo o programas de edición gráfica como Photoshop no pueden manejar. Lo mismo ocurre, si intenta enviar las imágenes a un amigo, familiar, etc. éste no podrá ni siquiera abrirlas…

La solución, de momento, pasa por usar algunos de los navegadores web (Internet Explorer, Safari o Firefox) que no soportan el formato WebP. Facebook detectará ese hecho y servirá la imagen en formato JPEG.

Lógicamente, cuando Facebook se decida a generalizar el formato WebP, este problema afectará a un gran número de usuarios lo que, es de esperar, dará un impulso a su soporte por parte de navegadores y sistemas operativos que todavía no lo ofrecen.

(Pablo)

Elimina Lollipop de tu PC

En la última semana me he encontrado con dos PCs diferentes infectados con el dichoso adware/malware Lollipop.

Este software es el responsable de que, de repente, se abran por sí solas ventanas de tu navegador para mostrarte publicidad no deseada lo que, dada su aleatoriedad, se convierte en un auténtico engorro en tu día a día.

Detectarlo es bastante fácil: además del citado comportamiento de tu navegador web, lo verás en el listado de programas instalado al que puedes acceder desde Inicio – Panel de Control – Programas y características.

OJO, ¡no procedas a su desinstalación desde el Panel de Control! Sigue leyendo…

¿Cómo elimino Lollipop de mi PC?

  1. Haz un copia de seguridad de tus datos más importantes. Aunque durante mi experiencia previa todo ha funcionado a la perfección, la informática es muy caprichosa y las distintas configuraciones de cada equipo pueden causar problemas.
  2. Descarga el programa ComboFix para Windows (desarrollado por Bleeping Software) desde aquí.
  3. Es recomendable desactivar, temporalmente, tu antivirus dado que puede “llevarse mal” con ComboFix dadas las modificaciones que realizará en tu PC.
  4. Ejecuta el archivo descargado.
  5. Sigue las instrucciones, se creará un punto de restauración y se llevará a cabo, si tu PC no lo tiene instalado, una descarga de software de Microsoft necesario para el correcto funcionamiento de este programa.

Aunque el procedimiento de limpieza lleva un rato (el programa llega a listar unas 50 fases) tu PC terminará reiniciándose sin rastro alguno de Lollipop (y su molesto comportamiento).

(Pablo)

Revisando tu conexión a Internet

Como sabéis, las ofertas de ADSL indican “hasta XX megas” o, lo que es lo mismo, los operadores no son capaces de ofrecerte el máximo de la velocidad contratada.

¿Por qué?

La razón es que la tecnología ADSL no es capaz de mantener una velocidad constante porque depende, entre otros factores, de la distancia a la que te encuentres del nodo que te ofrece conexión a Internet, calidad del cableado de tu edificio, etc.

En la mayoría de las ocasiones, cuando contratamos un servicio de ADSL nos limitamos a instalar (o que nos instalen) el módem/router con los parámetros convencionales. ¿Para qué complicarme la vida si todo funciona correctamente?

Si bien lo anterior es cierto, que tu conexión a Internet funcione correctamente no significa que lo haga eficientemente.

Por ejemplo, disfrutarás del máximo de velocidad que tu operador es capaz de ofrecer en tu domicilio si conectas directamente el ordenador a tu módem/router a través de un cable de red Ethernet (cable RJ45). 

¿Qué ocurre si tengo un portátil, smartphone o tablet?

La solución para estos dispositivos es usar la red WiFi que ofrece tu módem/router. Sin embargo, ya debemos partir de la idea de que estamos perdiendo velocidad porque se trata de una conexión inalámbrica que se ve afectada por factores tales como el grosor de las paredes, distancia entre tu dispositivo y el módem/router (a mayor distancia menor velocidad) y existencia de otros aparatos que generen un campo electromagnético que incide en tu red WiFi (televisores, microondas, etc.).

A todo esto, hay que unir la existencia de otras redes WiFi en tu entorno (las de tus vecinos, organismos oficiales, gratuitas, etc.) que, aunque no lo creas, influyen en la tuya.

¿Cómo?

Los módem/router disponen de una serie de canales por lo que poder emitir la señal  WiFi, es decir, pongamos que tu router te permite elegir entre los canales 2,4,6,8,10,12 y 14. Ahora, imaginemos que todos los routers del edificio tienen asignado el canal 2 para emitir la señal WiFi. El resultado serían interferencias entre redes que supondrán caídas de tu conexión y, sobre todo, menor velocidad.

Para evitar lo anterior, es conveniente “estudiar” que canales están ocupados mediante el uso de software tipo NetStumbler (Windows) ó iStumbler (Mac) y configurar tu módem/router para que emita por algún canal que se encuentre libre o “poco poblado”.

Ya que estás pagando, optimiza tu conexión

¿Me explicas como configurar el canal en mi módem/router?

Dada la variedad de fabricantes es imposible explicar un modo único para configurar cada dispositivo, pero hay varias páginas en Internet que os ayudarán con vuestro modelo exacto (ADSL Zone / ADSL Ayuda).

Eso sí, hacedlo por vuestra propia cuenta y riesgo porque, aunque variar el canal emisor no debe suponer quedarse sin conexión a Internet, modificar otros parámetros de vuestro módem/router bien podrían hacerlo.

(Pablo)

En tu escritorio

Es habitual encontrar escritorios llenos de iconos, ya no sólo de accesos directos a las aplicaciones instaladas sino iconos de archivos de instalación, canciones, fotos y toda una serie de archivos descargados de Internet.

Dejémoslo claro, para mí el escritorio cumple una doble función: mostrar un fondo de escritorio vistoso y permitir al usuario tener a mano las aplicaciones que más usa.

¿Qué problema tienes con un escritorio repleto de iconos?

¿Problema? Ninguno, allá tú que para eso es tu ordenador, pero…

  1. Todos esos iconos ocultan el fondo de escritorio.
  2. Los que programaron el sistema operativo que estás usando, crearon todo un sistema de carpetas (Documentos, Descargas, Imágenes…) para algo.
  3. Párate a pensar, ¿de verdad usas habitualmente todas esas aplicaciones?

Hace años, cuando la memoria RAM instalada en los ordenadores era escasa, tener muchos iconos en el escritorio podía suponer una merma en el rendimiento del equipo.  Hoy en día, los nuevos equipos ya cuentan con 4 GBs (o más) de memoria y esa colección de iconos en el escritorio ha dejado de suponer un problema (aunque, aún así, debes saber que tu ordenador los refresca cada vez que muestra el escritorio).

¿De verdad usas todas esas aplicaciones a diario?

Sin embargo, ese “batiburrillo iconil” denota cierto desorden y despreocupación por parte del usuario: ¿qué pinta el programa de instalación de Google Chrome al lado de las fotos de tu último ligue en Ibiza?, ¿no eres capaz de encontrar un documento que te pide tu jefe? Repito, por si no lo sabes o lo has olvidado, en tu ordenador existen una serie de carpetas (Documentos, Descargas, Videos…) para que mantengas todo tu contenido ordenado, ¿por qué te obcecas en tenerlo todo “a mano” en el escritorio? 

En el caso de Windows, los accesos directos a los programas que más usas puedes colocarlos en la barra inferior (en la denominada “barra de inicio rápido”). Si usas un Mac, puedes usar Launchpad ó Spotlight para ejecutar aplicaciones rápidamente.

Con un poco de reflexión y siendo práctico puedes encontrarte que, todo lo anterior, te conduce a tener un escritorio vacío. ¿Alguna vez lo has probado?

No hace falta ser un amante del minimalismo para tener un escritorio diáfano y, ya de paso, que te permita disfrutar de ese bonito fondo. No te quitará mucho tiempo encender el ordenador y echar una ojeada con calma revisando cada icono porque, casi seguro, habrá iconos que no sepas a donde conducen si haces doble clic sobre ellos o que ni siquiera recuerdes cuando o porqué los instalaste.

Si, aún así, necesitas que algunos iconos se muestren en tu escritorio, intenta que la disposición de los mismos sea coherente. Prueba a agrupar programas por categoría (fotografía, Internet, ofimática, etc.) y colocarlos en distintos puntos del escritorio (típicamente, en las esquinas de la pantalla).

Disfrutando de San Francisco o, lo que es lo mismo, vista de mi escritorio actual.

No es que el escritorio sea un espejo que nos muestre como es un usuario pero, una buena organización, puede suponer un aumento en su productividad y, al mismo tiempo, ofrecer una imagen seria y ordenada.

(Pablo)

Comparte la conexión a Internet de tu iPhone con tu ordenador

Seguro que más de una vez te has encontrado con la necesidad de acceder a Internet desde tu ordenador y, por el motivo que sea, éste no tenía conexión a la Red (el ADSL se ha caído, usas tu portátil fuera de casa y no hay red WiFi gratis, etc.).

Sin embargo, si posees un iPhone con un plan de datos contratado y, claro está, tienes cobertura…puedes compartir la conexión a Internet de tu móvil con tu ordenador.

Requisitos técnicos

  • Sistema operativo
    • PC: Windows XP Service Pack 3 o posterior
    • Mac: Mac OS X 10.5.8 (o posterior).
  • iTunes 9.2 o posterior instalado
  • Cable USB de tu iPhone: aunque también se puede compartir la conexión vía WiFi y Bluetooth, en esta entrada veremos el método más sencillo: vía cable USB.

¿Cómo configuro mi equipo para compartir la conexión con mi iPhone?

  1. Enchufa el iPhone a tu ordenador vía cable USB.
  2. En tu iPhone: Ajustes – General – Red – Compartir Internet – Activa Compartir Internet. Tu ordenador detectará tu iPhone como un nuevo módem e instalará los drivers para que éste funcione como tal.
  3. Si estás usando Windows: desde el Panel de Control deberás seleccionar la conexión de red que utiliza tu iPhone como módem.
  4. Si usas un Mac: accede a Preferencias del sistema – Red, debes seleccionar una nueva conexión denominada “iPhone USB”.

Ya hayas seguido el paso 3 ó 4, no tendrás que configurar nada más y deberías poder navegar por Internet sin problemas.

Apostando por la movilidad

Ten en cuenta que el consumo de datos de un ordenador es superior al de tu iPhone y, seguramente, no querrás agotar tu plan de datos antes de tiempo. Deberías compartir la conexión a Internet de tu smartphone sólo en casos de extrema urgencia.

¿Dudas?, ¿problemas?

Déjanos un comentario (ver más abajo) o envíanos un correo electrónico y trataremos de ayudarte.

(Pablo)

Guía básica para restaurar tu PC (Windows)

¿Notas lento tu ordenador? ¿Añoras esos tiempos cuando su funcionamiento era fluido? ¿Demasiados programas instalados? ¿El spyware/malware está lastrando tu PC? Puede que haya llegado la hora de restaurar tu PC a su estado original, es decir, como estaba la primera vez que lo usaste.

Vamos con una guía rápida y resumida de como devolver tu PC a su estado original:

  1. Copia de seguridad: necesitarás hacer una copia de seguridad de todo el contenido útil de tu disco duro. Documentos, imágenes, videos, música, películas, correo electrónico, favoritos de Internet, etc.
    La mejor opción sería un disco duro externo por su gran capacidad y la bajada de precios que han experimentado estos dispositivos.
    Este paso no es necesario si vuestro disco duro está dividido en particiones y en la principal únicamente habéis instalado el sistema operativo y los programas.
  2. Lista de programas más usados: echa una ojeada a los programas que más usas y anótalos para volver a instalarlos una vez restaures tu PC. Es una buena manera de limpiar tu “nuevo PC” de programas que has instalado y rara vez has usado.
  3. Reinstala el sistema operativo: siempre recomiendo reiniciar y arrancar el programa de instalación desde el CD/DVD que instalar desde el sistema operativo ya existente en tu ordenador. Es básico formatear tu disco duro (o partición donde se encontraba éste) para eliminar todo rastro de la instalación anterior.
  4. Instala un software antivirus: ahora que en tu disco duro solamente se encuentra el sistema operativo es un buen momento para instalar un antivirus. 
    Si no tienes uno, una opción gratuita y eficiente es Avast Antivirus. Ello presupone que has configurado tu acceso a Internet.
  5. Actualiza tu sistema operativo: instala todas las actualizaciones disponibles para tu sistema operativo(y, seguramente, los drivers de tus dispositivos).
  6. Instala los programas que más usas y que anotaste en el paso 2. Otros programas útiles son Adobe Flash Player, JAVA, un programa de compresión/descompresión (tipo Winzip ó WinRAR), un programa de grabación de CD/DVDs (ej. Nero).
  7. Copia todos esos documentos, imágenes, música, videos, etc. de vuelta a tu disco duro (si es que no los tenías en otra partición o en un disco duro externo).

Tras los pasos anteriores (que, os puedo asegurar, os llevarán un buen rato) el funcionamiento de vuestro PC debería ser más fluido.

(Pablo)

NOTA: Si tu ordenador venía con discos de recuperación (o partición con software de recuperación), leed en el manual como restaurar vuestro ordenador (varía según el fabricante) y tened en cuenta dos cosas: primera, se instalarán programas “gratuitos” (versiones de prueba, sobre todo) que hacen un flaco favor a vuestro PC, la mejor opción es erradicarlos de vuestro disco duro desde el Panel de Control; segunda, el método de recuperación usado (CD, DVD o partición) afectará a todas las particiones de vuestro ordenador lo que hace que sea recomendable hacer una copia de seguridad de todo vuestro contenido útil.